Crónica del Mad Cool Festival 2016 (jueves)

Que Madrid necesitaba un gran festival era algo que todos comentábamos desde hace años, lo que nadie podía imaginar es que de repente y sin previo aviso naciera uno de la magnitud del Mad Cool Festival. Supongo que no soy la única que se sorprendió cuando descubrió lo ambicioso que resultaba el cartel de su primera edición. En él The Who, Neil Young y The Prodigy, principales reclamos de este año, compartían espacio con un buen puñado de nombres internacionales de todas las tallas, así como otros tantos nacionales del mismo calibre. Pero si había algo realmente reseñable desde el principio era que el Mad Cool no tenía un estilo definido. Desde el principio pretendía hacer convivir en un mismo espacio, La Caja Mágica, diferentes ambientes musicales y expresiones artísticas (cine, fotografía, moda, teatro, gastronomía…).

Todo esto convertía al Mad Cool en una de las citas festivaleras imperdibles del año y después de estudiar las cifras, queda claro que no fui la única que tuvo esa percepción. Esta primera edición se ha saldado con un total de 102.647 asistentes en tres días y con un balance positivo, que reafirma las sensaciones iniciales y sitúa este evento  como una de las grandes propuestas culturales del país.

Jueves 16 de junio
Los nervios no pudieron con la emoción de ver a The Who

mano y noria mad cool

Voy a seros sincera, hacía mucho que no me ponía nerviosa ante la inminente llegada de un festival. Tenía muchas ganas de ver con mis propios ojos todos esos detalles que llenaban las redes sociales desde hacía semanas y la verdad ¡no me defraudaron! En una primera inspección del recinto me topaba con un mercadillo con todo lujo de detalles, una zona de restauración gigante y muy visual, kilómetros de moqueta verde rodeando los escenarios principales, una noria gigante y una estatua de una mano en la que todos los asistentes nos hicimos entre 20 y 400 fotos desde distintos ángulos. Por ahí se comentaba, de forma cariñosa, que el Mad Cool era como el pequeño Coachella de San Fermín, barrio en el que se encuentra ubicada La Caja Mágica.

Pero además de todas estas cosas que hacen del Mad Cool algo único, mi primera sensación fue que estaba todo muy señalizado ¡ERROR! Esta primera jornada será recordado por muchos como la de las incidencias. Aunque había decenas de flechas en las que se podía leer “to everything”, la realidad es que se hacía imposible encontrar nada a la primera. Hubo problemas en el parking, el stage avalon y el stage Green tenían los letreros cambiados, el acceso a las pistas de los escenarios cubiertos no se veía hasta que no estabas casi en el acceso de grada, el pago con las pulseras falló y no ofrecían la opción de pagar en efectivo… Los nervios de la primera edición se hicieron palpables entre los miembros de seguridad y organización, pero nada de esto pudo empañar la ilusión de ver a algunas de mis bandas favoritas y es que cuando la tecnología falla, la música en directo se vuelve la protagonista. Es eso o amargarte.

Tom odell madcool

Mi experiencia musical empezaba con Tom Odell. Tenía muchas ganas de poder disfrutar de este británico y no solo no me decepcionó, sino que considero que fue uno de los mejores conciertos de la jornada. Lo primero que me sorprendió fue la puesta en escena. Tom sentado al piano, rodeado por dos baterías, un guitarra y una corista, que no puede resultar más sensual bailando. Lo segundo la capacidad de reinvención. El británico es capaz de sonar a James Blake en los momentos más íntimos, cuando su piano cobra protagonismo, pero también tiene canciones con cierto halo épico y que pueden hacer pensar, por lo menos a mí, en Muse. Como era de esperar, aunque muchos de los temas de Wrong Crowd, su último trabajo, eran coreados el más aplaudido fue ‘Another Love’, tema con el que se dio a conocer en sociedad allá por 2013. Personalmente, la interpretación de ‘Can’t Pretend’ me pareció maravillosa. Que digo maravillosa… ¡emocionante e inolvidable!

A continuación, mientras veía como muchas personas se dirigían a ver a Manel decido dirigirme al Stage Mondosonoro y disfrutar de Morgan. Mi idea era estar un ratito y después pasarme por el concierto de los catalanes en el Stage Avalon, pero ¿habéis visto alguna vez en directo a Nina y su banda? Cuando su dulce voz empieza a entonar temas del calibre de ‘Home’ o ‘Sometimes’ es imposible marcharse y ojo, que no solo me paso a mí, éramos muchos los que permanecíamos con la boca abierta frente al escenario emergente ¡maravilloso!

Seguimos con una breve visita al concierto de The Kills en el Stage Caja Mágica, el tercer escenario por tamaño del recinto, para comprobar que Alison Mosshart sigue tan bailonga y desmelenada como siempre. Algún compañero me explicó que en la recta final del concierto tuvieron problemas de sonido, pero la verdad es que yo no los presencié porque ya andaba danzando al ritmo que los Lori Meyers decidieron. Los granadinos se han convertido en una apuesta segura, son expertos en esto de los festivales y supieron mostrarse sólidos aunque a medida que se acercaba el final de su actuación el respetable iba abandonándoles para coger sitio en el escenario principal. Os estaréis preguntando el por qué de tanta prisa, la respuesta es sencilla, los que les seguían eran nada más y nada menos que The Who.

The Who

A continuación, miles de personas se agolparon frente al escenario principal para presenciar el plato fuerte de la jornada, The Who, comprobando así el buen estado de forma de Roger Daltrey y Peter Townshed. Con más de 50 años de carrera y una discografía que ha marcado muchas vidas, se presentaron ante una legión de fans y curiosos de todas las edades que les aguardaban con ansia y se mostraron entusiasmados cuando clásicos como ‘The kids are alright’, ‘Behind blue eyes’ o My generation’ sonaron. El cierre llegó con ‘Won’t Get Fooled Again’, no podía ser otro y aunque el concierto gustó más a unos que a otros, está claro que esta será una de las últimas oportunidades que tendremos para ver en acción historia viva de la música.

A continuación, una carismática Shirley Manson se echaba sobre sus hombros todo el peso del concierto de Garbage. No nos engañemos, si no fuera porque esta banda ha sido quien ha sido en los 90s, muchos no hubieran aguantado todo el concierto teniendo como alternativa a Django Django o The Strypes en los otros escenarios. Yo que los pude disfrutar en su momento álgido (madre que anciana me siento) sentí descafeinados éxitos como ‘Stupid girl’ u ‘Only happy when it rains’. Es posible que algunos os estéis preguntando ¿y por qué no se fue a los otros conciertos? La verdad es que visité el Stage Green, pero volví en seguida porque el aforo limitado de este escenario dejó a mi grupo fuera en mitad de un caos considerable. Yo por suerte esgrimí mi acreditación y pude sacar la cabecita un ratito para alucinar con la garra, fuerza y juventud de The Strypes. ¡Qué barbaridad!

A continuación, La Fura dels Baus llegaron triunfantes por los aires en forma de rueda gigante y posterior paseo de un gigante iluminado, entre el espacio de los dos escenarios principales. Personalmente me pareció espectacular, pero no entendí muy bien que es lo que querían representar.

Mad Cool jueves

La recta final de la noche llegaría en forma de dos conciertos fantásticos. En el Stage Matusalem Editors, con un Tom Smith más eufórico de lo que lo he visto nunca, dieron una clases de elegancia, solvencia y magnetismo mientras entonaban clásicos, ya épicos, de la talla de ‘Munich’, ‘The racing rats’ o ‘Papillon’ ¡Qué puto subidón! A continuación, cerrando el escenario principal y el festival, los nacionales Vetusta Morla se daban un nuevo baño de masas que comenzaba con ‘Lo que te hace grande’ y acabó con ‘Los días raros’.

Una gran primera jornada en la vertiente musical por la que pasaron más de 34.000 asistentes y que se vio salpicada por los problemas organizativos que ya he comentado. Eso sí, el festival demostró que si se quiere se puede y tras un gran esfuerzo consiguió solucionarlo todo de cara a la jornada del viernes pero esto ya os lo cuento en la siguiente entrega 😉

#SomosColectivo

Podéis leer más sobre el festival en las crónicas de las otras dos jornadas:

Anuncios

5 Respuestas a “Crónica del Mad Cool Festival 2016 (jueves)

  1. Pingback: Informe Semanal #03 | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Crónica del Mad Cool Festival 2016 (sábado) | Colectivo de Raro Propósito·

  3. Pingback: Mad Cool Festival 2017 | Colectivo de Raro Propósito·

  4. Pingback: Crónica del paso Tom Odell por Barcelona | Colectivo de Raro Propósito·

  5. Pingback: Mad cool: consejos y recomendaciones | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s