¡Larga vida al Festival de les Arts!

22.000 asistentes acudieron este fin de semana a La Ciudad de Las Artes y las Ciencias de Valencia para dar la bienvenida a un nuevo festival, el Festival de Les Arts. Un festival urbano en un entorno inmejorable donde ya habían tocado grandes nombres como The Cure, Franz Ferdinand o Arctic Monkeys en el marco del MTV Winter.


Viernes, 5 de junio
Triunfo de Supersubmarina y Second

El viernes  se daba el pistoletazo de salida oficial al Festival de Les Arts y lo hacía desde primera hora (abrían a las 15h) con las actuaciones de Núria Graham, La Bien Querida y Betunizer (sustituyendo a Hinds), en el escenario Negrita, así como Mishima, León Benavente y Triángulo de Amor Bizarro, en el escenario Coolway. Y os preguntaréis ¿por qué no nos cuenta nada de ellos?. La respuesta es sencilla, para nosotras era día laborable y tuvimos que llegar desde Barcelona.

les arts. dorian

Una pena perdernos como Dorian se encargaban de estrenar el escenario Heineken con su Diez años y un día, pero estas cosas pasan, son “cosas del directo” como se dice por ahí. Para nosotras, el festival comenzó un poco más tarde y coincidiendo con el concierto de Full en el Escenario Negrita, así que como llegábamos ávidas de música y la prensa entraba justo por allí ¿para qué esperar más? Nos quedamos con ellos mientras, en el escenario principal, Everything, Everything se encargaban de dejar a más de uno con la boca abierta, según nos contaron otros compañeros de prensa más tarde.

Pero dejemos a los británicos y hablemos de los sevillanos, que para eso les disfrutamos de primera mano. Cuando llegamos el concierto ya había empezado y observamos que eran muchos los seguidores de la banda que se habían acercado a verles y corear todas y cada una de las canciones. Como ya os hemos contado en anteriores crónicas, los conciertos de Full son famosos por sus momentos karaoke en temas como ‘Distintos’, ‘Mejor opción’ o ‘Adiós’, pero donde realmente se desata una especie de locura es en ‘Quiénes somos realmente’, un tema ubicado con inteligencia al final del setlist y donde todos, músicos y público, se vacían. En esta ocasión cerraron con ‘Atraco’ dejando claro que tienen un directo trabajado y muy logrado com­pa­randolo con el pro­pio disco, algo que nosotras valoramos mucho.

full. les arts

A medida que el concierto transcurría cada vez era más el público que se agolpaba en la zona para hacerse un hueco en el escenario Coolway y disfrutar a Second. En este concierto los murcianos dejaron una cosa clara, su propuesta os podrá gustar más o menos, pero lo que está claro es que son una apuesta segura: tienen un público fiel que aguarda en las primeras filas sin importar quien toque en los otros escenarios, un directo resolutivo y muchas de sus canciones son clásicos del indie patrio que son coreadas como si no hubiera mañana. El setlist elegido fue uno que podríamos llamar “festivalero de manual”, con temas tan bailables como ‘2502’, ‘Psicopático’, ‘Las Serpientes’ o ‘Autodestructivos’, aunque no podían faltar algunos temas más sentimentales para recuperar fuerzas como ‘N.A.D.A’ y ‘Rincón exquisito’, antes de despedirse con ‘Rodamos’ dejándonos sudorosos, con las gargantas cansadas y buenas vibraciones ¿qué más se puede pedir?

Lo que ocurrió a continuación fue curioso, la zona de los escenarios secundarios en la que hacía unos minutos no cabía ni un alfiler se quedó prácticamente vacía, así, en un momento. Supersubmarina, uno de los cabezas de cartel de la noche y considerado plato fuerte, iniciaba su concierto y, por lo visto, nadie se lo quería perder aunque a estas alturas no son una sorpresa para nadie. En mitad de la primera concentración importante de público ante el escenario Heineken los de Baeza se vinieron arriba, lo supieron aprovechar y se dedicaron a desgranar los temas más conocidos de sus tres trabajos. Un llenazo absoluto, donde temas como ‘Cientocero’, ‘Niebla’, ‘LN Granada’, ‘Viento de cara’ o ‘Arena y sal’ fueron coreados hasta dejar a más de uno afónico. En el escenario Negrita, mientras esto ocurría, Bigott cerraba cartel demostrando una serenidad y paciencia envidiables ante los múltiples problemas de sonido con los que tuvo que lidiar durante buena parte del concierto, problemas que dejaron su actuación deslucida.

Pasada la medianoche, The Wave Pictures subían al escenario Coolway para cerrar la programación del mismo. El trío inglés, aunque visitan tanto nuestro país que al final habrá que adoptarlos, derrochó fuerza, entusiasmo, riffs y maestría mientras hacían un breve repaso a su último disco, Great Big Flamingo Burning Moon. Pero estábamos en un festival y eso suele implicar dar un mayor peso a los temas de toda la vida y obviamente, The Wave Pictures no iban a ser la excepción. En seguida comenzaron a jugar las bazas seguras e hicieron sonar ‘Never Go Home Again’, ‘Spaghetti’ o ‘Little Surprise’. ¡Vaya directazo señoras y señores!

Del escenario Coolway al Heineken y tiro porque me toca, allí The Sounds ponían el cierre definitivo a la noche. Bailamos, cantamos y, porque no contarlo, envidiamos las piernas de Maja Ivarsson ¿dónde hay que firmar para llegar como ella a su edad?, pese a todo y aún teniendo en cuenta la sensación de subidón que todos sentimos cuando suenan temas como ‘In america’, ‘Tony The Beat’, ‘Push It’ o ‘Shake Shake Shake’, no fue su mejor concierto ni de lejos.

les arts . jero

Y así poníamos fin a los conciertos de la primera jornada que, para que engañarnos, se nos hizo corta. Pero si nos conocéis mínimamente sabréis que no nos fuimos a dormir ni mucho menos, aprovechamos la entrada gratuita que teníamos con nuestra pulsera y nos paseamos por una de las fiestas post festival, pero si eso, ya os cuentamos lo que pasó otro día 🙂

Sábado, 6 de junio
Nuevo triunfo del indie patrio: Llenazo de Lori Meyers

La jornada del sábado comenzaba de nuevo prontito, los encargados de dar el pistoletazo de salida a la tarde eran los locales Lyann en el escenario Negrita, después les seguirían De La Cruz y, en el escenario Coolway, Joan Miquel Oliver. Nosotras arrancábamos un poco más tarde con nuestro toledano favorito, Jero Romero era el encargado de abrir el escenario principal a las 17h y eso no nos lo íbamos a perder por mucho sol, calor o falta de sueño que sufriéramos.

Jero Romero abría el escenario Heineken arropado, como de costumbre, por Charlie Bautista, Nacho García, Alfonso Ferrer y Amable Rodríguez. Cinco músicos de altura por separado y que cuando tocan juntos se convierten en “Los Jero Romero”, pocas veces veréis a una banda tan conectada, sincronizada, entregada… verlos es maravilloso haga sol, llueva o truene… ¡este es un concierto que nadie debería haberse perdido!

IMG_4030

El concierto arrancó con algún que otro problema de sonido, algo que solventaron con relativa facilidad. A partir de entonces, el quinteto se vació por completo, regalando miradas cómplices, risas y sus ya famosos balanceos en los momentos estrictamente musicales donde vemos como cada vez se acercan más, formando un círculo, para acabar fundidos en un abrazo al final del concierto. El público también estuvo fantástico, arropando a la banda y coreando todos los temas, aunque como es habitual los correspondientes a su primer disco tuvieron mejor respuesta. Temas como ‘Fue hoy, ‘Cabeza de león’ u ‘Hombre mayor’, no pudieron sonar más auténticos y otros, como ‘Las leves’ o ‘Nadie te ha tocado’, pocas veces nos hicieron bailar tanto. Todo envuelto en la sonrisa perpetua que solo el exlíder de de The Sunday Drivers y los suyos son capaces de provocar.

Destaco la presencia de muchos niños entre el público de Jero, pero hubo una que destacó especialmente. En la primera fila se encontraba Luna, una menor a la que dedicaron ‘El Ventanal’ celebrando así que a este evento sí podían acudir menores ¡Bravo! Como os diríamos, pero después del concierto de Jero nos hubiéramos podido ir a dormir ¡y felices! Pero no, si algo nos habíamos propuesto es que volveríamos a cerrar el festival, eso sí, hoy no habría fiesta posterior. Es oficial, tenemos que aprender a dosificar, pero nos va a costar… ¡somos unas ansias! 🙂 Así que decidimos acercamos al escenario Coolway donde Carlos Sadness se encontraba presentando su Idea Salvaje desde hacía un ratito. Ante nuestra sorpresa eran muchos los que lo arropaban y empezaban a formar la atmósfera divertida que se suele crear en sus conciertos al ritmo de canciones que saben a verano como ‘Qué electricidad’ o ‘Miss Honolulu’.

les arts . izal. NEREA COLL photographyEl recinto durante Izal, foto de NEREA COLL photography

Lo que pasó a continuación en el recinto es algo que no voy a entender me lo explique quien me lo explique, prácticamente la totalidad de los asistentes se trasladó, si es que no estaban guardando sitio ya, al escenario Heineken con Izal. Pero tranquilos, somos algo haters pero no tanto como para no entender el revuelo mediático de la banda, yo misma he sido mecenas en sus discos pero me he desencantado. Lo que soy incapaz de entender es como con los terribles problemas de sonido que hubo, los ritmos extraños que Mikel decidió incorporar a las canciones y los cambios de setlist porque tenían instrumentos desafinados, como ellos mismo se encargaron de decir… la mayoría de los asistentes siguieron entregados, guardaron su sitio y lo dieron todo con temas como ‘Extraño regalo’, ‘Asuntos delicados’ o ‘La mujer de verde.

Obviamente, os habréis supuesto que una de las mejores decisiones que tomamos el sábado fue abandonar la zona VIP, volver al escenario Negrita y disfrutar de Nueva Vulcano. Los barceloneses han regresado en 2015, tras seis años sin publicar, y lo han hecho con un discazo, Novelería, bajo el brazo que sigue la misma línea que ya conocíamos: sonido potente, guitarras guerreras y una batería contundente como pocas. La novedad de su retorno es que la banda está mucho más alegre y habladora en directo de lo que nos tenían acostumbrados, eso hizo que el concierto se hiciera corto mientras prácticamente enlazaban hits míticos como ‘Te debo un baile’, ‘Dulce y Ácida’ o ‘El Ataque’.

les arts . vulcano

Las 21h se acercaban peligrosamente y cada vez eran más los que se agolpaban al fondo del recinto para ver como el F.C. Barcelona conseguía el triplete. Nosotras optamos por quedarnos viendo a los guipuzcoanos Delorean en el escenario Coolway, quienes sabedores de que competían con el fútbol salieron con la idea de hacer bailar al respetable que acudió a su encuentro. El público les tenía ganas así que se montó una buena, el resultado, un bolazo al ritmo de hitazos como ‘Deli’ o ‘Stay Close’, mientras de fondo se escuchaba como muchos vitoreaban los goles del Barça.

A continuación, nos dirigimos al escenario principal para disfrutar de Band of Skulls e inexplicablemente parecía que la fiebre futbolera también afectaría en el aforo, aunque nosotras preferimos pensar que en la poca afluencia de público tuvo que ver con el hecho de que había quien guardaba sitio para La Habitación Roja, por aquello de no liarnos a gorrazos porque ¿estábamos en un festival de música, verdad?. La realidad es que la afluencia, para ser un buen cabeza de cartel internacional, fue baja y muchos se perdieron el conciertazo que el trío de Southampton se marcó al ritmo de ‘Himalayan’, ‘Light of the morning’ o ‘Brothers and Sisters’. Fieros, contundentes, precisos, agresivos, oscuros… ¡Brutales!

Sentimos lo que vamos a decir a continuación, pero después de Band of skulls decidimos cenar y aguardar a los Lori Meyers (quienes coincidían en horario con Mourn). Pero no fuimos las únicas, se notaba en el ambiente que el plato fuerte de la noche estaba a punto de llegar y así fue, me atrevo a decir por las fotos que circulan por redes que prácticamente la totalidad de los asistentes se agolparon frente al escenario Heineken para dar rienda a una locura colectiva.

les arts . loriEl recinto durante Lori Meyers, foto de NEREA COLL photography

Los granadinos siempre han gozado de popularidad y han conseguido arrastrar masas, pero desde su resurgir en el SOS 4.8 me atrevo a decir que la expectación todavía es mayor, sabemos que vuelven a ser los Lori de antes, divertidos, bailongos, entregados y eso hay que disfrutarlo mientras dure. Ellos lo sabían, tenía la hora central y el escenario principal, así que no defraudaron y salieron a por todas con un setlist que apenas dejaba tiempo para descansar. Sonaron himnos de la altura de ‘Alta fidelidad’, ‘Luces de neón’, ‘Mi realidad’, ‘El tiempo pasará’, ‘Tokio ya no nos quiere’… y se despidieron con ‘Emborracharme’. Si hace unos meses me hubierais contado esto no me lo habría creído, pero Noni y los suyos vuelven a estar en lo más alto ¡y por muchos años más!

Agotadas y con la voz abandonada en alguna de las esquinas del palco nos dirigimos al escenario Coolway para presenciar como Is Tropical lo cerraba. Decepción absoluta. No sabemos qué les pasaba a los londinenses, pero les hemos visto en múltiples ocasiones y seguimos repitiendo, así que no entiéndenos ese concierto aburrido, falto de chispa y algo trasnochado. No vamos a hacer más comentarios.

Para acabar la noche tocaba elegir entre The Wombats y Toundra. Ahora hablemos en serio ¿me podéis decir algo que os ofrezcan los de Liverpool que no puedan aportar los madrileños? ¿no? Ya me parecía… como os habréis imaginado, SÍ, somos unas de esas “raras” que decidimos cerrar el festival en el escenario Negrita, el escenario pequeño, ante la demostración de entrega, concentración, disfrute y actitud de Toundra. La segunda mejor decisión de la noche. Este cuarteto es como el vino, mejora con los años y lo hace mucho más en directo, se muestran enérgicos y apasionado, sin necesidad de grandes luces ni estrambóticas proyecciones. Así da gusto acabar un festival. ¡Gracias!

toundra. les arts

En definitiva, grandes conciertos, gran organización, puntualidad británica, buen ambiente y gran acogida del público que disfrutó del que para nosotras ya se ha convertido, con solo una edición, en uno de los festivales con más potencial de la zona de levante.

¡Larga vida al Festival de Les Arts! ¡Nos vemos en 2016!
#SomosColectivo

———————————————————————————————————–

Y hasta aquí la parte estrictamente musical, pero ya nos conocéis… no solo hablamos de conciertos. A continuación exponemos todas las cosas positivas y por las que volveremos sin dudarlo a este festival el próximo año, pero también algunos puntos a mejorar, eso sí ¡ojalá todas las primeras ediciones fueran como esta!

Puntos fuertes

  • La ubicación

La Ciudad de las Artes y las Ciencias está construida de forma que permite un aforo elevado sin aglomeraciones, sin agobios y con buena visibilidad desde casi todas las zonas. Cierto es que al ser tan grande que el concierto podía quedaros lejos, pero los organizadores colocaron pantallas de alta calidad para que no os perdierais detalle de lo que pasaba sobre dicho escenario.

  • El cartel / Los artistas

Mucho se ha criticado estos días la elección de combinar artistas internacionales con nacionales consagrados y otros que comienzan a despuntar, y sobre todo la variedad de estilos que se observaba en el cartel. Personalmente, creo que en la variedad está el disfrute y que el cartel estaba equilibrado a la perfección.

La organización apostó fuerte y demostró valentía al incluir a bandas como Band of Skulls o Toundra. Ambas bandas de innegable calidad pero sin el tirón mediático de otras, pero lo equilibró con otras que garantizaban el impacto mediático como Izal y Supersubmarina. Esta decisión nos puede gustar más o menos, pero al final debéis entender que los festivales no se montan solo por amor al arte, tienen que resultar rentables o desaparecen y oye siempre podéis elegir no asistir, que yo sepa, ¡nadie os obliga a ello!

  • Zona de restauración

La zona de restauración o lo que es lo mismo el FOODIES MERKAT es de lo mejor que he visto en un festival. Emulando las ferias de alimentación que tanto se han puesto de moda, la opción gastronómica se puso en manos de 16 foodtrucks en la que había todo tipo de alimentos: italianos, mejicanos, mediterráneos, vegetarianos… ¡UNA MARAVILLA! Para que os hagáis una idea os dejo el enlace (aquí) que ya nos habían mostrado en la web y donde nos adelantaban algunas de las delicias con las que nos íbamos a encontrar. Destacamos la presencia de conocidos restaurantes de la ciudad, como Brassa de Mar, The Black Turtle, La Llorona… ¡exquisito!

El problema, dicha zona se encontraba bajo el Pont l’Assut de l’Or, junto a los baños y frente a los dos escenarios pequeños, así que en horas punta estaba totalmente abarrotada de público. Cierto es que también había alguna parada de comida junto al escenario principal, pero como aquí se encontraban la mayoría de los puestos la afluencia era mucho mayor. Esta zona debería ser más amplia en futuras ediciones, pero insisto, en los estrictamente alimenticio de 10.

  • Precios asequibles

Como en la mayoría de eventos de este tipo se tenían que comprar monedas del mismo, tockens. En esta ocasión, cada moneda del festival equivalía a 2€, esto implicaba: Cañas / refrescos / agua / Red Bull a 1 ticket (2€) y Cachis cerveza a 3 monedas (6€). Además, había una oferta hasta las 17h de 2×1 de cerveza en el recinto, sin duda como reclamo a la temprana hora y los afortunados de la zona VIP teníamos 2×1 de cerveza durante todo el festival.

  • Más que un festival

Los organizadores pretenden que el evento vaya más allá de lo meramente musical y por ello han ideado Les Arts PRO. Una alternativa que aparece como aperitivo el día previo al festival y que es un espacio de charlas con artistas e ilustradores, exposiciones, alimentación y, cómo no, actuaciones exclusivas. Por el auditorio LN3 de Las Naves pasaron el jueves varios artistas emergentes como Chlöe’s CluePausPolonioThee VertigosRainwood y Jupiter Lion.

La parte más artística se encontraba en Les Arts Market, en esta zona podías encontrar a los ilustradores del festival pintando un mural en directo el viernes, una rampa donde practicar skate de manos de Rustik Soul Boards, Caffè Latte gratuito cortesía de Kaiku, decorados donde sacar fotos de recuerdo, una pantalla el sábado para ver el partido… En definitiva, un lugar donde pasar un buen rato alejado de los escenarios, aunque no de la música.

Pero además, sabedores de que las 3 de la madrugada es una hora temprana para retirarse, también se nos proponían fiestas alternativas en diferentes salas de la ciudad post festival. Y os preguntaréis ¿eso no lo hacen todos? Pues sí, pero no con esta implicación, ya que en el mismo flyer que te entregaban con los horarios, ya te mostraban dichas fiestas y el que sería su contenido. Una gran ayuda para los festivaleros que nos desplazamos desde otras ciudades y que no conocemos Valencia en exceso.

Puntos a mejorar

  • El horario

Sabemos sobradamente que al ser un festival urbano, los horarios de cierre están limitados por legislación municipal y ahí no se puede hacer nada, pero ¿entonces por qué decides tener un cartel tan extenso? Consideramos injusto que artistas de la calidad de Mishima, Núria Graham o Joan Miquel Oliver, tuvieran que lidiar con las temperaturas de Valencia a las 15h, ¿nadie se ha dado cuenta que Caraben no puede ser más blanquito? Bromas aparte, como apreciación personal ¿sale rentable un concierto en el que hay más voluntarios y camareros que asistentes externos?

  • El sonido

En un festival pueden fallar muchas cosas, muchas… pero lo que es imperdonable son los errores técnicos relacionados con el sonido de los escenarios. Cierto es que en el escenario principal no hubo tantos problemas (ya os los hemos ido comentando en sus respectivos conciertos), pero en los dos pequeños la cosa fue diferente. El hecho de que el Escenario negrita estuviera orientado hacia la zona de restauración creaba una sensación de eco y distorsión, dependiendo de donde estuvieras, que deslucía las propuestas. Añadid a esto que en los escenarios secundarios se tomó una organización cuanto menos curiosa, mientras en uno se desarrollaba el concierto en el otro se probaba sonido ¿estamos locos? El resultado obviamente era nefasto durante los 10-15 minutos (dependiendo del grupo) en los que se probaba sonido.

  • Los aseos

Esto ya es un clásico de los festivales, colas interminables en los aseos. Señoras y señores, trabajo de esto y sé perfectamente cuál es la normativa respecto a los aseos en este tipo de eventos, pero les pregunto ¿tanto les cuesta sobredimensionar dicha cifra para que no se monten las colas dantescas que hemos visto estos días? Por si alguien no sabe de qué hablo, hay una cosa que se llama “Teoría de colas” y funciona a la perfección. Pero no os creáis que en las zonas VIP la situación era mucho mejor, aunque a favor de la organización diré que el sábado la cosa mejoró un poco al colocar urinarios para los chicos, pero las colas siguieron.

Pese a todo esto que os comento, todo tiene fácil solución y ojalá todas las primeras ediciones fueran así, me reitero en la forma con la que he acabado la parte estrictamente musical ¡LARGA VIDA AL FESTIVAL DE LES ARTS!

#SomosColectivo

Anuncios

3 Respuestas a “¡Larga vida al Festival de les Arts!

  1. Pingback: Nuestros imperdibles del Festival de les Arts | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Festival de Les Arts 2016 | Colectivo de Raro Propósito·

  3. Pingback: Festival de les Arts Vol.3 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s