León Benavente imponen su ley en el Let’s Festival

Crónica del Let’s Festival: Egon Soda + León Benavente + Julio de la Rosa
Sala Salamandra – L’Hospitalet de Llobregat (Bcn)
21/03/14

Como ya viene siendo tradición, estamos en marzo, es viernes y nos ponemos rumbo a la Sala Salamandra de L’Hospitalet para disfrutar de una nueva jornada del Let’s Festival. La noche se presuponía como una gran noche, ya que nos habían agrupado sobre el escenario a Egon Soda, León Benavente y Julio de la Rosa.

Empezaba la noche y subían al escenario Ricky Falkner, Pablo Garrido, Xavi Molero, Ferran Ponton, Ricky Lavado y Charlie Bautista con el propósito de empezar con fuerza, mantenerla durante todo el bolo y contagiárnosla para transportarnos a su particular mundo, al mundo lleno de rock de Egon Soda.

IMG_5463

Arrancamos con “Los hombres topo quieren tus ojos”, pero tranquilos que no quieren que seamos unos ciegos más, sino todo lo contrario, quieren que bailemos, que suenen las trompetas y que coreemos con ellos esa parte tan característica de la canción y que nos encanta “nara nara narara”. Así empezaba una hora de concierto en la que pudimos escuchar muchos de los temas que se incluyen en su último largo, “El hambre, el enfado y la respuesta”, como “Vals de pequeña mecánica”, “Escuela libre de enseñanza”, “Suite #7”, “Nueva internacional”…  Pero también pudimos disfrutar de “El día del padre” o “Lear”, ambos temas incluidos en su primer trabajo, de nombre homónimo, “Egon Soda”.

Un concierto fantástico en el que, una vez más, estos barceloneses nos demuestran que son unos grandes músicos y que no hace falta realizar grandes discursos para conectar con el público, sólo se necesita talento y entrega. Bajaba el telón, como ya es habitual en el Let’s, y los técnicos corrían a toda prisa para montar el arsenal que León Benavente había preparado para conquistarnos.

IMG_5554

La contienda empezaría con una introducción musical en la que tomaban posiciones Abraham Boba (teclados y voz), Eduardo Baos (bajo y sinte), Luís Rodríguez (guitarra) y César Verdú (batería). Sin mediar palabra enlazarían “Las Ruinas”, “Las Hienas” y “Estado provisional”. Sólo llevábamos tres canciones y más de uno comenzaba a tener dolor de cervicales de seguir el ritmo con la cabeza, empezábamos a sudar y la genialidad de estos cuatro hombres empezaba a superarnos, destaco sobre todo la guitarra de Luis en “Estado Provisional” porque me llegó como nunca ¡soberbio!

Los teclados de Abraham nos pondrían a todos en alerta, llega el turno de “Muy fuerte”, uno de los temas incluidos en el EP “Todos contra todos”, y realmente, es muy fuerte cuando se le unen los otros tres miembros. Cuando empezamos a sentirnos como “devotos atraídos a la luz como una polilla”, deciden darnos un pequeño respiro aclamando “Revolución” y descubriendo como “Avanzan las negociaciones” antes de que “El Rey Ricardo” entre en escena. En este punto del concierto, el delirio empieza a apoderarse de muchos de los presentes, con los coros que hacen Luís y Edu no es para menos, haciéndoles gritar al unísono “abajo el rey Ricardo, que muera el rey Ricardo…”.

IMG_5601

Seguimos con “Ánimo, valiente”, el primer single que conocíamos de la banda y que se ha convertido en un himno, para quedarnos embobadas siguiendo el ritmo incansable de los redobles de César en “Todos contra todos”. Nos encontramos en la recta final y nos hemos entregado totalmente, pero León Benavente no tiene bastante, quieren agotarnos, que nos rindamos y nos preguntan, entre otras cosas, ¿qué significa la palabra amor? en “La Palabra”, un tema con un ritmo agotador y que nos deja exhaustos. En este momento, Edu se encuentra de rodillas, Cesar y Luis sudan a mares, Abraham está marcando las últimas notas con la frente y parecen desfallecer, pero no, todavía queda un último esfuerzo, llegaba “Ser Brigada”. Y de repente, ¡ocurrió así! Abraham salía de su refugio y se recorría el escenario cantando, saltando y agitando el micro, porque era 1992, estábamos en el parque del Retiro, llevábamos vestidos de flores y contábamos hasta tres a pleno pulmón, para que ver si algo nos detenía o si, de lo contrario, íbamos a continuar dentro de la vorágine que se había formado en la sala. Pero sí, algo nos detuvo, llegaron las 23:45h y bajó el telón, la mejor actuación de la noche había llegado a su fin y, lo habían conseguido, nos habían conquistado, ellos son León Benavente y es así como hacen las cosas.

Un cuarto de hora después se abría el telón y aparecía Julio de la Rosa con su banda, los encargados de cerrar la noche. He de confesar que llegué a este concierto con poca predisposición, ya que a mí la forma de cantar del jerezano no me convence y tras el subidón vivido en la anterior actuación me parecía difícil que algo me maravillara. Es por ello, que os voy a contar lo que sucedió desde el punto de vista de una mera observadora porque hay que reconocer que los temas sonaron de fábula, la entrega de los músicos era evidente y el público estaba encantado coreándolos.

Un redoble de tambor nos anunciaba que el concierto iba a arrancar con “Gigante”, uno de los temas incluidos en su último disco “Pequeños Transtornos sin Importancia”. El concierto discurría con fluidez, las guitarras y percusiones eran fuertes y seguras, Julio se entregaba y la suave voz de Nieves aportaba el punto de dulzura justo. Así, algunos de los temas de su último trabajo como “Un corazón lleno de escombros” o “La fiera dentro”, que se intercalarían con otros anteriores como “Sexy, sexy, sexy”, “Hasta que te hartes” o “Las camareras”. Incluso hubo varios premios para los seguidores más fieles que se agolpaban en las primeras filas, ya que Julio interpretó tres versiones de sus tiempos en el Hombre Burbuja, “Kill the mosquito”, “¿Por qué no folláis?” y “Pingüinos y Koalas

IMG_5706

El punto y final lo ponía “Maldiciones comunes”, un tema de su último trabajo y que dice cosas tan punzantes y directas como “quiero que te escueza tanto que te quieras arrancar la piel, que la herida nunca cierre, que la sal te ayude a comprender… Que lo sufras como yo, que ya es la hora y si escuece ¡qué te jodan!”. Definitivamente, creo que debo darle una nueva oportunidad a Julio de la Rosa.

Hemos de dar las gracias al Let’s Festival por compartir con nosotras esta gran noche. Larga vida al Let’s Festival!

#SomosColectivo

PD: Muchas gracias a Dolo Poyatos @DoloPB por cedernos sus fotos 🙂

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s