Crónica del paso de Joan Queralt y El Kanka por el Músiques sensibles

El ciclo de conciertos Músiques Sensibles ha celebrado este año su cuarta edición con 11 conciertos en la sala Foyer del Gran Teatro del Liceo Barcelona por los que han pasado artistas de la talla de Depedro, Elena Gadel, Alessio Arena, Dolo Beltrán o Iseo, en otros. Pero lo que hace que este ciclo se gane el apelativo sensible de verdad no es solo su programación, sino que un año más destina parte de su recaudación a varias entidades que trabajan en campos de la acción social como Associació Casal Infantil La Mina, Associació de Familiars de Malalts Mentals del Barcelonès Nord, Centre de Serveis Canpedró, Il·lusions Solidàries, Fundació Llars Compartides y Projecte Pizzicants.


El pasado domingo, 27 de noviembre, era el día elegido para que Joan Queralt cerrara la gira de presentación de Welcome Home (Right Here Right Now, 2015) y para que El Kanka llenara de alegría El Foyer del Liceu con las canciones de su De pana y rubí (Maldito Records, 2015), el disco que ha consagrado como uno de los cantautores más únicos de la actualidad, además de permitirle dar el salto al continente americano.

img_6029

Los encargados abrir la noche fueron Joan Queralt y su banda que empezaron a lo grande con ‘U-Hu’, una de mis canciones favoritas de Welcome Home. Siguieron con ‘King of california’, pero no fue hasta que Queralt se sentó y tocó su eléctrica a modo de pedal steel en ‘Old fashioned’ cuando consiguieron atraer la atención de todos los presentes, lo cual tienen un gran merito considerando que el público había acudido para disfrutar de El Kanka y sus estilos son bastante dispares. Entre bromas y anécdotas el concierto fue avanzando y pudimos disfrutar del folk cálido de ‘Reflections’ o de la delicadeza de ‘Ligia’. Y como todo buen final de gira se merece hubo una muestra de su nuevo material y colaboraciones. Por el escenario pasaron Murray KaneAnna Castañé que participó como segunda voz en ‘Never go away’ y la espectacular ‘Cheap guitar’. El concierto se cerró con el público en pie bailando la country ‘Redneck Agenda’.

Tras una breve pausa, por megáfono avisaban que estaba a punto de comenzar el segundo concierto haciendo que un murmullo se extendiera por la sala. Los nervios empezaban a aflorar y explotaban en forma de ovación cuando Juan Gómez Canca ‘El Kanka’ (guitarra y voz) y sus dos escuderos, Álvaro Ruiz Alcántara (guitarra española, bouzouki y coros) y Juan Rubio Pastor (percusión y coros) hacían su aparición.

Empezaron con toda una declaración de intenciones, ‘Llámame fino’, una canción que forma parte de su último trabajo y en la que invita a la desobediencia, a ser tú mismo, a no dejarte influir por lo que digan los demás, “que no me asfalten el camino mejor camino a mi manera”. Y hasta aquí llegó la tranquilidad porque en cuanto sonaron los primeros acordes de ‘Puede pasar’ y se pronunció el primer “cuando el destino llamó a tu puerta tenías puestos los auriculares”, todo el público abandonó sus sillas, se puso de pie y comenzó a bailar. Sí, habéis leído bien, hicieron falta menos de dos canciones para que el Liceo se convirtiera en lo más parecido a una rave y yo, todavía no tengo muy claro como acabé en mitad del pasillo pasándomelo como hacía semanas no lo hacía.

img_6037

A partir de entonces la noche se convirtió en un vaivén de bailes, risas, poesía, bromas, ironía y calor, mucho calor. El Kanka y los suyos demostraron que son unos fenómenos navegando por diferentes estilos musicales y haciendo disfrutar al personal, pasaron de la cumbia de ‘Puede pasar’, al pop de ‘Tarde’, al funk con ‘Refunk’, al bolero con ‘Querría’, al ska de ‘A desobedecer’ y hubo tiempo también para criticar a los que defienden el culto al cuerpo en ‘A dieta de dietas’. Tras un breve intento de abandono del escenario volvió solo para regalarnos un maravilloso ‘Volar’ y después, cuando volvían a estar los tres sobre las tables, enseñarnos las ‘Instrucciones para bailar un vals’. La velada llegó a su fin entonando ‘Que bello es vivir’ y ‘Me gusta’, pero a pesar del cansancio y que era domingo, el público no parecía ter ganas de irse y en mitad de un atronador aplauso acompañaba al trío con una fiesta flamenca en toda regla sobre el escenario. ¡Así da gusto despedir la semana!

En definitiva, dicen que lo que recordamos no son los días, sino los momentos. Sin duda me va a costar olvidar ese momento en el que decidí ir sola a un concierto y acabé bailando en mitad de un pasillo con la música de El Kanka sin ser yo nada de eso. Después de esa gran noche solo me hago una pregunta ¿habrá alguien que pueda resistirse a la gracia del malagueño?

¡Gracias Músiques sensibles!
#SomosColectivo

Anuncios

Una respuesta a “Crónica del paso de Joan Queralt y El Kanka por el Músiques sensibles

  1. Pingback: “Time Made of Sand ” de Joan Queralt & The Seasicks | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s