Crónica del Sonorama Ribera 2014 – 1ª parte

Hola! Soy Lucía @ArasDSuelo y el año pasado empezaba la crónica del festival diciendo que lo mío con Aranda fue amor a primer Sonorama, este año os puedo confirmar que lo mío con Aranda es para siempre. Este es uno de esos amores que te calan hondo, que nunca olvidas y que pese a que todo lo vivido no ha sido todo fantástico, el frío y las tiriteras nocturnas han sido las grandes estrellas de este 2014, cuando pienso en estos días no puedo evitar poner una sonrisa tonta y decir “ayyy que bonito” ❤

Si hace seis meses, cuando creamos el Colectivo de Raro Propósito, me dicen que vamos a ser uno de los medios acreditados me hubiera reído. Pero sras y sres, aunque me cueste comentarlo sin supurar purpurina o dibujar corazones ¡lo hemos sido! y las fotazas de mi compañera Marisa, @MarisaCJ, desde los fosos y el escenario de la Plaza del Trigo son el mejor de los testimonios. Pero mejor dejo de alucinar, paro de oler nubes, me pongo las converse con ventosas, vuelvo a pisar el suelo, enciendo el portátil y os explico las cositas que nos han pasado en estos cuatro días por Aranda de Duero ¿no? Vamos al lío 🙂

sonorama cabecera


Miércoles 13 de agosto: Besos, abrazos y reencuentros

Cuando llega la semana del Sonorama y, de repente, te deniegan las vacaciones, te ofuscas, mucho, muchísimo… por eso plegué el miércoles, cogí el coche y me chupé más de seis horas del tirón, todo para llegar a Aranda con el tiempo justito para recoger la pulsera que me permitía entrar en el recinto. Menos mal que tengo unas amiguis de 10 que me habían guardado el sitio en la zona de acampada y me montaban la tienda e inflaban el colchón mientras yo aparcaba.

Os podéis imaginar que me dio tiempo a ver un trocito del concierto de Los Planetas y poco más. Eso sí, en cuanto llegué a la zona VIP tenía a todos mis compis guardando uno de los maravillosos sofás de cuero blanco, con un gin tonic en la mano, una sonrisa en la cara y los brazos preparados para darme achuchones varios ¡qué les quiero madre!

Obviamente, la noche no podía acabar así, por eso nos dirigimos, como es habitual, al Café Central de Aranda para marcaros unos bailoteos que acabaron más tarde de las 5 de la mañana entre abrazos, risas y algún que otro beso robado 😉


Jueves 14 de agosto: Vuelta a la Plaza del Trigo y ¡Raphael!

Casi en estado de congelación amanecíamos en la zona de acampada, algunos valientes se duchaban, otros se lavaban como gaticos, pero todos teníamos un objetivo claro “La plaza del Trigo”. Allí entre cachis y risas disfrutamos de The Bright (grandiosos) y Bravo Fisher! (fantástico cuando consiguió solventar los problemillas de sonido), dos conciertazos que vivimos desde las primeras filas tal y como atestiguaron las cámaras de Antena 3. Lo sé porque días después he visto videos y porque no dejé de recibir mensajes de conocidos durante todo el día que me decían que me habían visto de fiesta y muy feliz con un cachi en la mano, pues sí ¡yo en Aranda soy feliz! ¿pasa algo? 😉

DSC_4005

Me gustaría contaros que tal fue el concierto de Joe La Reina, pero la verdad es que tras Bravo Fisher! nos dirigimos a la Plaza de la Sal para apoyar a nuestros amigos Stone Pillow. He de decir que los malagueños se marcaron un señor concierto y que muchos de los asistentes que no los conocían quedaron encantados y me consta que repetirán.

Mi tarde debía comenzar en el escenario del camping con los valencianos Scorsese, pero los problemas técnicos ocasionaron retrasos que nos lo impidieron, así que nuestra primera tarde en el Sonorama empezó con David Fonseca y siguió con una excursión continua entre los dos escenarios principales.

DSC_4141

Para nuestra sorpresa, muchos eran los que se agolpaban, en el escenario principal, para ver al portugués y nosotras, que pudimos disfrutar ya de uno de sus conciertos en BCN, no nos lo podíamos perder. Sus conciertos se caracterizan por su simpatía, su forma de interactuar con el público, llegando a bajar del escenario en alguna ocasión, y su increíble sonido. Los temas más coreados fueron también los que más han sonado en las radios “Kiss me, oh Kiss me”, “Superstar” y su versión de “Video Killed The Radio Star”.

En el escenario secundario comenzaba a sonar el catalán Refree, pero nosotras decidíamos hidratarnos y coger sitio para nuestros granadinos favoritos, los Niños Mutantes. No sé la cantidad de conciertos de los mutantes que hemos visto este año, pero nunca nos cansamos de ellos, su fuerza, su entrega y su conexión con el público son innegables, gracias a todo eso, una vez más, ¡disfrutamos como enanas! El repertorio, como viene siendo habitual en su periplo por festivales, está centrado en su último disco “El Futuro“, de él escuchamos temas como “Robot“, “Sto Domingo” o “Hermana mía“, entre otros. Pero tampoco faltaron clásicos de siempre como “Errante“, “Náufragos” o “La voz“, temas que nos hicieron saltar y perder algo de voz (sí, en el Sonorama SIEMPRE nos quedamos afónicas). Cerraron el concierto con su versión de “Como yo te amo“, canción que todos coreamos haciendo las delicias de muchas señoras que ya aguardaban en las primeras filas la llegada de la estrella de la noche, Raphael.

DSC_4281

De nuevo relegamos el escenario Castilla-León a un segundo plano y mantuvimos nuestros sitios en el escenario principal, porque que nuestras madres no pudieran asistir al festival no quiere decir que no se vayan a leer esta crónica o que no quisieran fotos del momento en que Raphael subía al escenario de un festival de verano por primera vez, todo esto a las vez que mis hermanas me preguntaban ¿Vas a ver Raphael, pero si no es Nochebuena? En fin, un choque generacional en toda regla…

Raphael salió al escenario, uniformado con su habitual traje negro, entre aplausos y ovaciones de todos los asistentes que nos agolpábamos en el escenario principal: veinteañeros, treintañeros, hij@s, madres y alguna que otra abuelita, la mayoría uniformadas con camisetas del club de fans, queríamos ver al de Linares y éste, sabiéndose querido, se dispuso a dar que hablar arrancándose con “Si ha de ser así” y “Mi gran noche“, canción que nadie esperaba tan pronto y que provocó una locura generalizada.

Y así comenzaron más de dos horas de concierto en las que vivimos en primera persona esos gestos, esa dicción y esa interpretación, un tanto teatral, a las que esta servidora está acostumbrada a ver en la televisión. Sí, mi madre, como tantas otras señoras de su época, es fan de Raphael y me ha hecho ver sus conciertos y actuaciones durante años.

DSC_4565

Pero no sólo de Raphael se vive en dos horas y tras mucho rato de escuchar canciones que no conocíamos (he de decir que se me hizo un poco largo), llegaron las “joyas de la corona” y las colaboraciones. Pudimos ver a Juan Alberto de Niños Mutantes, más atractivo de lo que lo hemos visto nunca vestido con un traje negro, para interpretan “Estuve enamorado”. También Vega subió al escenario con “Hablemos del amor“, personalmente creo que esta canción no estaba hecha para el tono de voz de la cordobesa, pero, a parte de esto, fue bonito ver la complicidad y el cariño que los dos artistas se procesan. La última colaboración corrió a cargo de Alberto de Miss Caffeina con el tema “Que sabe nadie” y por primera vez, alguien se sube al escenario sin vestir de riguroso luto. Fue muy bonito ver como Alberto miraba a Raphael con admiración y es que no todos los días puedes subirte al escenario con uno de tus ídolos.

Destaco otros tres momentos, el más emotivo de la noche cuando el de Linares interpretó “Gracias a la vida”, la locura que se lió con “Escándalo” y el final del concierto, en el que sonó “Como yo te amo” por segunda vez en el mismo escenario, pero de una forma totalmente distinta y haciéndonos cantar de nuevo a pleno pulmón.

Sras y sres, a pesar de que el concierto duró mucho más de lo esperado, retengan este momento en sus retinas porque acabamos de escribir una de las páginas de oro en la historia del Sonorama Ribera.

Ahora sí, por primera vez en la noche, salimos corriendo hacía el segundo escenario para vivir lo más cerquita posible el concierto de Elefantes ¡y qué concierto! Los catalanes salieron a por todas y ofrecieron uno de sus directos más enérgicos desde que los conozco, alternando canciones de su primera etapa con los temas más recientes de su disco “El Rinoceronte“. Destaco dos temas que consiguieron convertir el Sonorama en un gran karaoke, “Que yo no lo sabía” y “Piedad”. Por último, me gustaría destacar la actuación de Shuarma, ya que decidió hacer las delicias de muchas asistentes con sus movimientos, bailes y, sobretodo, a ojos de esta redactora, tocando las castañuelas… ¿Hay algo que este hombre haga mal?

DSC_4674

Volvíamos al escenario Ribera del Duero para ver al gallego más coreado, Iván Ferreiro. No os voy a mentir, pese a que me gusta su música y soy capaz de pasarme horas escuchándola en casa a mi, en un festival Iván me aburre, sobretodo si elige un setlist más bien lento después de arrancar con “Turnedo” y tras del derroche de energía de Elefantes. Así que después de varias canciones decidimos hacer una excursión a la zona VIP y ver el resto del concierto desde las gradas que al organización nos había colocado. ¡Así sí!

Y ahora viene la anécdota de la jornada para nosotras, ya que los conciertos de Layabouts y We Are Standard los vivimos desde la zona VIP porque a los festivales no sólo se viene a alucinar con los conciertos, también se viene a conocer gente, a socializar y esto ocurre cuando menos te lo esperas. Concretamente, conocimos y compartimos risas con unos artista que actuarían posteriormente en la Carpa Future Stars y a una personita muy especial, ¡gracias Enrique por todas las risas que nos patrocinaste durante la noche!

Después de la peculiar, diferente y divertida performance ¡quiero mis pompones y los quiero ya!, nuestra noche acabó en la Future Stars convertida en carpa electrónica con la sesión de Buffet Libre. Una sesión que, como siempre, nos hizo bailar hasta perder las pocas fuerzas que nos quedaban. Gran final para una gran noche.

Pero el Sonorama no acaba aquí, ¡que va! es sólo que os doy un descanso y en nada os cuento como nos fueron los dos últimos días, no vayáis a tener una sobredosis de información o de buen rollo 😉

Podéis ver todas las fotos de la primera jornada del Sonorama en Flickr.

#SomosColectivo

Anuncios

2 Respuestas a “Crónica del Sonorama Ribera 2014 – 1ª parte

  1. Pingback: Crónica del Sonorama Ribera 2014 – 2ª parte | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Sonorama Ribera 2016 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s