Palmera Smith y The Harlock cautivan en Terrassa

Los domingos eran sinónimo de descanso hasta que nació el Terrassa Música Moderna y comenzó a programar conciertos en la Nova Jazz Cava. Desde ese momento he presenciado grandes tardes musicales pero pocas han resultado tan emotivas como la del pasado domingo 19 de febrero en la que Palmera Smith, alter ego de Ricardo Lezón, compartió escenario con The Harlock.

the harlock

Los encargados de romper el hielo fueron los locales The Harlock presentando su último trabajo Love*Sex*Hate (Gatete Glotón Records, 2016). Un disco en el que hablan de estos tres aspectos tan habituales en la vida cotidiana y que pudimos conocer en profundidad gracias a los speech con los que un incombustible y elocuente Toni Harlock nos obsequió dejando claro que ha abandonado la guitarra para reconvertirse en el perfecto maestro de ceremonias.

Temas como ‘Two whiskies’ o ‘Old man and the cats’ adquirieron una nueva dimensión gracias a la aportación del saxo de Roger Espá en directo. Otros temas como ‘Chat girls’ sonaron totalmente distintos al disco por aquello de hacerla más acorde a la sala y también hubo tiempo para dedicatorias como la que hizo Toni a su madre con ‘Walls’. Cerraron con la fantástica ‘I want to dance this vals with you’ y cuando pensábamos que se había acabado nos regalaron una versión de ‘Hurt’ de Johnny Cash con la colaboración de Ricardo Lezón. Antes de acabar quiero destacar la actuación de Nati Ortega, no solo por ser capaz de aguantar a tanto hombretón sin perder la sonrisa sino también por el gran trabajo realizado alternando piano, teclado y acordeón ¡Enorme!

palmera smith

A continuación llegaba el turno Palmera Smith, el alter ego de Ricardo Lezón. La puesta era simple pero efectiva, él colocado en el centro del escenario flanqueado por sus guitarras y tras un breve saludo daba comienzo la magia. Arrancó casi tímido con ‘Ahora’, un tema que resultó casi una premonición de lo que ocurriría durante su corta actuación, “lo que importa es el ahora…” todo lo demás había dejado de existir. A medida que clásicos como ‘Cae la noche’, ‘Tormentas’ o ‘La Electricidad’ fueron clavándose en nuestros corazones pudimos ver como Ricardo crecía, ganaba confianza y buscaba un hueco para interpretar ‘Gracia’ o ‘Por fin los Ciervos’, ambos temas incluidos en Lluvia y truenos, el resultado de su proyecto junto a The New Raemon.

El huracán de emociones que arrasaba la Jazz Cava llegó a su clímax cuando se sentó para interpretar ‘Un rayo de Luz’, una canción compuesta para su hija y que en palabras del artista, sonaría rara al no cantarla junto a ella. Personalmente me fascinó y me emocionó hasta tal punto que me costó controlar las lágrimas cuando el himno ‘Rugen las flores’, la maravillosa ‘Los valientes’ y la delicada ‘Las mareas’ ponían final a uno de esos conciertos que guardas para siempre en la memoria.

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s