“Diez” de Niños Mutantes

Desde el pasado 31 de marzo podemos disfrutar al completo de Diez (Ernie Records), el décimo y nuevo disco de Niños Mutantes. Tras un emotivo 2016 en el que recibieron el homenaje de la escena independiente estatal con Mutanciones, se enfrentaron, según ellos mismos han desvelado, a una crisis. Algo que aunque duela es comprensible e incluso puede que necesario, tras veinte años de proyecto.

Por suerte, Juan Alberto, Nani, Migue y Andrés no encontraron mejor terapia que seguir tocando y como dijeron al presentar ‘NM’:

La música nos une y nos hace felices. Le dio un sentido a nuestras vidas, nos salvó de destinos peores, nos dio un camino y una guía. Y nos obliga a seguir juntos, lo queramos o no. Lo queremos.

El resultado de este bache es décimo capítulo discográfico de su trayectoria, Diez. Una colección de canciones breves y directas que grabaron el pasado diciembre en la casa-estudio de Martin Glover en Albuñuelas (Granada), con Abraham Boba y César Verdú (León Benavente) a cargo de la producción, y que terminaron de rematar en los estudios Reno de Madrid, con Luca Petricca a los mandos.

La apertura del disco en forma de ‘Menú del día’ no puede dejar más clara sus intenciones, este es tal como dijeron en redes sociales su “puñetazo en la mesa musical”. Una crítica algo psicodélica que se desarrolla en torno a un riff de bajo que sirve a modo de mantra mientras nos hablan de un que se pretende crear crones (u hormigas) sin pensamiento propio. En directo debe ser una brutalidad. Le sigue ‘Glaciares y volcanes’, la que fuera el segundo adelanto del disco, una nueva descarga de adrenalina en forma de bálsamo curador que “viene de Islandia y acaba en Granada con versos de Lorca”, concretamente con “Bodas de Sangre”, su famoso teatro.

Cuando llegamos a ‘NM’ nos damos cuenta de lo que han sido estos últimos tiempos para ellos. Este tema es musicalmente pura esencia Mutante e internamente una tabla de salvación a modo de canción. ¿Queréis saber quiénes son Niños Mutantes? Escuchadla con calma porque “toda (su) energía está en la música, todo lo demás se destruye rápido”.

También encontramos canciones más rockeras donde quizás se ve más clara la producción de los LB. ‘No continuar’ nos asaltan con una atmósfera instrumental cargada de fuerza mientras se habla del paso del tiempo, “Ya no tengo edad de tonterías ni me sobra tiempo que desperdiciar”. En esta línea, aunque mucho más contundente, sigue ‘Jovencita’ en ella cantan al disfrutar del placer como forma de huir de la mediocridad que se suele alcanzar con el paso de los años. Creo que la voy a adoptar como himno, “duerme de día que te esperan ochocientas mil noche en vela (…) déjate ir a la deriva hasta que los pétalos se caigan”.

Cuando todavía nos encontramos envueltas en la vorágine de ‘Jovencita’ llega ‘Pura vida’, el que fuera primer adelanto del disco y que mostraba un giro radical respecto al sonido al que nos tenían acostumbradas. Una oda al paso de Juan Alberto por Costa Rica al ritmo de un riff de guitarra oscuro, denso y maravilloso. “Vas a ir muy lejos, llegarás al cielo y en un momento rozaras la gloria (…) no tiene sentido ir contra la vida”. Sí, lo sé, seguro que tenéis la sensación de que nunca os vais a sacar el riff de la cabeza. Es casi hipnótico, pero el contundente bajo de ‘Balada del hombre libre’ se encargará de ello.

La preciosista y nostálgica ‘FGL’, dedicada al poeta Federico García Lorca y a Granada, la ciudad que le vio nacer al igual que a los Mutantes, será la encargada de daros un respiro y prepararnos para la recta final del disco con ‘Salmo’ y la intensa ‘El instante’, donde el teclado se encargada de darnos el oxígeno necesario y dejarnos una sensación esperanzadora.

En definitiva, con Diez Niños Mutantes han dado rienda suelta a su deje más rockero y han dado paso a atmósferas más instrumentales mientras reflexionan sobre su presente y la pérdida de la inocencia, esa que se abandona poco a poco para dejar paso al mundo tal cual es, hipócrita y en muchos casos falto de originalidad. Así es Diez, más políticamente correcto, lleno de sinceridad y una bomba en el escenario como pudimos comprobar en el pasado WAM.

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s