Crónica del No Sin Música 2016

Querido No Sin Música, volvemos a encontrarnos. El año pasado nuestra crónica comenzaba con un sincero “¡Larga vida!”, grito que tras la experiencia vivida este año, apoyamos hasta la saciedad. Y es que la cuarta edición de este festival ha sido muy especial para quién escribe, una personita que a pesar del dolor que le supuso dejar la cámara de fotos aparcada, pudo vivir el festival desde dentro, formando parte del equipo del mismo. La diferencia entre vivir el festival como público/prensa a vivirla como persona “responsable” es brutal y, aunque bastante sacrificada, ayuda mucho a comprender el porqué de los buenos resultados que siempre ha proporcionado el No Sin Música. Así que, sin más dilación, ¡empezamos!

Jueves 21 de julio

Como el año anterior, el festival daba comienzo el jueves con la fiesta “HOLA No Sin Música”, de acceso gratuito y que reunió a gran cantidad de público en el Puerto de Cádiz. Los Vivos fueron los encargados de abrir la tarde con sus coreados temas, sus historias y, cómo no, su “desvergüenza”, en un concierto que deleitó a todos los presentes. Tras ellos, los encargados de continuar la fiesta fueron La FRAC (Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz), que con sus ya características letras con mensajes políticos no terminaron de enganchar al personal.

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Le tocaba el turno a uno de los platos fuertes de la noche: Vinila von Bismark llegaba a Cádiz con muchas ganas de hacernos disfrutar de su rock ‘n’ roll y de su manera de comerse el escenario, ¡y vaya si lo consiguió! Con un show en el que no faltaron el burlesque y la sensualidad que caracterizan a la artista, la granadina hizo las delicias de todos los que se encontraban en el recinto. La noche continuó con Ley DJ a los platos, quien hizo vibrar a los asistentes a base de hits indie, pop y electrónicos, con los que consiguió que no quedara nadie con los pies pegados al suelo. Para ponerle el broche a la noche, Lollypop y Blackmouth se encargaron de que sudáramos y bailáramos hasta la extenuación.

Viernes 22 de julio

Aunque este año el festival ha crecido gracias a la iniciativa “OFF No Sin Música”, que sacaba a las plazas de Cádiz a más de 20 grupos emergentes para llenar la ciudad de música, nos resultó imposible acercarnos por coincidir con los grupos programados en el cartel principal. Quizás organizar estos conciertos a otras horas podría beneficiar a la asistencia de los mismos, como posible mejora para años venideros.

Nuestro viernes comenzó con el concierto de Julián Maeso, quién a pesar de las altas temperaturas que le recibieron dio junto a su banda una clase magistral de soul y folk americanizado que no dejó indiferente a nadie. Tras él, llegó el rock indie de Modelo de Respuesta Polar, que llegaban a la Tacita de Plata a presentar su último trabajo, Dos Amigos, en un concierto que hizo disfrutar a los asistentes, entre los que se encontraban bastantes seguidores de la banda coreando sin parar los temas de los valencianos.

Fotografía: Marisa Contreras Fotografía

Fotografía: Marisa Contreras Fotografía

Pero, si queremos hablar de platos fuertes de la jornada del viernes, posiblemente Love of Lesbian se llevarían la palma. Los barceloneses llevaban cuatro años sin pisar Cádiz y la expectación entre el público era bastante notable. Un repertorio en el que se sucedían tanto temas de su último trabajo como sus ya considerados himnos desataron la locura en un No Sin Música con ganas de mucha fiesta. Gran directo el proporcionado por Santi Balmes y sus chicos, a los que ojalá volvamos a tener pronto por tierras gaditanas.

(Podéis ver todas las fotos que le hice a Love of Lesbian, único grupo en el que cogí la cámara, en Flickr)

Y, si seguimos hablando de platos fuertes, no podemos olvidarnos de Izal. La banda comandada por Mikel Izal, en ruta permanente por los festivales de la geografía española, volvía al No Sin Música tras tocar en la edición de 2014 para presentarnos su Copacabana (y claqué). Con una actitud arrolladora sobre el escenario, la banda se olvidó del robo sufrido en el viaje a Cádiz y mantuvo enganchado a un respetable entre el que destacaban muchas camisetas “izaleras”.

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Como broche de oro a la primera jornada de festival propiamente dicho, Second dieron muestra de su potente directo y su energía sobre el escenario. A pesar de la  hora, los murcianos fueron capaces de hacer bailar a todos los presentes en el recinto con temas como ‘Rodamos’ y ‘2502’, sin olvidarnos de su ‘Rincón exquisito’, con el que pusimos fin a la jornada del viernes.

No queremos terminar este apartado sin nombrar a las bandas que formaron parte del Local Stage del recinto y que, aunque de lejos, pudimos disfrutar: Atómica, Dientes Largos, Turmalina, Nûk y MOR. Mucha calidad en bandas que nos gustaría ver, en un futuro, en escenarios principales.

Sábado 23 de julio

El último día de No Sin Música comenzó con los G.A.S. Drummers en escena. Los gaditanos, que llenaron el recinto de un potentísimo punk rock, demostraron con creces su amplia experiencia sobre los escenarios y su veteranía, con casi 20 años como grupo a sus espaldas.

La jornada continuó con Elefantes, que volvían al festival tras actuar en su edición de 2015, encargados de ponerle el toque “romántico” al sábado. Con un Shuarma imparable, los temas de Nueve canciones de amor y una de esperanza fueron sonando uno a uno, sin olvidarnos de algunos de sus grandes clásicos, como son ‘Que yo no lo sabía’ y ‘Azul’. Un año más, los barceloneses demostraron que tienen al público de Cádiz metido en el bolsillo.

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Los nervios empezaban a hacer acto de presencia en el numero público que se encontraba en el recinto, público en el que observamos una divertida “batalla de camisetas”: numerosísimos eran los asistentes que acudían con camisetas de Héroes del Silencio o del mismo Bunbury, sin olvidar a las también numerosas personas que apostaban por Loquillo como “héroe camisetil”. Lo que todos tenían claro es que el espectáculo estaba a punto de comenzar.

Con un poco de retraso sobre la hora prevista y bajo un fondo rojo imponente, salía Enrique Bunbury a escena. Fueron casi dos horas de actuación en las que el zaragozano realizó un recorrido por sus treinta años de carrera, un repaso que dio comienzo con una ‘Iberia sumergida’ ya coreada por todo el público asistente, convirtiéndose en una tónica constante durante el concierto. Impresiona ver a un público totalmente entregado, cantando a plena voz temas como ‘Infinito’ y ‘Lady Blue’, tema con el que cerró su actuación, para muchos “la mejor de su carrera”.

Pero, a pesar del “bombazo Bunbury”, el momentazo del sábado, al menos para mí, fue nada más y nada menos que Loquillo, concierto que viví con mis padres y que estuvo lleno de ese rock ‘n’ roll tan canalla que siempre ha caracterizado al cantante barcelonés. Impresionante el directo de la banda que le acompaña, a la que el frontman supo dar su sitio, apartándose cuando era necesario para que se lucieran. A pesar de lo que tardaron en llegar, canciones que han formando parte de la historia del rock español como ‘Quiero un camión’, ‘Feo, fuerte y formal’ y ‘El rompeolas’ hicieron las delicias del respetable, para terminar con un ‘Cadillac solitario’ coreado a más no poder. ¡Viva el rock ‘n’ roll!

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Fotografía: WhiteMedia Producciones

Los encargados de dar fin a la jornada del sábado y, por ende, al festival, fueron los mexicanos Molotov, en una actuación cargada de mucha fuerza, mucha entrega y, sobre todo, ritmos duros que convirtieron las últimas horas de festival en una fiesta con temas como ‘Gimme Tha Power’ y la muy esperada ‘Puto’, con la que la banda cerró su paso por el festival.

Al igual que hicimos en la jornada del viernes, disfrutamos a las bandas del Local Stage de lejos. Elite del Eter, Julio Cable, Hymalaya, Smokers Die Young y Deep End fueron los encargados de demostrar el sábado que las bandas locales tienen mucho que decir.

Expuestos todos los hechos, sólo tenemos palabras de elogio para un festival que, poco a poco, se va ganando un hueco importante dentro del panorama nacional y que, sin duda, deja un gran impacto económico en la ciudad de Cádiz. ¡Nos vemos el año que viene!

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s