Crónica de Carlos Cros + Santi Campos en La Capsa

El pasado viernes 27 de enero de 2017 los programadores de La Capsa de El Prat de Llobregat nos prepararon el plan perfecto para combatir los vaivenes meteorológicos de la semana. Porque no se nos ocurre nada, ni frío, ni lluvia, ni la amenaza de nieve que hubiera conseguido que nos perdiéramos el concierto conjunto de Carlos Cros y Santi Campos ¡Nada!

Carlos Cros y su banda (Joan Pàmies, Ivo Igelsias, Sito Díaz, Ramon Aragall, Ramon Marc, Ferran Puig Bosch, Caballo Grande, Marc Mena) irrumpían en escena dispuestos a despedir por todo lo alto Nadie se resiste al amor (2014) y consiguiendo que durante poco más de una hora nos sumergieramos en las historias de amores y desamores que este barcelonés de pelo alborotado cuenta en sus canciones.

carlos cros

Arrancaron con ‘La cuenta atrás’ seguida de ‘La distancia’, ganadora al Premio a Mejor Canción del 2014 para Rolling Stone, que sonó maravillosa gracias a sus coros y a esa sección de viento que la hacen tan especial. A partir de este momento nos dejamos llevar con ‘Esta vez no pierdo el tren’ y bailamos al ritmo de ‘Nadie se resiste al amor’, hasta que llegó el momento de ponerse tiernos con ‘Cosas que nunca se olvidan’ y ‘Nadie como tú’. Las sorpresas en el repertorio llegarían en forma de temas del pasado como ‘Te llevo dentro’, ‘Escucha los Latidos’ y la genial ‘Costa dorada’. Pero si hubo un momentazo ese fue cuando Carlos Cros y Santi Campos interpretaron ‘¡Qué Estupidez!’ en dúo acústico. Ellos se autodenominaron ‘los Faemino y Cansado de la música’, yo digo que  no pueden ser más grandes y no acepto replicas al respecto.

carlos cros

Una vez más pudimos ver como las canciones de Carlos tienen un efecto curioso en directo. Si bien es cierto que la mayoría hablan de abandonos y amores perdidos, lo hacen de una forma que en lugar de resultar tristes consiguen arrancarte una sonrisa haciéndote participe desde minuto cero. Así, temas como ‘La última vez que vi París’ con su “qué será de mí… c’est la vie, nunca se sabe” o ‘No más lágrimas’ son capaces de convertir a un público “normal” en algo similar a un coro de taberna.

‘Siempre hay un camino’ fue el broche de oro de un concierto que acabó con todo el público en plena comunión con los músicos. En definitiva, un éxito absoluto. Caras sonrientes y todos los problemas de la semana olvidados. No sé si hay quien puede resistirse al amor o no, pero a estas alturas lo que sí tengo claro es que nadie puede resistirse al carisma de Carlos Cros y los suyos sobre el escenario.


Unos cuantos retoques sobre el escenario y llegaba el turno de Santi Campos & Herederos. Como si supieran la que se les venía encima empezaban con ‘Solo quiero yo quiero’ rezando eso de “Yo solo quiero que todo me salga bien” y es que les tocó jugar una dura papeleta, no solo por salir después del bolazo que acabábamos de presenciar, porque los problemas técnicos no cesaron. Si bien es cierto que bajo el escenario el sonido no se vio afectado en ningún momento, no pudimos evitar sufrir por David Martínez quién a golpe de cinta americana iba fijando los diferentes elementos de su batería.

santi campos

Pese a estos contratiempos supieron echarle Cojones a la noche y con ‘Corazón de cuerda’ nos animaron a dejar de hacer el idiota y no pensar tanto, con ‘Flora y Fauno’ describieron muchas de las relaciones actuales, recordaron que todas nuestras acciones tienen consecuencias en ‘Fotos de familia’, incidieron en aquello de que los polos opuestos se atraen con ‘Aire y Plomo’ y hablamos de personas ‘Gigantes’ que no saben que son grandes…  Así, durante algo más de una hora, fuimos disfrutando todos y cada uno de los temas que forman parte de su último trabajo y también hubo tiempo para algunos temas nuevos, aunque el broche final a una noche insuperable lo pondrían, tras un breve intento de abandono del escenario, con la soberbia ‘Lobos e insectos’.

Los momentos más destacables del bolo fueron las interpretaciones de ‘Te quiero’ y ‘Hasta que sangre’. Con la primera Santi abandona su guitarra, baja del escenario y se mezcla entre el público para cantar los “miles de rodeos (que se hacen) para no decir te quiero“. Durante la segunda, el momentazo tuvo que ver con la colaboración de Carlos Cros.

santi campos

Antes de acabar queremos dar las gracias a La Capsa por programar un concierto como este, pero sobretodo por su calidad técnica y por el gran sonido de la sala.

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s