Emergentes #35 – June´s Kaleidoscope

Hace unas semanas os hablábamos de ‘Secret Farewells’, el videoclip adelanto del próximo trabajo disco de June’s Kaleidoscope, podéis leer el post aquí. Pero ya nos conocéis, no nos podíamos quedar aquí, teníamos que profundizar más, sobretodo porque su EP debut, Soon You Will See (2012), fue comparado con artistas de la talla de Arcade Fire o Regina Spektor

¿Hemos despertado vuestra curiosidad? ¿Sí? Entonces seguid leyendo porque hemos decidido que June’s Kaleidoscope, el alter ego de Arantxa Iranzo, sea nuestra emergente durante los siguientes quince días. ¡Aquí va su entrevista! ¡Al lío!

Jane's Kaleidoscope

¿Quién es June y que hay en su Caleidoscopio?

June es quien Arantxa quiere llegar a ser. El yo musical que, como el horizonte, es una línea imaginaria que se aleja según la persigas. Una parte muy personal que es imposible esconder y que (espero) acabe perdurando muchos años, dejando un trazo detrás lleno de canciones que no sólo sorprendan a la otra versión de sí misma, Arantxa, sino a tantos pueda tocar. En ese caleidoscopio que mira a contraluz un día de mucho sol se transforma su propia vida, con música que siempre lo envuelve todo y le da el color que necesita.

¿Cómo recuerdas ese momento en el que decides emprender tu propio camino artístico? ¿Crees que de no haber quedado finalista en el “Hard Rock Cafe – The rising of Bands” hubieses continuado con tu aventura musical?

Escucho canciones desde que me levanto, mientras me lavo los dientes, hasta que me acuesto y repito el mismo ritual. Me mantiene más viva aún si cabe, me es imposible no llenar un día sin tener ganas de escuchar algo. Imaginar mis propios temas y después crearlos me empezó a enganchar. La música la tengo presente a diario desde niña. Iba para pianista de clásico, pero esta vida me llamaba más la atención, la de cantautora. Descubrí mi mayor vocación el año que acabé la carrera, y le di pie yéndome lejos.

Hubiera continuado, claro que sí. Si no hubiera sido el Hard Rock Café habría sido otra opción, igual más pequeña, igual diferente. Yo siempre confié en que, con las ganas, llegaría a alguna parte. Y aún sigo confiando en esa idea, porque queda mucho por hacer para seguir creando más música y que le llegue a la gente. Me entusiasma ese futuro.

¿Es más fácil para un músico salir adelante fuera de nuestras fronteras?

No lo sé, en realidad. En el 2011, cuando yo me marché, ya iban aflorando y creciendo muchas bandas en España que ofrecían música independiente y en habla no española, y a los que no les iba nada mal empezando desde 0 desde casa. Irse fuera a trabajar en tu proyecto quizá te haga llegar a más gente y a más público diverso, más acostumbrado a eclecticismos. Si me hubiera quedado en Valencia habría existido otra vía de escape. La cuestión es dónde ves más opciones para ti. En ese momento yo creí que como aventura, la escena musical londinense me aportaría mucho, y así fue. De todos modos, pese a que cada país defiende mucho su “producto nacional”, bien es cierto que en focos tan importantes como el británico o el estadounidense, las oportunidades se multiplican y con suerte, puedes llegar a tocar tus propósitos con mucho esfuerzo y tocando mucho antes en todas partes. Creo que eso es lo más importante, estés donde estés. Hay que tocar infinidad de puertas.

Ahora estás en España preparando nuevo disco. ¿Puedes avanzarnos algo de este segundo trabajo? Cuando sale, en que formatos…

Todavía no puedo responder a eso cien por cien. ¡Ojalá! Después del verano iré adelantando cosas. Las demos están casi listas.

¿Qué vamos a descubrir en él que no encontremos en Soon you will see (2012)?

Innovación, letras más comprometidas. Desparpajo, gritos de ansia y algún disgusto, finalmente gritos de alegría. Será otro viaje con paradas, unido al crecimiento personal en un país extranjero, con fases que chocarán unas con otras, pero será fácil para quien lo escuche discernir porqué está escrito así y no de otra manera. Y sobretodo, adónde se ha llegado a través de esos momentos “terapéuticos” y catárticos. El nuevo disco son los cambios. Un mundo que de repente te mira de frente con otros ojos, y ojalá que sea así cada cierto tiempo.

¿Tienes preparada alguna colaboración especial?

¡De momento no! Pero me acabas de dar ideas…

Hemos escuchado ya el primer adelanto, ‘Secret farewells’. ¿Lo  que vamos a encontrar en el álbum va en esa línea o habrá sorpresas?

Afortunadamente (o no, según para quién!), no todas las canciones tendrán una raíz triste y nostálgica como Secret Farewells. Habrá muchas sorpresas, el álbum tiene canciones que pueden tomarse de un modo u otro, según cómo se entiendan en el momento en que se oyen. Lo mismo que al escribirlas. Es un trabajo poliédrico, y me he guiado a base de muchas corrientes para armarlo.

El single viene acompañado de un precioso vídeo rodado en Irlanda. ¿De dónde surge la idea de filmar allí? ¿Pasaste mucho frío? 😉

Escribí otra canción que también va incluida en el disco, y al acabarla pensé: “Madre mía, qué bien le iría un paisaje de isla gris a este tema, se explotaría el doble con un vídeo allí.” Creyendo que un ambiente irreal y vacío, alejado de distracciones y factores que no incluyeran más que una naturaleza tan abrumadora como la de una isla del norte (como Islandia, o las islas Lofoten, en Noruega, puestos a idealizarlo). Tuvimos que bajar el listón, claro. Y un día, sin venir a cuento, probé los primeros acordes de Secret Farewells y desarrollé una canción nueva esa misma tarde. Intercambié una canción por otra porque creí que la segunda expresaba lo que quería decir mejor. Irlanda salió elegida, tenía tantas ganas de conocerla que me estudié toda su costa en el Oeste para encontrar los mejores escenarios. Pero era difícil decantarse por varios…Son todos una maravilla, una preciosidad.

Grabar en Irlanda es helarse de frío si grabas bajo la lluvia cada día con un vestido con mangas transparentes. Únele el viento y pelo mojado que se te pega a la piel, y pies encharcados, y seguramente creerás que cogerás el mayor resfriado de tu vida, pero no fue así. Estando más en la costa se notaba más, claro. El resto del tiempo no hacía un frío excesivamente siberiano…Igualmente, ¡no lo pasamos demasiado bien calándonos al máximo! Había que parar cada rato para descansar del frío, y Silvia (la autora del vídeo) tenía que ingeniárselas para que su cámara no se estropease y nos volviéramos a casa con las manos vacías.

¿Hay alguna fecha cerrada para la presentación en directo del nuevo disco o proyecto de gira?

La presentación del nuevo disco aún tardará un poco en llegar, de momento no hay una específica. Sí que hay proyecto de gira el próximo otoño-invierno. Por lo pronto, en unos días nos espera a mí y a la banda un reto grande, telonear a The Cat Empire (Australia) en Valencia, una de sus tres fechas únicas en España este verano.

¿Qué diferencias encuentras entre la escena musical española y la londinense? ¿Crees que “nuestros” grupos debería salir más a tocar fuera?

En la londinense, por experiencia o por cultura, la gente está más acostumbrada a cosas raras. Con eso me refiero a toda clase de estilos y vertientes que se mezclan entre sí, y de repente nacen nuevos artistas a veces inclasificables. Ahí radica su popularidad, en la novedad, pero sobretodo, en el Reino Unido, musicalmente hablando ha sido siempre muy rico. Su historia musical está llena de visionarios que han cambiado la historia de la música, valga la redundancia, en muchos aspectos. En España eso no ha ocurrido. Como decía, es cuestión de cultura, supongo. Tenemos riqueza en tantas otras cosas. Pero en la música muchos se han parecido demasiado a los otros, no hemos innovado tanto en comparación. Ahora eso cambia al fin. Esta generación de artistas ofrece mucha inspiración, ya parece que nos vamos animando. Yo creo que si se puede, cualquier artista debería probar de todo y a lo mejor se sorprendían con con el recibimiento  que pudiera haber con su música en otros países. Fíjate en las Hinds. Causando furor en todas partes y tocando en los mejores escenarios de Europa.

Hablando un poquito de todo, ¿Cómo ves el panorama musical actualmente? La escena musical sobrevive pese al maltrato que recibe desde las instituciones. ¿Cómo os afecta eso a los músicos?

Creo que todos luchamos como podemos para hacer que nuestra música llegue a la gente. Somos positivos, y persistimos, pese a no recibir apenas nada. Es de lo más difícil querer vivir de esto, pero es tan bonito que no queremos dar el brazo a torcer. Siempre me lo dicen, la clave está en no rendirse. Es triste ver cómo muchas bandas buenas han ido desistiendo por falta de fondos, siéndoles imposible lograr un alcance. También es triste ver cómo tantos compañeros míos músicos de clásica llenan las orquestas del extranjero y aquí no se les da oportunidad. Lo que gana aquí un músico de clásica es de risa, ridículo, y denigrante. Deberían también invertir más dinero en los conservatorios, en profesores cualificados de verdad y menos enchufismos. La enseñanza en muchos de ellos es alarmante de lo mal organizada que está, sales de los conservatorios preguntándote a ti mismo si realmente has aprendido algo que valga la pena. Has de ser muy cuidadoso para que tu formación dé buenos frutos. La respuesta está por tierra, mar y aire. Vamos, que la opción más socorrida es irte de aquí si quieres que se respete un poco tu trabajo como músico.

Algo que también me desilusiona bastante es la forma en que en España se dan oportunidades a las bandas emergentes para tocar en festivales, darse a conocer, etc: Mediante el voto masivo. Finalmente son competiciones humanas, sé que hay muchos participantes, pero debería primar más la cualidad del artista que un número de votos que desborde. En mi caso, siendo solista, participar en estos concursos es un error, no puedes hacer frente a una ola masiva de apoyo si sólo cuentas contigo misma para movilizar a los fans. No me parece ni lógico ni ético elegir a un artista mediante esta estrategia. Tenemos que escuchar más la música por lo que es, no por un número de likes estratosférico: Tanto tienes, tanto vales. Es un error que se nos defina a los músicos por eso.  Las cosas están complicadas, no hay término medio… Las redes sociales significan todo hoy día.

Se te ha calificado como la Norah Jones española, ¿Cómo llevas las comparaciones? ¿Alguna te ha sorprendido o disgustado en especial?

A mí me gustan, son una forma de dejar entrever de dónde vienes. Así la gente puede guiarse más y conocerte mejor, o quizá interesarse más por ti al ver que hay dos figuras similares. En las Finales del Hard Rock Café, recuerdo que el mismo jurado que me comparó con Elliott Smith y con mucha influencia Beatle, también dijo delante de toda la sala que le recordaba a la princesa Beatriz de York. Ahora me río, pero en el momento me sentó fatal…

¿Qué piensas de los “productos” musicales que venden discos como churros? ¿Crees que son de alguna manera positivos para la música o solo para la industria?

Bueno, hay mucha gente y con muchos gustos dispares, se les ha de respetar en cualquier caso y no degradar a quien escuche esto o lo otro. Bien es cierto que en España hay sobretodo mucho producto que no ofrece nada especialmente innovador, música fácil, que rotundamente es sólo buena para la industria. Eso siempre cabrea. Gente que se haga llamar “artista” cuando no sabe nada de música ni lo que representa. Pocos artistas que valgan la pena han firmado con grandes discográficas en España. Nos mantenemos más en la esfera independiente, y pese a todo funciona, más o menos. Tampoco la industria discográfica anda muy fina últimamente… Ya se sabe, casi no se venden discos estos años. Lo importante es cuánta gente venga a tus conciertos, el ruido mediático. Fíjate en Kanye West. Despotricando siempre contra músicos que a su juicio no son lo bastante mainstream, porque por inercia así funciona. Cogiendo una rabieta y ridiculizando a Beck en público en los Grammy por llevarse el premio al mejor disco porque quería que fuese Beyoncé . O actuando en el mejor escenario del mayor festival del mundo hace unos días, haciendo un karaoke con Bohemian Rapshody, de Queen. Algo falla con los bookers de Glastonbury…

En el Colectivo nos gusta terminar nuestras entrevistas pidiéndoos que soñéis en alto. ¿Cuál es el sueño de Arantxa?

Me gustaría una colaboración con el maravilloso Benjamin Clementine. Me encantaría que George Harrison aún estuviese  vivo y pudiese enviarle como regalo tributo mi canción Beatles Songs, especialmente a él. Me encantaría tocar a medias You and me are gone con Jamie Cullum en un concierto en el Southbank Centre, de Londres. Sobretodo sueño con dar la vuelta al mundo veinte veces y hacer música tan buena como la de todos ellos juntos.

junes destacada slide

Podéis seguir a June’s Kaleidoscope en sus redes sociales:

WebFacebookTwitter

#SomosColectivo

Anuncios

2 Respuestas a “Emergentes #35 – June´s Kaleidoscope

  1. Pingback: Victoria Festival en el Teatro Barceló de Madrid | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Victoria Festival en el Teatro Barceló de Madrid | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s