Crónica de la 1ª jornada del Sonorama Ribera 2015

¡Buenos días amiguitos de raro propósito!

¿Cómo lleváis el periplo festivalero? Nosotras nos encontramos inmersas en plena depresión post Sonorama, la segunda peor depresión post festivalera del año y no es para menos, porque después de disfrutar 4 días llenos de música, 7 escenarios por los que han pasado más de 100 artistas y las increíbles plazas de nuestro pueblo, tenemos la sensación de que estamos incompletas. Sí, habéis leído bien, Aranda de Duero se ha convertido en el pueblo de muchos festivaleros de ciudad, ese sitio al que acudimos en pleno verano, sin importar el calor del día, el frío de la noche o las duchas heladas del camping… ese sitio del que somos adictas y al que volvemos año tras año con nuestra tienda a la espalda para colocarla junto a nuestros amiguis, rodeándolas con guirnaldas y creando urbanizaciones de diversión.

En esta nueva edición, el Sonorama, nuestro Sonorama ha crecido, se ha hecho mayor de edad y ha vuelto a demostrar que es algo más que un festival. Es lo más parecido a unas fiestas patronales, no solo porque la programación de día se reparte entre las diferentes plazas del pueblo, también porque, como he leído por ahí, el público del Sonorama es lo más parecido a una familia. Eso sí, una familia algo disfuncional donde todos los miembros queremos disfrutar al máximo de la experiencia dejado en un segundo plano las horas de sueño, desayunando pincho de tortilla todos los días y gastando todas las reservas de cachis de la península, porque en Aranda ¡hasta las croquetas se sirven en cachis!

Pero ya paramos de melancolía, porque sino al final vamos a empezar a repetirnos y sabemos que vosotros lo que queréis es saber que tal ha ido y cuáles son los conciertos que destacamos, así que vamos con la crónica de estos días. Eso sí, en breve os contaremos la experiencia alternativa en nuestra crónica de raro propósito, esa en la que los conciertos no son lo más importante y avisamos ¡la de este año promete! 🙂

sonorama_escenario

Cielo amenazante sobre el Sonorama. Fotografía de Diego Santamaria

 

Miércoles 12 de agosto del 2015
Fiesta de disfraces y conciertos sorpresa

Esta 18ª edición arrancaba volviendo a utilizar la carta de la fiesta de disfraces de hace dos años, por suerte tuvo la misma aceptación, pero no fue tan accidentada. Tras colocar nuestras tiendas, saludar a nuestros amigos y ponernos nuestro disfraz, dábamos por inaugurado nuestro Sonorama con la actuación de Aerolíneas Ferederales (cosas de los viajes largos, no pudimos disfrutar ni de Jimmy Barnatán ni de Club del Río). La banda nos hizo disfrutar de sus temas más famosos y nos demostró por qué era una de las bandas más reconocidas de la mítica “Movida”.

sonorama_disfraces

Ganadores y Jurado de la Fiesta de disfraces. Fotografía de Rodrigo Mena

Pero ahí no quedaba la cosa, porque para finalizar la noche, Correos se subían por sorpresa al escenario para deleitarnos con un concierto en el que tocaron sus temas más conocidos y tuvieron tiempo para versionar a artistas como La Habitación Roja y Sergio Dalma, que nos dejó un muy coreado ‘Bailar Pegados’. ¡Viva el Sonorama!

Jueves 13 de agosto del 2015
1ª jornada del Sonorama

¿Sabéis cuál es el problema principal de darlo todo en la primera noche? Que el madrugón del segundo día nos costó más de lo normal y cuando nos quisimos dar cuenta nos estábamos perdiendo el concierto de Los Nastys en la Plaza del Trigo. Sí, sé que no tenemos perdón y es que es inconcebible perderse el directo de esta banda pero para cuando llegamos a la mítica plaza, Nunatak estaba con sus últimos temas. La actuación que sí disfrutamos fue la de Analogic, que con su Instinto Animal pusieron la Plaza del Trigo patas arriba. Ritmos bailables, letras pegadizas y buen rollo son los tres pilares que describen a esta banda, y sin duda todo el público disfrutó muchísimo de la actuación de los murcianos. No los perdáis de vista.

Plaza(Rodrigo_Mena_Ruiz)

Plaza del Trigo. Fotografía de Rodrigo Mena Ruíz

Nuestra entrada al recinto fue un poco más accidentada de lo esperado, estuvimos esperando la llegada del comando Barcelona y tras recolocarlas en nuestra urbanización de la diversión del camping procedimos a dirigirnos al recinto. Y así es como empezó nuestro festival, escuchando a Toundra, desde la cola para recoger las acreditaciones, uno de esos dramas de la época moderna, qué le vamos a hacer.

La primera actuación que disfrutamos entera fue la de Tulsa en el Escenario Burgos Origen y Destino, bajo un cielo totalmente encapotado y amenazador, de hecho durante unos minutos llegaron a caer unas gotas que despertaron cierta histeria, pero en seguida la cosa se tranquilizó y pudimos disfrutar del concierto sin incidencias. Miren Iza, subió al escenario acompañada por Javier Carrasco (Rusos Blancos), Martín Perarnau (Mucho) y Ramiro Nieto (The Right Ons), para presentar su Calma chica (Gran Derby Records, 2015) y demostrar que el coqueteo entre ese pop suave, al que nos tenía acostumbrados, con sintetizadores y teclados no ha podido resultar más acertada ni dar mejores frutos.

sonorama_tulsa

Tulsa. Fotografía de Kike Oquillas

Cuando todavía no se había acabado este concierto ya nos dirigíamos al Escenario Castilla y León para coger sitio, creo que es necesario que os cuente una cosa para que entendáis esta reacción. Cuando Australian Blonde estaban en la cresta de su éxito por aquí éramos adolescentes, nos encantaban y ya se sabe que todo lo que te llega en esa época siempre lo recuerdas con especial cariño, por eso no queríamos perdernos esta nueva reunión. Con  Francisco Nixon y Paco Loco a la cabeza, nos teletransportamos a los 90s con hits de la talla de ‘Kill me’, ‘Cosmic’ o el esperadísimo ‘Chup chup’. ¡Gracias Sonorama por este elixir de la juventud en forma de concierto!

A continuación tendría lugar uno de los platos fuertes de la noche, al igual que el pasado año el festival daría un giro de 180º con el homenaje a Enrique Morente, “Morente Vive!”. Este se inició con el Escenario Ribera del Duero sumido en penumbra y con Estrella Morente acompañada de su cuadro flamenco, más tarde se uniría Soleá Morente y finalmente, Los Evangelistas recordando también la época del Omega. No os vamos a engañar, todo lo que presenciamos sobre el escenario nos pareció muy bonito, intenso y en algunos momentos como en ‘Donde pones el alma’, se nos erizó la piel, pero somos del norte y hay determinados sentimientos que no alcanzamos a entender. Por ello y sin ánimo de desmerecer el espectáculo que presenciamos hemos de confesar que se nos hizo algo largo (quizás también porque se pasaron de la hora).

sonorama_morente

Morente Vive!. Fotografía de Jacobo Revenga

Los Toreros Muertos en el Escenario Castilla y León, disfrazados y con una esperpéntica puesta en escena, en ocasiones nos recordó a una comparsa de los mismísimos carnavales de Cádiz, fueron los encargados de rebajar el nivel de emoción que todavía flotaba en el ambiente. Y supieron hacerlo a golpe de humor con algunos de los clásicos de Pablo Carbonell como ‘Yo no me llamo Javier’, ‘Mi agüita amarilla’ o ‘Manolito’. Sabemos que muchos de vosotros después os dirigisteis al escenario principal para presenciar el espectáculo “Diez noches y un día” de Dorian, una propuesta en la que hacen un repaso por sus temas más exitosos acompañándose con un cuarteto de cuerda. Nosotras, en cambio, nos dirigimos hacía el concierto de The Parrots, uno de los grupos que llevábamos toda la semana recomendando y que son sinónimo de bailoteos asegurados. Presencia, actitud y arrogancia son los tres adjetivos que mejor definen este concierto en el que se hicieron acompañar por Los Nastys, quienes dejaron patente que todavía seguían con el subidón de la Plaza del Trigo en su cuerpo. Una pena que debido a lo retrasos que estaban sufriendo los escenarios principales solo pudiéramos escuchar los últimos temas.

sonorama_dinero

Dinero. Fotografía de Rodrigo Mena Ruíz

Nos volvemos a cruzar el recinto al trote, esta vez para disfrutar en el Escenario Castilla y León de los esperadísimos Dinero. Hacía varios años que los madrileños no pisaban el Sonorama y creo que todos deseábamos que volvieran para volvernos a hacer vibrar con su música, sobretodo porque todavía no habían presentado a su nuevo bajista ni su nuevo disco, DNR, en Aranda. Ellos también tenían ganas de volver y aunque el sonido no fue lo mejor del concierto, demostraron una vez más que son una de las bandas de rock en castellano más potentes y vivimos una explosión de guitarras y fuerza.

Exhaustas y con una sonrisa de oreja a oreja, nos dirigíamos al escenario principal donde La habitación roja, quienes llevan todo el verano paseándose por innumerables festivales, tenían preparado un repertorio de grandes éxitos con motivo de su vigésimo aniversario como banda. Con la lección bien aprendida y a sabiendas de las buenas críticas obtenidas previamente, repitieron un repertorio lleno de singles por cronología inversa en el que no faltaron ‘Ayer’, ‘El eje del mal’, ‘Voy a hacerte recordar’, ‘Indestructibles’ o, la que cerró el concierto, ‘La moneda en el aire’.

sonorama_LHR

La habitación roja. Fotografía de Kike Oquillas

El último gran concierto de la noche tenía lugar en el Escenario Castilla y León de la mano de Monarchy. Una lástima que los londinenses parecieran estar más cansados que nosotras y estuvieron más contenidos y suaves que en otras ocasiones, aun así bailamos como si no hubiera mañana con ‘The Phoenix alive’, ‘Maybe I’m crazy’ y ‘Living without you’, nuestros temas favoritos de la banda.

El fin de fiesta corrió a cargo de La Movida Madrilona y Vincent Valera DJ, quienes nos hicieron bailar y perder la dignidad a base de temazos hasta que el cuerpo de seguridad del festival nos invitó a abandonar el recinto con sus luces giratorias y balizas.

Sabemos que nos hemos dejado muchas grandes bandas por comentar, pero oigan o nos dan una máquina del tiempo o no podemos llegar a todo y menos con una sola persona acreditada. En definitiva, una primera jornada fantástica a la par de agotadora y eso que entramos al recinto pensando que iba a ser el día más tranquilo de los tres ¡mira que nos gusta autoengañarnos!

#SomosColectivo

¿Queréis seguir leyendo sobre el Sonorama Ribera 2015? Podéis hacerlo en estos posts:

  • Crónica 2ª jornada del Sonorama en la que hablamos de Arizona Baby, Belize, Durango 14, Full, Jacobo Serra, Jero Romero, Joe Crepúsculo, La habitación roja, La M.O.D.A., La suite bizarre, Mi Capitán, Supersubmarina y The Royal Concept
  • Crónica 3ª jornada del Sonorama en la que hablamos de Aloha Carmona, Rufus T Firefly, Señores, Sidonie, Tórtel, Vetusta Morla, Xoel López y Zahara

PD: Todas las fotografías han sido extraídas del Flickr oficial del Sonorama, cosas de no tener fotógrafa oficial en el festival. Podéis ver más aquí.

Anuncios

4 Respuestas a “Crónica de la 1ª jornada del Sonorama Ribera 2015

  1. Pingback: Crónica de la 3ª jornada del Sonorama Ribera 2015 | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Crónica de la 2ª jornada del Sonorama Ribera 2015 | Colectivo de Raro Propósito·

  3. Pingback: Sonorama de raro propósito | Colectivo de Raro Propósito·

  4. Pingback: Sonorama Ribera 2016 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s