Crónica de raro propósito del PortAmérica 2014 “Al mal tiempo buena música”

Siguiendo nuestra tradición de hacer una crónica rara cuando nos juntemos más de 3/5 del colectivo, aquí tenéis nuestras desventuras pasadas por agua en el Festival de Nigrán.

Lucía y Penélope (que se habían escapado al Optimus Alive) llevaban días colgando fotos en la playa disfrutando del sol de Portugal y más tarde del de Galicia. Para que me entendáis, las fotos eran de este tipo “disfrutando de Playa América“…

IMG_8279

Así que metí mi bikini y set de playa junto al chubasquero y el forro polar en mi maleta para el PortAmérica y partí rumbo a Vigo dispuesta a disfrutar de una nueva edición de este maravilloso festival que tiene mucha culpa de la existencia de este Colectivo Raro. Galicia me recibía con un cielo nublado tirando a negro que no presagiaba nada bueno (me quedó claro que no iba a sacar el bikini de la maleta), pero el caluroso reencuentro con las niñas en el aeropuerto ahuyentó todos los malos presagios.

IMG_8316

1ª  Jornada – Golpes bajos a Ferreiro

Afrontábamos el primer día de festival con muchas ganas y maripositas en el estomago.  Camino de la entrada, los nervios iban en aumento.

  • Primera parada: la caseta de prensa para recoger nuestras acreditaciones y para dentro. Absurda sensación de alegría al atravesar aquellas puertas. “Ya estamos aquí otra vez” pensaba.
  • IMG_8345Segunda parada: recolecta de Amaros. Sí, yo era la loca que pedía los amaros sólo de Vetusta Morla mientras el chico de la taquilla ponía cara de asombro

IMG_8482

  • Tercera parada: el bar. Muuuy rico el Jager con ¿limón? (nota informativa: en el Colectivo estamos buscando siempre el combinado definitivo y aunque las niñas lo encontraron en Portugal, de momento a falta de “Royal Lima”, en España se conforman con fanta de limón).
  • Cuarta parada: los conciertos.

Nos recibía un sol radiante y hacia hasta calor. Comenzaban las primeras actuaciones y nosotras las disfrutábamos desde una zona de relax, pero sin perder detalle. Para el concierto de Sidonie, tomamos posiciones en las primeras filas. Pese a no ser muy fan del grupo, he de admitir se que marcaron un conciertazo y disfrutamos como posesas. Tras el subidón nos cambiamos de escenario (este año había dos) para disfrutar del homenaje de Ferreiro a Golpes Bajos. Pero para golpes bajos los que recibió el pobre Iván, que mientras desgranaba un show impecable, gran parte del público no entendía porque no tocaba sus temas (incomprensible, porque se anunció hasta la saciedad) y empezó a abuchearle e incluso sacaron pañuelos blancos como si estuviesen en los toros (¿?) pero lo peor fue que la organización había colocado una pantalla donde iban apareciendo los tuits reunidos bajo un determinado hashtag y claro, la gente fue a cuchillo y no se cortó en sus comentarios impertinentes hacia Ferreiro. Aunque algunas tratamos de poner cordura fue inútil y no nos quedó otra que asistir al lamentable linchamiento público que sufrió el gallego. Fue muy cruel presenciar aquello. Iván Ferreriro no se merecía eso. Golpes Bajos tampoco. Tras Iván tocaban Triángulo de Amor Bizarro, pero teníamos tal corte de digestión con lo de Ferreiro que nos fuimos a dormir.

(si queréis ver la crónica oficial de esta jornada haced click aquí)

2ª Jornada – Lo que la lluvia se llevó

La segunda jornada del PortAmérica, traía a Niños Mutantes, Calle 13 y mis Vetustos entre otros, era el día grande del festival y las previsiones meteorológicas no pintaban muy bien. Galicia es lo que tiene, así que nos preparamos para  cantar bajo la lluvia a lo Gene Kelly e hicimos una paradita en el Decathlon para hacernos con unos bonitos chubasqueros de colores chillones, de tal manera que nos convertimos en lo más parecido a Parchís.

IMG_8465

La lluvia nos recibía en este segundo día, por lo que tuvimos que ver las primeras actuaciones bajo la carpa de la comida (ojo a la comida del PortAmérica amigos, porque es deliciosa y altamente adictiva). Mientras esperábamos que saliera Nikki Hill, nuestra amiga Tamara nos adelantaba la noticia, no le vendían Amaros porque iban a cancelar los conciertos. Vale que llovía mucho, pero ¿cancelar? Se avecinaba el drama. Empezaron a circular rumores entre el público asistente, Nikki Hill no salía, nadie decía nada y hasta la lluvia había parado un poco. Momentos de incertidumbre hasta que vimos la cara de Kin (El boss) y supimos que la cosa iba en serio. Cristina (Esmerarte) nos explicó que los bomberos y protección civil habían recomendado cancelar por la seguridad de los asistentes, ya que se avecinaba una tormenta eléctrica y claro… descompuesta nos comentaba lo duro que era perder un año entero de trabajo de esa manera.

IMG_8457

La verdad es que viendo las nubes que se avecinaban (ojo a la foto) y la cantidad de rayos que dijeron en las noticias que cayeron en la zona, fue lo mejor que la organización pudo hacer, pero en aquel momento se respiraba una sensación de desolación absoluta entre el público y el equipo del festival. Yo me quedaba sin ver a mis Vetustos. Era demasiado cruel para ser verdad. Todos (público y grupos) nos fuimos para Vigo. Yo solo tenía ganas de llorar y me quedé en el hotel, pero muchos se dieron un garbeo por los garitos de la ciudad, donde las bandas del festival ofrecieron conciertos espontáneos. Tampoco fue fácil acceder a estos bolos repentinos (mejor no os cuento la experiencia de las niñas en La Iguana porque alguna todavía echa espuma por la boca cuando lo recuerda), pero si algo sobra en la noche viguesa son garitos con buena música y allá que fue parte del Colectivo, a ahogar las penas en alcohol y perder las formar y las maneras bailando (como ya es habitual).

(si queréis ver la crónica oficial de esta jornada haced click aquí)

3ª Jornada – No sin mis gafas

Afortunadamente para todos, los galácticos de esmerarte empezaron a acondicionar el recinto para la tercera jornada, la que cerraba el festival, desde primera hora de la mañana y para cuando llegamos, todo estaba en perfecto estado. Un 10 para la organización. Nos recibía otra vez el sol. Que irónico es el tiempo. Y nosotras con nuestro uniforme de parchís por si acaso.

IMG_8513

Durante la actuación de Full pasé hasta calor, no os digo más. Claro que llevar un forro polar y una cazadora tampoco ayudaba mucho, pero los sevillanos parecían haberse traído todo el calor de su tierra. La lluvia parecía darnos tregua y pudimos disfrutar de los conciertos a tope. Especial mención a León Benavente, que como es habitual, se salió en directo, pero además hizo bailar a Penélope como si no hubiese un mañana e incluso en un par de ocasiones temí que fuera a desnucarse, pero aguantó entera como una campeona. Tratando de bajar pulsaciones nos fuimos a ver a Calexico. Justo cuando llegaba de hacer mis fotos del foso me dicen las niñas: “¿Has visto que están Depedro y el Indio tocando con ellos?” ¿Quéeeeeeeeee? ¿Depedro y un vetusto y yo no lo he visto? Imposible. Vale que era de noche y que no llevaba las gafas, pero…  así que volví al foso y efectivamente allí estaban los dos. En mi defensa tengo que decir que cuando hice las primeras fotos no estaban, debieron salir después; menos mal porque ya me veía grapándome las gafas a la cabeza. Por supuesto, la lluvia también quería su cota de protagonismo e hizo su primera aparición de la noche, como no llovía mucho, aprovechamos para cenar algo. Para cuando le sirvieron la hamburguesa a Tamara estaba cayendo ya el diluvio universal y tuvimos que resguardarnos cual refugiados palestinos en una de las carpas (benditas carpas) hasta que paró un poco. Lamentablemente nos perdimos parte de Calexico y Nada Surf, pero hubo mucha gente que aguantó estoicamente bajo la lluvia, olé por ellos. Nosotras fuimos de una carpa a otra, sacando la cabeza cuando la lluvia nos dejaba, hasta que por fin, llegaron los Love of Lesbian y el tiempo fue clemente con los de Barcelona. Allí estaba el Colectivo dándolo todo de nuevo, porque qué nos gusta a nosotras un sarao musical oye. El barro era lo de menos, lo dimos todo.

Caladas hasta los huesos, exhaustas y rebosantes de felicidad dábamos por concluida nuestra segunda participación en el Portamerica. Hora de despedirse (hasta el Alhambra Sound) y volver a casa.

(si queréis ver la crónica oficial de esta jornada haced click aquí)

De vuelta a Madrid, aun con el disgusto de no haber podido disfrutar de La Deriva en el PortAmérica, cuál no sería mi sorpresa cuando me encuentro a dos vetustos delante mía en el mostrador para embarcar. Menos mal que solo eran dos y ninguno era Pucho, porque hubiese hecho el vuelo de vuelta en una caja  😉

Nos vemos en el PortAmérica 2015, llueva o no.

#SomosColectivo

Anuncios

3 Respuestas a “Crónica de raro propósito del PortAmérica 2014 “Al mal tiempo buena música”

  1. Pingback: Sonorama de raro propósito | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Sonorama de raro propósito 2016 | Colectivo de Raro Propósito·

  3. Pingback: Festival PortAmérica 2017 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s