Adiós Bowie, ¡feliz vuelta a las estrellas!

Cuando todavía me encontraba sumergida en la euforia de la vuelta del Duque Blanco con su Blackstar y aún me debatía internamente entre si el videoclip de “Lazarus” me gustaba o me daba miedo, llegó la nefasta noticia: Bowie nos dejaba a la temprana edad de 69 años, tras perder la batalla contra el cáncer que duraba 18 meses. Os voy a ser sincera, lo leí en twitter a las 7.30h y me negué a creerlo hasta dos horas después. No podía ser verdad, no quería creer que ese cuerpo consumido que aparecía en “Lazarus” fuera real… pero finalmente tuve que asumirlo. David Bowie nos dejaba y lo hacía demasiado pronto a modo de chaparrón sobre un mundo que, poco a poco, se va quedando huérfano de grandes artistas.

Durante los próximos días serán muchos los que llorarán su ausencia y hablarán de él en redes, creo que esta es la única ocasión en la que todos lo harán de verdad y no solo porque sea lo que toca. A diferencia de otros, en su caso no importaba que fueras uno de sus fieles o no, él verdaderamente ha entrado de una forma u otra en nuestras vidas, ya sea como músico (“Heroes”, “Let’s Dance”, “Ashes to ashes”, “Life on mars?” o “Starman” forman parte del cancionero popular), como icono de moda o como actor (ha hecho muchas películas, pero ¿qué niño de los ochenta no le recuerda en “Dentro del laberinto”?).

Bowie ha emprendido hoy su particular viaje a las estrellas haciendo que nos preguntemos ¿y ahora qué? La realidad es que la historia de la música del siglo XX no se puede entender sin él. Hay muchas bandas/artistas capaces de transmitir, pero me atrevo a decir que nadie será nunca capaz de reemplazarle por su complejidad, por su capacidad de reinventarse y experimentar, por su carisma. Él fue quien nos enseñó que no hay que temer nada, que podemos hacer lo que queramos, que no pasa nada si un hombre se maquilla o viste tacones, que se puede bajar volando de una araña de cristal, que podemos ser héroes aunque solo sea por un día… pero sobretodo, nos mostró nuevos mundos, dió alas a nuestra imaginación e hizo una obra de arte todo lo que tocó. De hecho, incluso ha sido capaz de convertir en obra de arte su ausencia. El sábado hablaba con un amigo sobre lo que había sentido al ver “Lazarus”. Al ver como la agonía/locura se representaba frente a la vida sentí miedo y él me contestó “ten miedo, porque nos está diciendo adiós“. Por supuesto, nosotros hablábamos de una despedida de la música, pero ahora que Tony Visconti ha dicho eso de “Hizo Blackstar para nosotros, es su regalo de partida“, me planteo lo que este vídeo y disco significan. Veo su despedida en frases como “I’ve got scars than can’t be seen”, “I’m dying to” y no puedo hacer otra cosa que estremecerme.

En definitiva, como ya dije esta mañana, el mundo ahora es un lugar más triste, más gris y mucho más previsible. Descansa en Marte, en las estrellas o donde quiera que estés, nosotros te seguiremos recordando ¡Gracias por tanto!

#SomosColectivo

Anuncios

2 Respuestas a “Adiós Bowie, ¡feliz vuelta a las estrellas!

  1. Pingback: Informe Semanal #68 | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: David Bowie Tribute Show – 10 enero Razz, BCN | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s