Crónica del Mad Cool Festival 2016 (sábado)

Que Madrid necesitaba un gran festival era algo que todos comentábamos desde hace años, lo que nadie podía imaginar es que de repente y sin previo aviso naciera uno de la magnitud del Mad Cool Festival. Supongo que no soy la única que se sorprendió cuando descubrió lo ambicioso que resultaba el cartel de su primera edición. En él The Who, Neil Young y The Prodigy, principales reclamos de este año, compartían espacio con un buen puñado de nombres internacionales de todas las tallas, así como otros tantos nacionales del mismo calibre. Pero si había algo realmente reseñable desde el principio era que el Mad Cool no tenía un estilo definido. Desde el principio pretendía hacer convivir en un mismo espacio, La Caja Mágica, diferentes ambientes musicales y expresiones artísticas (cine, fotografía, moda, teatro, gastronomía…).

Todo esto convertía al Mad Cool en una de las citas festivaleras imperdibles del año y después de estudiar las cifras, queda claro que no fui la única que tuvo esa percepción. Esta primera edición se ha saldado con un total de 102.647 asistentes en tres días y con un balance positivo, que reafirma las sensaciones iniciales y sitúa este evento  como una de las grandes propuestas culturales del país.

lago madcool

Sábado 18 de junio
NEIL YOUNG y BIFFY CLYRO, así, en mayúsculas

Mi sábado comenzaba en comisaría y no os lo contaría si no fuera porque viví una de las situaciones más surrealistas de mi vida. Mi disgusto había menguado, ya bromeaba y comenzaba a sentir la ansiedad típica de todo adicto a las redes sociales que no puede hacer uso de ellas cuando llegó mi turno y me dirigí a interponer la denuncia. El agente que me atendió tenía muy claro que el incidente había ocurrido en la Caja Mágica pero en seguida tuvo lugar esta conversación.

  • Agente: ¿En qué parte de la caja mágica?
  • Yo: En el segundo escenario
    (Risas)
  • Agente: ¿En qué concierto?
  • Yo: Al acabar Band of horses
  • Agente: Uy ¿y eso cómo se escribe? Espera que lo busco en internet
  • Yo: No hombre, ya te lo deletreo “B-A-N-D-O-F-H-O-R-S-E-S”
  • Agente: ¿Así? Bueno, espero que por lo menos fuera un buen concierto
  • Yo: Sí, uno muy bueno
  • Agente: Entonces… ¿qué te parece?¿me los descargo?
  • Yo (con cara de alucinada): Espero que por lo menos lo hagas de forma legal
    FIN de la conversación

Después de este inciso voy con mi experiencia en la tercera y última jornada del festival que comenzó con las fuerzas de muchos bajo mínimos, sino no entiendo porque no hubo más afluencia en el stage Matusalen para ver al dúo neoyorquino de blues rock The London Souls.

El encargado de empezar a hacer subir las revoluciones en el escenario principal no era otro que Gary Grant JR. Su concierto fue una delicia en la que el guitarrista norteamericano se lució y nos regaló maravillas como ‘Don’t owe you a thang’. Todo el que estuviera frente al escenario en esas horas, muchos estaban sentados en el suelo guardando sitio para Neil Young, y no se quedara hipnotizado con sus riffs simplemente no tiene ni idea de música.

Neil Young_Sabado

Previo a Neil Young me encontraba frente a un dilema ¿el intenso folk rock de Woods o la fiesta sinfín de Walk off the earth? Entenderéis que con la noche de viernes que había tenido lo que menos me apetecía era intensidad, por eso decidí empezar con el show del escenario Matusalen para ver alguna de sus famosas performance a cinco manos y lo que surgiera. ¡Qué buena decisión tomé!

Los canadienses son todo lo que quieres ver en un festival: son multiinstrumentistas, brillantes, divertidos, hacen participar al público, interpretan covers de bandas conocidas además de temas propios y tienen mucho rollo en el escenario. Durante la actuación vimos guitarras y ukeleles volando, banderas, humo saliendo de bombos, hombre de negro y como no, la cover que se hizo viral de ‘Somebody That I Used to Know’ en la que los cinco miembros principales tocan la misma guitarra a la vez ¡Maravillosos!

A continuación llegaba el concierto más esperado por la mayoría de los 35.000 asistentes de esta tercera jornada, el de Neil Young. Se me hace complicado presentar a este músico, ¿de verdad puede haber alguien que no lo conozca? Su música ha sido influencia reconocida para artistas como Eddie Vedder, Kurt Cobain, Tom Yorke… En definitiva, el Mad Cool os ofrecía la posibilidad de disfrutar de una de las leyendas vivas de la música y eso es algo que había que ver como mínimo un ratito.

IMG_1874

La actuación arrancó con dos chicas disfrazadas de granjeras esparciendo semillas y regando margaritas sobre el escenario, una performance ecologista en protesta contra los transgénicos. Seguidamente, el canadiense apareció el escenario para interpretar la primera parte del concierto en solitario. Una etapa más folkie en la que nos estremeció al piano, armónica y guitarra acústica con maravillas del calibre de ‘After the gold rush’, ‘From Hank to Hendrix” o ‘Alabama’. Después comenzaría la segunda etapa del concierto, más eléctrica y en la que se le unirían los Promise Of The Real, la banda compuesta por los hijos de su amigo Willie Nelson y con quien ha grabado su nuevo disco. A partir de este momento el concierto alcanzó niveles demoledores, abrumadores y épicos. Me veo en la obligación de destacar ‘Down by the river’, ‘Like a hurricane’ y ‘Keep on rockin’ in the free world’, aunque estoy segura de que cada uno tiene sus momentos especiales.

En mitad de las dos horas de recital de Don Neil Young encontré un momento para hacer una excursión al stage Green donde John Grant tenía la complicada papeleta de compartir horario con el gigante canadiense. Os resumiré lo que viví en su concierto de una forma rápida, aunque lo intentarais no podríais ser más adorable que el estadounidense. En sus conciertos os emocionaréis con sus melodías melancólicas, pero también reiréis con su gran sentido del humor, de hecho nos dijo en perfecto castellano “¡Vamos a mover el culo!”. Me quedo con ganas de más.

A continuación, en este mismo escenario, justo después de que acabara Neil Young y con mareas de personas buscando recolocarse, haciendo cola en las barras o guardando sitio para el segundo escenario, le llegó el turno a Ángel Stanich. El artista y su banda, en lugar de amilanarse sacaron pecho y nos obsequiaron con un concierto electrizante, lleno de rabia y energía al ritmo de ‘Camino ácido’, ‘Carbura’ o la grandísima ‘Metralleta Joe’. Un concierto fantástico, algo que ya se ha convertido en marca de la casa.

Angel stanich_mad cool

Nueva excursión a la zona de los escenarios principales para disfrutar de Biffy Clyro. Sinceramente no entiendo a los que han criticado este concierto, por ahí he leído que hay quien no se los cree, que se han ablandado y no sé cuántas sandeces más. Queridos míos igual deberíais haberos quedado a verlos y no hablar de oídas o basándoos en los disco, eso o iros a otro de los conciertos que había varios y de mucha calidad. No es una crítica, es un consejo ¡De nada!

Los escoceses salieron al escenario Matusalen con la intención de exprimirse y vaya si lo hicieron. Energía, contundencia y entrega, estas son las tres palabras que definen el concierto porque se algo me queda claro cada vez que los veo es que Simon Neil y Ben Johnston son bestias de directo. Sobre las tablas dejan a tras la producción de sus temas tan palpable en sus álbumes de estudio, le dan una patada y se dejan llevar. Esta es la razón de que temas como ‘Wolves of Winter’, ‘Puzzle’ o ‘Living Is A Problem Because Everyone Dies’ suenen como nunca o que otros como ‘Biblical o ‘Many of horrors’ nos emocionaran como nunca.

Ya solo nos quedaba un fin de fiesta por todo lo alto en forma de dos conciertos bailables y electrónicos. Two door Cinema Club estuvieron soberbios e hicieron todo lo que quisieron con los asistentes que todavía nos resistíamos a abandonar la Caja Mágica. No puedo decir lo mismo de Capital Cities con los que no conseguí conectar ni siquiera cuando versionaron a mi adorado Michael Jackson. Precisamente por esta falta de desconexión decidí cambiar de escenario y cerrar mi Mad Cool con unos enormes Corizonas.

La primera edición del Mad Cool Festival se cierra con unas cifras inmejorables, buenas vibraciones y la sensación de haber vivido algunos de los mejores conciertos de los últimos meses. En lo relativo a las críticas que han surgido, independientemente de mi mala suerte, tenemos que tener en cuenta que es una primera edición, se ha realizado en un recinto totalmente virgen en este tipo de eventos y que su organización ha demostrado ser capaz de solventar cualquier incidente ¿qué más se le puede pedir?

Querido Mad Cool, Madrid te necesitaba ¡Hasta el año que viene! 🙂

#SomosColectivo

Podéis leer más sobre el festival en las crónicas de las otras dos jornadas:

Anuncios

5 Respuestas a “Crónica del Mad Cool Festival 2016 (sábado)

  1. Pingback: Crónica del Mad Cool Festival 2016 (jueves) | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: Crónica del Mad Cool Festival 2016 (viernes) | Colectivo de Raro Propósito·

  3. Pingback: Biffy Clyro actuará en Barcelona y Madrid el próximo mes de enero | Colectivo de Raro Propósito·

  4. Pingback: Mad Cool Festival 2017 | Colectivo de Raro Propósito·

  5. Pingback: Mad cool: consejos y recomendaciones | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s