Entrevista a The Good Company: “Es en Walden Year donde canciones, sonidos y textos se han entrelazado mejor”

Hace unas semanas publicábamos la reseña de Walden Year, el fantástico tercer álbum de The Good Company que se convirtió en uno de nuestros discos favoritos desde la primera escucha. Los maravillosos arreglos de metal y voces mezclados con rock, elegante pop y hasta sonidos tribales hacen de la escucha de Walden Year un festín para el sentido del oído y, como es de entender,  nos lanzamos a la escucha sus anteriores trabajos, 28 y Dearland, que aún siendo diferentes en cuanto a concepto y sonido, hicieron que nos engancharamos más todavía a esta banda canaria.

Como es sabido, cuando se quiere saber algo con certeza y veracidad, lo mejor es ir directamente a la fuente y eso es lo que hemos hecho nosotras. Con motivo de la publicación de Walden Year y de su gira presentación que les llevará los días 7, 8 y 9 de abril por Galicia y Asturias, hemos planteado nuestras preguntas a Víctor Ordóñez, vocalista de la banda, y nos ha contado muchas cosas a cual más interesantes. Aquí tenéis nuestra entrevista a The Good Company.

TheGoodCompany1

Vuestra particular “empresa” tiene sus orígenes entre Barcelona, Madrid y Gran Canaria. Casualidad, destino… ¿Cómo nació The Good Company?

Yo soy de Gran Canaria, y estaba en ese período de tu vida en el que necesitas irte lejos de casa, y fue en Barcelona donde se fundó el grupo. De forma paralela yo ya estaba grabando el primer álbum del proyecto, “28” y el grupo resultó ser una mezcla de gente que te encuentras en el camino por casualidades y amigos músicos de la isla. Los periodos de Madrid y Barcelona sirvieron para moldear al grupo y estar bajo la exposición de mucha vida cultural además de otras vorágines.

Hace algo menos de dos meses que publicasteis vuestro último trabajo Walden Year, un disco que, después de 28 y Dearland, considero que es la natural evolución en la línea de vuestro sonido ¿Lo sentís vosotros así?

Desde luego lo vemos así también. Como no puede ser de otro modo, fuimos aprendiendo el oficio del estudio y del directo a medida que íbamos publicando álbumes, y es en Walden Year donde las canciones, los sonidos y los textos se han entrelazado mejor. Y es también donde empezamos a sentirnos con una voz distinta. Lo bonito es que queda por delante algo de margen para profundizar en algunas sonoridades y conceptos, pero Walden es el primer álbum donde está todo lo que queríamos decir como banda.

Para que Walden Year fuese una realidad fueron necesario tres años de trabajo ¿A qué fue debido?

A pesar de que compusimos estas canciones bastante rápido, yo diría que 6 meses, decidimos poner un freno y dar unos pasos hacia un lado para ver lo que teníamos y empezar de cero a trabajar los sonidos y los arreglos. A lo mejor, el que estuviera basado en una obra literaria y en una experiencia muy concreta nos hizo salirnos de nuestras costumbres y profundizar algo más, no lo sé. Lo cierto es que mientras mezclábamos ya el disco aún seguíamos jugando con arreglos, yendo hacia delante y atrás. Fue bastante natural que fuera así y los 3 años se fueron volando.

Financiasteis la publicación de Walden Year por medio de una exitosa campaña de crowdfunding. Hay bandas y artistas que consideran que es una forma de financiación laboriosa que requiere mucha implicación y esfuerzo ¿Cómo ha sido para vosotros la experiencia?

El crowdfunding es definitivamente un esfuerzo, un trabajo más que tienes que hacer si quieres canalizar el apoyo que tus seguidores te podrían dar, pero que no viene solo, hay que estar cerca de ellos y trabajar las campañas. Pero es la opción más sana para un grupo hoy en día, sobre todo porque realmente es una pre-compra de un álbum, una idea que ya emplean los grandes grupos con el pre-order, sólo que ellos lo hacen a 15/30 días del lanzamiento y nosotros un año antes. Pero se aprende mucho de cómo funciona la relación entre tú y tus posibles seguidores y para nosotros fue muy bonito hacer eventos, videos y compartir ratos con la gente que nos apoyó.

Walden Year tiene como inspiración las vivencias de H. David Thoreau provocadas por la soledad y la naturaleza y que narró en su libro “Walden” ¿Es simplemente inspiración literaria o también responde a vuestra visión personal de la vida y el mundo?

Walden conecta muy poderosamente con una idea de ver la vida, la natural y paralelamente la nuestra dentro de la natural como una forma más de vida. Thoreau nos recuerda cosas esenciales como lo prodigioso que sucede en cada momento, constantemente en la naturaleza, y que venimos y volvemos de ella por mucho que nos empeñemos en aglutinarnos como idiotas en 50 kilométros cuadrados de hormigón. Es difícil no leer Walden y sentirse contagiado y afectado positivamente de todo eso. Así que nuestro disco es nuestra pequeña aportación a ese ideal mientras seguimos aquí en el hormigón.

Insistiendo de nuevo en la comparativa de Walden Year con vuestros anteriores trabajos, pareciera como si quisierais alejaros del sonido más clásico del rock, pop o blues. Introducís arreglos más “clásicos” de metal y piano, los arreglos vocales están muy cuidados como si fuesen un instrumento más, los temas ganan en riqueza de sonora ….. ¿Es premeditado o se hacía necesario debido a la esencia conceptual del disco?

Sí que quisimos alejarnos de la estética rock, y de las guitarras, baterías y demás que imaginas en ese contexto rock. Con estas canciones queríamos lograr esa sacudida y ese ritmo que tienen los discos de ese género pero sin tocar los palos obvios. Así que experimentamos bastante para al final lograr un pequeño toque diferente, porque nunca llegas a alejarte demasiado. Por ejemplo metimos muchas más voces de lo habitual, porque al final la voz es lo que más conecta con otra persona, y lo que más te conecta contigo mismo y en eso sí que pensamos que iba bien con la temática de Walden Year.

De nuevo contáis con Lucca Petrica , después de la experiencia con él en la coproducción de Dearland ¿De qué forma ha influido en la grabación de Walden Year la experiencia adquirida?

Luca Petrica co-produjo nuestro anterior álbum y desde entonces se ha mantenido cerca nuestra escuchando nuestros avances y dándonos feedback de todo. Él es un productor que tiene el lado instintivo y el técnico a la vez lo cual fue muy útil de cara a este disco. Grabamos las bases rítmicas en sus estudios Reno de Madrid, y como esta vez produje yo el álbum me basé mucho en lo que aprendí de Dearland. Una vez terminado el disco nos dijo: “Ahora sí, muy bien”. Y con eso ya nos quedamos tranquilos.

También habéis contado con la colaboración de Carlos Sosa (Fuel Fandango) y Fernando Boix (Pollock) ¿Cómo surgieron estas colaboraciones?

Carlos es amigo y compañero desde hace muchos años, y viene del mundo de la percusión, así que me pareció una buena idea que pusiera una capa sobre todo al álbum con percusiones y todo tipo de ruidos, que enganchaba de nuevo muy bien con el mundo Walden. Su trabajo en el disco es fantástico y ahora nos acompaña siempre que puede en los directos a la batería. Y Fernando fue una apuesta por obligarme yo a no mezclar al menos un tema del álbum. El había mezclado maravillosamente el último álbum de Polock y le encargamos mezclar ‘Delta’. Es una gran mezclador y tiene una de las mesas-nave espacial más molonas del país.

Cuidáis al detalle la puesta en escena de vuestros trabajos. La presentación de Walden Year a vuestros mecenas la hicisteis en el bosque de Doramas y vuestros conciertos son definidos como impactantes ¿Cómo trabajáis la creación de los videoclips y en lo referente a la imagen de la banda? ¿Cómo preparáis vuestros conciertos?

Venimos del mundo audiovisual y del arte gráfico, así que para nosotros es bastante natural que The Good Company tenga un discurso visual muy marcado. Dirigimos nosotros los videoclips y trabajamos las creatividades de los discos desde dentro también. Ahora estamos ultimando la filmación una canción del álbum con una orquesta clásica y también viene en camino un segundo videoclip. Y con los conciertos miramos mucho dónde y cómo es el concierto. Y preparamos ese directo intentando hacer lo que el lugar o la ocasión nos pide. Es un poco locura porque siempre vamos cambiando de formato, pero para nosotros funciona así.

Cada vez, y con más frecuencia, nos llegan propuestas muy interesantes de las islas ¿Qué visión tenéis de la escena musical canaria? ¿Veis una dificultad añadida la distancia que os separa de la península para dar a conocer vuestro trabajo?

Como sabéis, las islas Canarias están muy lejos, demasiado. De hecho nuestra escena musical lógica por geografía sería Marruecos por ejemplo, así que para nosotros es una lucha poder desarrollarnos a nivel nacional, y esa distancia, que para la creatividad puede ser hasta muy buena, luego puede matarte. Sin la ayuda de programas de vuelos, o de promotores que arriesguen por grupos insulares es literalmente imposible hacerlo. Sin embargo, por otro lado disfrutamos de una escena canaria con un nivel creativo en mi opinión alto, muy alto.

Vuestras próximas fechas os llevan a Galicia, Asturias y Madrid ¿algún proyecto o gira del que se pueda hablar?

Estaremos en ruta el 7 de Abril en la Fábrica de Chocolate de Vigo, 8 de Abril en Mardi Gras en A Coruña, 9 de Abril en el Festival Emergentes de Oviedo y finalmente 14 de Abril en Moby Dick en Madrid. De momento hemos apostado por el norte de la península, donde nunca hemos estado y tenemos la intuición de que conectaremos con la gente. A partir de ahí estaremos muy centrados en producir material audiovisual de Walden Year, tenemos imágenes fantásticas que explican mucho también de lo que es este disco y queremos compartirlo en breve.

Como en toda entrevista, no puede faltar nuestro “cuestionario de raro propósito”

En una “playlist de viaje” ¿Qué canción no puede faltar?
Down In Mexico de The Coasters

Un libro de cabecera
Lecturas para minutos de H. Hesse

Un disco que no prestaríais a nadie
Blue Train de Coltrane. Algo pasa con ese disco, que nunca vuelve a mis manos.

Una película de la que nunca os aburriríais
Casi Famosos. Cualquiera de Woody Allen

De eligir un súper poder ¿con cuál os quedaríais?
Tiempo. Más tiempo.

Un lugar en el que perderse
Gran Canaria. Todos los climas, colores y rincones.

Decid aquí lo que os apetezca…
Sólo amanece para los que están despiertos. – H-D Thoreau.

No se me habría ocurrido mejor forma de finalizar esta entrevista. Muchas gracias, Víctor.

#SomosColectivo

Anuncios

Una respuesta a “Entrevista a The Good Company: “Es en Walden Year donde canciones, sonidos y textos se han entrelazado mejor”

  1. Pingback: Nuestros 20 discos favoritos del 2016 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s