Muchachito y sus compadres nos alegran la noche del sábado

Después de todo un verano aguantando diferentes tipos de postureo en festivales necesitaba desintoxicación, necesitaba autenticidad, necesitaba diversión sincera y, la verdad, no se me ocurrió mejor forma de conseguirlo que ir a un concierto de Muchachito y sus compadres en la mejor sala de mi ciudad, la Sala Faktoria de Terrassa.

la foto 5

A las 22.30h subían al escenario Jairo Perera, alias Muchachito, armado con su guitarra, bombo al pie y acompañado de sus compadres, Diego “el ratón” (ex Delinquentes), Alberto a la trompeta y Santos Veracruz a los pinceles. Todavía no habían empezado el concierto y la sala ya los coreaba, porque a Muchachito se le quiere ¡y mucho! Atrás quedaron esos días en los que estaba de moda y su archiconocido “Siempre que quiera” sonaba en todos lados, pero eso no nos importa ya que Muchachito es uno de esos artistas a los que se les coge cariño, te ganan y ya no los vuelves a soltar. Cuando Jairo sube al escenario, tus pies se mueven sin importar que seas indie, rocker o rapero, porque ya sea solo, con el bombo infierno o con sus compadres, cuando su bombo suena ¡hay que bailar! (creo que este mandamiento lo he leído en algún párrafo de las sagradas escrituras xD)

El grupo nos da la bienvenida con “Soy luz” y “Luna”, las caderas ya se nos han empezado a mover, pero cuando llega la parte final de la canción su ritmo no da pausa y ya no hay “Nada que nos importe más…”.  Enlazamos con “Si tú, si yo, si, no” y “Será mejor”, un tema que por sí sólo ya te puede provocar agujetas, pero si lo aderezas con un “todo el mundo saltando, todo el mundo gritando” te puede dar un ictus o algo…

Durante el concierto, bromeó en varias ocasiones con que el cuadro de Santos estaba a punto de acabarse y que ese iba a ser el final del concierto, pero amigos no os fieis nunca de esta criaturita, porque el final no llegará, y entre broma y broma, canción y canción, pasaran más de dos horas en las que viviréis de todo. Habrá persecuciones policiacas al más puro estilo “Paquito Tarantino”,  tendréis “Conversaciones incompatibles”, tiraréis balones para luego gritar eso de “Cógelo”, viajaréis en la carreta sideral de “La viajera” sin importar si os emborracháis con su pelo, y, sobretodo, como estaréis “Sin Vigilancia” haréis “Ruido”, mucho ruido. El sábado, además, como no nos encontrábamos antes un concierto de Muchachito al uso, sino que era un concierto con sus compadres también sonaron algunas versiones de Kiko Veneno, Josele, Gato Perez o el gran “Piratas del estrecho” de Los Delinqüentes.

la foto 4

Cuando había pasado algo más de una hora de concierto, el ambiente estaba más que caldeado, teníamos el pelo pegado a la cara, sudábamos a mares, Diego empezaba a descamisarse y hasta Santos, el pintor, había dejado la brocha para cantar “Carreta Sideral” (por un momento llegué a pensar que  Raimundo Amador lo había poseído).  Es entonces cuando Jairo suelta, todo campechano y sinvergüenza, “¡oye! Pues la prueba de sonido está siendo todo un éxito, si eso empezamos ya”. Por un momento casi me desmayo por una mezcla de ataque de risa y cansancio, pero Diego no me dio ocasión porque se marcó un solo de guitarra que todavía hace que me estremezca, ¡Viva Jerez! (perdón Marisa, tenía que decirlo…)

Llegamos al único descanso de la noche a golpe de “40 foragidos” mientras gritábamos a pleno pulmón “Yo voy a luchar como los indios, yo voy a luchar por tó mis hijos, yo voy a luchar o por lo menos yo, yo, yo, yo, yo lo voy a intentar…”  En este momento, me doy cuenta de que mi corazón late a 200 pulsaciones por minutos y, lo peor, soy consciente de que esto no se acaba aquí porque no han pasado ni dos minutos, cuando Muchachito vuelve al escenario abrazando su guitarra en alto, al estilo del gran Peret.

Acabamos la noche como la empezamos, todo el mundo saltando y siendo protagonistas coreando las improvisaciones de Muchachito mientras van llegando “La quiero a morir”, “Azul”, “Me tienes frito”, “Eima” y, la explosión definitiva, “Siempre que quiera” y su grito de guerra “¡Ojalá no te hubiera conocido nunca!”, para que os voy a engañar, se me pasaron varios nombres y caras por la cabeza en ese momento 🙂 Pero no amiguitos, Jairo no tenía bastante y nos remató con todo “Vino y se fue” por el camino que vino, todo viene y se va por su propio camino.

Los dos cuadros de Santos  están terminados. El bombo cesa. La banda saluda mientras les aplaudimos sin hacer casos a nuestros cansados brazos y, finalmente, las luces se apagan. En definitiva, una noche memorable, divertidísima a la par que agotadora, llena de rumba bailable y pegadiza, swing frenético, algunas gotas de blues y, sobretodo, ritmo vertiginoso ¡Gracias chicos! ¡Qué agustico dormí esa noche!

#SomosColectivo

Anuncios

Una respuesta a “Muchachito y sus compadres nos alegran la noche del sábado

  1. Pingback: Alrumbo Festival 2017 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s