Aventuras y desventuras de dos Colectivas en Lisboa. Primera visita al NOS Alive

A principios de año, dos de nosotras, @GlamourousBlack y @ArasDSuelo, planificamos las vacaciones definitivas, empalmaríamos el Festival Optimus Alive de Lisboa con el Festival PortAmerica de Nigrán. Todo parecía fácil, 11 días llenos de música y turisteo festivalero, pero no amigüitos, no habíamos contando con la variable “pajareo” que nos caracteriza, por eso hemos decidido contaros nuestras aventuras y desventuras. Siéntense, acomódense y dispónganse a pasar un buen ratito 🙂

La historia comienza el jueves 10 de julio a las 4:30h, hora a la que te tienes que levantar si vives en Terrassa y tienes que coger un avión que sale a las 7:30h. Pues bien, 3 horas de margen os pueden parecer tiempo suficiente, a mi me lo parecieron, pero eso sólo es así si los astros no están alineados en tu contra y tanto el tren como el aerobús deciden ir más despacio de lo normal. Total que a las 7 de la mañana me encontraba corriendo los 100 metros lisos por la T1 para que no me cerraran la puerta de embarque, finalmente no perdí el avión ¡minipunto para mí (Lucía)!

Y minipunto que pierdo yo (Penélope) por mi prisa de llegar a Lisboa. Llevaba perfectamente estudiado y controlado mi viaje en tren y la correspondiente línea de metro para cuando llegase a la capital lusa. Lo que no estaba tan contralada era mi ansia por llegar que hizo que me bajase una parada antes en el tren, lo cual supuso un viaje en metro de media hora en el que crucé media ciudad en plena hora punta cual sardinilla en lata y con un calor que pareciese que estaba en la recepción del mismísimo infierno (tened en cuenta que soy del norte). Por cierto, de haberme bajado en la parada adecuada, el viaje se vería sensiblemente reducido a 5 minutos ¡Qué collejazo más bien ganado!

1er día en Lisboa y 1ª jornada del Optimus

IMG_7993

Ya en Lisboa tocaba esperar a Pe, así que di un par de vueltitas, morí de calor y fui a buscar la pensión. Una pensión que se encontraba en pleno centro de la ciudad, en la Plaza Figueira, lo curioso… ¡que se entraba por una floristería! Pero no una con flores bonitas y que perfuman el ambiente, no, ¡las flores artificiales y de las más cutres que he visto en mi vida!

Al mediodía nos reuníamos, nos achuchábamos, dábamos una vueltita por las calles peatonales del centro y acudíamos a “chapa y pintura” para estar divinas de la muerte en el festival, que nunca se sabe con quién te vas a encontrar.  La llegada al festival perfecta, poca cola y nada de cacheos inmorales (cosa muy habitual en la mayoría de los festivales españoles), el único problemilla lo tuvimos al recoger las pulseras porque sólo había dos personas repartiéndolas, pero en defensa de la organización diré que en seguida lo solucionaron.

En esta primera jornada disfrutamos de los conciertos de Temples (fantásticos), The 1975 (algo parecido a una boyband pero con buenas canciones), Imagine Dragons (¡DIRECTAZO! que nos dejó inlove), Interpol (impecables) y Arctic Monkeys (correctos). Aunque nos hubiera gustado quedarnos hasta el final de la jornada, estábamos rendidas por el madrugón y el concierto de los “monos articos” estaba siendo bastante sosito, así que decidimos coger el tren de vuelta al hotel. Pues bien, no sé si fue el sueño, el cambio de hora, el cansancio o que nos volvimos lelas por un momento, la cosa es que un viaje de 10 minutos se convirtió en 2 horas a Cascais ida y vuelta por… ¡coger el tren en el sentido contrario!

IMG_8029

Y algunos os preguntaréis ¿cómo no se dieron cuenta antes? Pues os diré que nos dimos cuenta pero cuando nos bajamos, dos paradas después, cruzamos las vías y nos sentamos a esperar el tren de vuelta nos dimos cuenta de que no hacía paradas. La única solución que se nos ocurrió algo borrachillas en una estación solitaria, oscura y por la que no pasaba ni un solo taxi fue volver a cruzar al otro anden y coger de nuevo el tren en dirección contraria. Así fue como descubrimos que el Gran casino de Estoril de noche es horroroso, parece un puticlub con tantos neones, que Cascais de madrugada es muy bonito con tanta lucecita y que los revisores portugueses son lo más parecido a enanitos gruñones y redondos.

Dos horas después, a eso de las 4 de la mañana, conseguíamos llegar a Lisboa en medio de un ataque de risa y con un dolor de piernas que no le deseo a nadie. En ese momento podíamos elegir entre coger un bus o un taxi y elegimos este último ¡craso error! Lo que viene ahora os parecerá pelín dramático, pero si fuéramos un gato esa noche hubiéramos gastado una de nuestras siete vidas ¡nunca he pasado tanto miedo! Vamos que ríete tú de cómo conduce Fernando Alonso al lado de esos taxistas que no usan los intermitentes porque se marcan las prioridades haciendo un leve gesto de cabeza, se recorren 3 carriles en menos de un segundo y enfilan rectas como si se les fuera a acabar el mundo ¡una locura!

Nuestra noche acabó con las piernas aun temblando y hablando con el dueño de la pensión por la ventana para que nos abriera la puerta ¡surrealismo en estado puro!

2º día en Lisboa y 2ª jornada del Optimus

Después de despertar varias veces con pesadillas causadas por el viajecito en taxi y las mañanitas que nos cantaron unos indigentes con sus acordeones, decidimos desayunar como campeonas e irnos de turisteo por la ciudad, para ello nada mejor que el bus turístico.

IMG_8049

Recorrimos las principales calles de la ciudad como la Avenida da Liberdade con sus carísimas tiendas, Marques de Pombal (la biografía de este señor y repercusión sobre la historia de Lisboa nos dejó bastante sorprendidas) la Plaza de España, el bonito Parque de Eduardo VII…  hicimos montones de fotos y, mientras paseábamos por los alrededores del Monasterio de los Jerónimos y del Monumento a los Descubrimientos nos quemamos los hombros, así que podemos decir que Lisboa dejó huella en nuestro corazón y en nuestra piel 😛 . Acabamos en la Torre de Belem con un reconfortante y, sobre todorefrescante, baño para nuestros piececitos recocidos.

IMG_8113

IMG_8133

Me he parado en esta parte de la historia para que vieráis algunas fotitos y porque he de decir algo ¡los pastelitos de Belem son un manjar de los dioses!

IMG_8134

Esta segunda jornada de festival era la más floja por cartel, pero aún así pudimos ver a The Black Keys (descafeinados), MGMT (correctos), Sam Smith (IMPRESIONANTE, su voz nos dejó sin palabras), Parquet Courts (ritmo y rock en estado puro) y Au revoir simone (muy monas las chicas, pero vamos que música más  bien poquita).

Nuestra noche acabó sin incidentes con el tren pero dándonos cuenta de que los conductores de bus conducen casi  tan mal como los de taxis y habiendo hecho un gran descubrimiento, ¡el combinado definitivo! ¡Qué viva el Royal Lima con Jäger!

IMG_8179

3er día en Lisboa y 3ª jornada del Optimus

De nuevo amanecimos con las mañanitas de los habitantes de la plaza y volvimos a decantarnos por un desayuno de campeonas a la hora de la comida. Luego salimos a pasear pero con calma, así que nada mejor que acercarnos al mar y mojarnos los piececitos mientras nos observaban las medusas. Estas eran nuestras vistas 🙂

IMG_8174

IMG_7979

La tercera y última jornada del Optimus vino marcada por el estrés de ir empalmando conciertos y correr de un escenario al otro, los bailes de Mark Foster, las capuchitas que nos regalaron los amigos de NOS (nos salvaron la vida) y la cantidad ingente de copazos que nos metimos entre pecho y espalda para soportar el frío.

IMG_8178

Empezamos la tarde  con The war on drugs (rock sin complejos) y luego ya fuimos enlazando los conciertos de Bastille (entrega y energía), Foster the people (FANTÁSTICOS), Daughter (emocionantes), Chet Faker (increíble) y, por último, The Libertines (nos hicieron regresar a la adolescencia mientras bailábamos). En esta noche, la vuelta al hotel, aunque pueda parecer increíble , no tuvo incidencias, dicen que ¡a la tercera va la vencida!

4º y 5º día en Lisboa

Los utilizamos para acabar de turistear y sobretodo, para comer y beber, nuestras facetas Godda/Gocha (dependiendo en que idioma lo leas) se vieron incrementadas de una forma un tanto grotesca. Menos mal que tras dos sangrías de litro y una pizza compensábamos con excursiones del tipo ¡vamos a subir al castillo! Que sino hubiéramos vuelto rodando sin ayuda de ningún medio de transporte.

IMG_8255

El Optimus Alive en 7 puntos

Os he hablado mucho de lo que hemos visitado y de los conciertos, pero ya que estoy me gustaría remarcar algunas cosas que considero debéis conocer del festival.

1.- La organización

 Ante mi sorpresa, el festival portugués tiene una de las mejores organizaciones que he visto hasta el momento. Algunas cositas que me asombraron fueron:

  • Todo estaba limpio no, lo siguiente, un montón de personitas se repasaban el recinto sin cesar con bolsas recogiendo hasta el más mínimo papelito del suelo.
  • A pesar de rozar el “sold out” en ningún momento, se hicieron colas de más de 15 minutos en el WC y estos estaban limpios, tenían papel siempre, agua, lavamanos y #ojocuidao ¡espejos!
  • Heineken se inventó una táctica para que el recinto no estuviera lleno de vasos por el suelo ¡cambiar los vasos recogidos por puntos! Esos puntos podían canjearse por regalos, os imaginaréis que entre los más jóvenes esta medida tuvo mucha aceptación.

 2.- La comunicación

El festival se realiza en Algés, una localidad ubicada a las afueras de Lisboa, los organizadores lo saben y para facilitar la llegada del público hay autobuses directos toda la noche. Pero no sólo los organizadores se merecen un aplauso, el ayuntamiento de la ciudad también se lo merece y de los grandes, ya que hay trenes con una frecuencia de entre 15-30 minutos (dependiendo de la hora). Gracias a esto puedes llegar o abandonar el recinto en cualquier momento sin tener que esperar interminables horas en un andén, cosa de la que podemos hablar en primera persona porque nos ha ocurrido en festivales españoles.

3. – Los escenarios

El festival consta de 5 escenarios, 2 principales donde se realizan todos los conciertos (el NOS y el Heineken), una carpa donde suena la música más electrónica situada en el centro del recinto, otra carpa donde había espectáculos varios y un último escenario donde actuaban bandas emergentes. En todos ellos, el sonido fue magnífico a excepción de un problemilla que más adelante os comentaré durante “Pompeii” de Bastille.

IMG_8152

4.- Conciertos: Los descubrimientos

Destaco especialmente los conciertos de Imagine Dragons, BastilleFoster the people, Chet Faker, Sam Smith y Daughter.

Concierto de Imagine Dragons, totalmente “in love” desde el primer momento por muchos y variados motivos. Las canciones sonaron más directas y con más intensidad de la que se puede percibir en el disco. La hora del concierto (al atardecer) junto con la cálida iluminación nos hizo disfrutar de momentos e imágenes realmente bonitas y lo mejor es que se les veía que ellos lo estaban disfrutando tanto como nosotros. Además ¡Qué monos, encantadores y cuquis son estos chicos por favor! Estamos planteándonos muy seriamente el pedírnoslos como regalo de Reyes con todos los complementos, esto es, bombos, tambores, tamboriles y demás percusión que les acompañan ¡Qué gusto verles aporreando bombos, por favor! 😉

Los chicos de Bastille salieron al escenario con la firme idea de volver loco al público y se salieron con la suya. Se metieron al respetable en el bolsillo que cantaba como si no hubiese un mañana cada uno de los temas que componían el setlist. El ambiente era fantástico y ellos lo disfrutaron tanto como nosotros. Tanto fue así que Dan Smith se bajó del escenario para recoger una muestra de cada una de las banderas que aquella tarde aparecían por doquier. Aunque la anécdota del concierto se produjo cuando al interpretar su hit Pompeii el sonido se cae. El público se da cuenta pero decide seguir cantando, con lo cual Dan Smith y el resto de la banda no se enteran hasta que caen en la cuenta de que nosotros íbamos por un lado y ellos por otro. Este incidente, lejos de provocar el malestar de los que estábamos allí, lo que provocó fue un momento de risas y divertimento colectivo, cuyo objetivo final era cantar hasta el final Pompeii. Objetivo conseguido y un punto más para el público portugués.

Y cuando rememoro el concierto de Foster The People sólo me sale ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤  Tranquilidad, no me he vuelto loca, pero es que fue EL CONCIERTO. Fue brillante, el sonido perfecto, nos hicieron vibrar, cantar, bailar con cada canción sin que cayese el ritmo del concierto en ningún momento. Lo que hace Mark Foster con la voz no es de este mundo (ahora un falsete, ahora tonos graves, ahora me voy por agudos) y si nos ponemos a recordar el bailecito que se marcó a mitad de concierto… Esperad, voy a limpiarme las babas.

Chet Faker o lo que viene siendo el vivo ejemplo del “yo me lo guiso, yo me lo como“, porque la inmensa mayoría de los temas del concierto se bastó el solito con su voz y su mesa de mezclas para hacernos bailar como si acabásemos de llegar al recinto y, lo cierto, es que llevábamos unas cuantas horas, nosotras y todos los que abarrotaban la carpa del escenario Heineken. Totalmente recomendable.

Acaba el concierto de Foster The People, nos vamos como flotando cinco centímetros por encima del suelo y nos dirigimos hacia el escenario Heineken porque acababa de empezar Daugther. Creo que nunca estuvimos más incómodas en un concierto. La gente que no paraba de entrar y salir (eso sí, siempre “con licença”) y sin apenas sitio para movernos, pero era tan sumamente hermoso lo que estábamos viendo y escuchando que todo lo demás quedaba en un segundo plano y, aún así, conseguíamos emocionarnos. Al acabar el concierto sólo decíamos ¡qué maravilla!

Lo de Sam Smith sólo se entiende si se ha estado allí. El caso es que no teníamos ni idea de quién era, pero la forma que iba tomando el escenario y la cantidad de público que se iba acercando al escenario Heineken nos hacía sospechar que algo bueno se estaba preparando. Entretanto comenzaban MGMT en el escenario NOS, nos fuimos hacia allí pero al rato aquello no nos convencía y volvimos al escenario Heineken para ver a Sam Smith. ¡Bendita hora! El inglés nos dejó medio locas con su chorro de voz y la entrega del público que abarrotaba la carpa (se conocían todas las canciones) acabo de enloquecernos. Un concierto brillante en el que Sam no dejaba de dar las gracias y, creo, que ni el mismo se esperaba lo que allí estaba pasando. Sin duda el gran descubrimiento del Optimus Alive.

 5.- Conciertos: Las decepciones

Algunas de las principales razones por las que me llamó la atención el cartel del Optimus fueron los conciertos de The Black Keys, MGMT y Arctic Monkeys. Pues bien, los tres fueron un total fracaso.

Sinceramente, no tengo explicación para lo del concierto de The Black Keys. Si hay algo que nos gusta a las dos es bailar a ritmo de rock&roll y nos aburrimos soberanamente. Al principio pensamos que era cosa nuestra, pero bastaba con echar un vistazo alrededor para darse cuenta de que todos estábamos igual, parados y susurrando temas tan cañeros como Howlin’ For You o Gold on The Celling. El concierto transcurría lento, bajo de revoluciones y sin ritmo. Total, acabamos sentadas con un copazo en la mano y sólo nos levantamos con The Lonely Boy por aquello de rememorar la cantidad de veces que lo dimos todo con esa canción.

MGMT siendo francas, el último disco no nos gusta absolutamente nada pero esperábamos que en directo nos hicieran bailar con los temas más antiguos. La verdad resultó ser que ¡no lo consiguieron! después de tres canciones salimos huyendo, era eso o que nos entrara el apalanque desde el principio.

El concierto de Arctic Monkeys era el que esperaba todo el mundo (allí no cabía ni un alfiler) pero, desde nuestro punto de vista, no pasó de ser un concierto correcto, con altibajos en el ritmo y que no conseguía mantener el nivel de atención. Tienen repertorio suficientemente bueno como para llevar al público en volandas durante el tiempo que les dé la gana, pero bueno, se ve que ese día no tocaba.

7.- Las zonas de restauración.

Otro punto positivo de este festival es que hay muchas zonas de comida y muchísimas barras repartidas por el recinto, lo que hacía que no se hicieran grandes colas. Además de tener mucha variedad donde elegir y un precio bastante competitivo. Sin olvidarnos del trato siempre amable y con una sonrisa permanente del personal de cada puesto, hay que decirlo.

8.- El público

Por último, os hago un pequeño comentario sobre los asistentes y es que la media de edad era algo más baja de lo que solemos ver en España. Pero estos chicos no van a emborracharse sin importarle lo que van a ver, cosa que cada vez es más común en nuestro país, sino que los ves disfrutar, subirse a hombros y cantar, durante la mayoría de los conciertos se escuchaba al público corear las canciones. Sin duda o esto demuestra que la cultura musical está mucho más arraigada en Portugal que en nuestro país.IMG_8241

En definitiva, unos días geniales de risas y música sin fin ¡no se me ocurre una mejor forma para pasar unos días de vacaciones!

#SomosColectivo

Anuncios

5 Respuestas a “Aventuras y desventuras de dos Colectivas en Lisboa. Primera visita al NOS Alive

  1. Pingback: NOS ALIVE 2015 “10 razones por las que asistir” | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: PortAmérica 2014, un #Festivalideal al más puro estilo gallego - Checkin Espana·

  3. Pingback: Lo más leído del 2015 | Colectivo de Raro Propósito·

  4. Pingback: NOS ALIVE 2016 | Colectivo de Raro Propósito·

  5. Pingback: PortAmérica 2014, un #Festivalideal al más puro estilo gallego - Checkin España·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s