Surfing the Lerez: Solidaridad a cambio de música

El Surfing the Lerez es ese festival en el que cada año disfruto como una enana porque me permite disfrutar de buena música en una localización y un ambiente inmejorables. Empezar a percibir la llegada del verano (en esta edición no es que lo percibiéramos es que parecía que estuviésemos en Córdoba en pleno mes de julio), escuchando básicamente rock mientras charlas, te bebes una cerveza, cantas y bailas en un ambiente de buen rollo como en pocos lugares he encontrado, no me digáis que no es para querer repetir edición tras edición. Por eso que cuando me desperté el 17 de junio (un poco tarde la verdad) no se me pegaron las sábanas, me espabilé rápidamente para llegar a A Illa das Esculturas lo antes posible. Llegar a las 12 del mediodía, hora en la que Monrovia abría el festival, se me hizo un poco complicado pero sí pude llegar para ver como Glitter & Litter subían un poco más la temperatura en el escenario Mahou a base de punk y rock.

Os pondré en situación, A Illa das Esculturas la cruza el río Lérez y a ambos márgenes del río se encuentran los dos escenarios en los que se desarrolla la programación del festival por lo que nos pasamos toda la jornada cruzando el puente sobre el río una y otra vez, algo sencillo a primera hora pero que se vuelve un poco más complicado según pasan las horas y la afluencia de público al festival es mayor. En el escenario Mahou tuvieron lugar los primeros conciertos de la mañana, por lo que los festivaleros madrugadores que se encontraban ya en el recinto, sabiendo que no sería necesario cruzar el puente en un par de horas, tomaron posiciones en los escasos espacios con sombra para ir entrando en modo festivalero con los conciertos de los mencionados Monrovia, Glitter  & Litter y la banda viguesa Dois, que suavizó el tono de sus compañeros predecesores con el pop noventero de reminiscencia shoegaze de los temas de su último trabajo “Está Bien” (2017).

El sol pegaba de lleno en A Illa das Esculturas y cruzar a la otra orilla del río hasta el escenario Pontevedra ao Vivo semajaba un acto heroico pero llegaba el turno del concierto de Os Amigos dos Músicos y, queridos, muy pocas excusas buenas se me ocurren para perderse el directo de esta bandaza.  El rock, el folk, la emotividad y delicadez de las melodías y letras de los temas que componen su álbum homónimo de debut, fueron una increíble banda sonora mientras satisfacía las necesidades básicas de hidratación y alimentación. Es posible que, después de los conciertos que ya habíamos visto, parte del público buscase algo de sonido más crudo pero no todo es distorsión y punk en la vida. Tan necesaria es una cosa como la otra para saber apreciar un buen trabajo y el que están haciendo Os Amigos dos Músicos es un auténtico gustazo para el oído y el alma.

Se podría decir que a partir de ese momento comenzaban los conciertos de la tarde y con ellos, el peregrinaje de una orilla a otra del río para asistir a los conciertos programados tanto en el escenario Mahou como en el escenario Pontevedra ao Vivo. La banda londinense Lucy and the Rats hicieron que aparcáramos el rock de raíces americanas y cambiásemos el gallego por el inglés para entregarnos sin demasiados reparos a sus temas construidos sobre una base power pop y garage crudo y directo. No diré que no disfruté su concierto pero tampoco puedo negar que una parte de mi cabecita estaba ya en el escenario Pontevedra ao Vivo donde tendría lugar el siguiente de los conciertos, el de The Soul Jacket. Sí soy muy fan de esta banda pero ¿cómo no serlo? En directo suenan impecables y escuchar cantar a Toño es un regalazo para el oído. Interpretaron parte de los temas que componen su último trabajo pero también hubo cabida para la maravillosa ‘The Fisherman & The Silver Key’.

Entonces sucede que, cuando crees que nada se puede mejorar, recibes un zasca en toda la cara con la mano bien abierta porque eso es lo que fue para mí ver a Diola en directo. Llegué al escenario Mahou con cierto retraso (esto que te lías a hablar y tal por el camino) y cuando llegué estaban Alex Gayoso, Gon Goitia y Toño Magariños, componentes de Diola, presentando los temas de su disco homónimo publicado recientemente por Bcore Disc. No voy a ir de enterada, no conocía ningún tema y creo que no les he visto nunca en directo aunque sí les conocía, abreviando, me dejaron boquiabierta. Esa mezcla de rock de base rítmica contundente con el toque electrónico que dan los sintetizadores, acercándose en algún momento a lo experimental me pareció tremendamente atractiva. Todo un descubrimiento, sí.

Os decía que estaba boquiabierta y así me quedé un buen rato más por obra y gracia de Bala. Vale, a Anxela y Violeta ya las había visto en directo y ya había escuchado (aunque no tanto como debiera) su último trabajo “Lume” (Matapadre 2017) y su concierto era uno de los que más me atraían de toda la jornada, pero eso no fue impedimento para que una vez más me volaran la cabeza con su rabioso directo. Bala es rock, es grunge, es metal, es punk, es un trallazo de energía que te recorre de cabeza a pies y eso mismo fue lo que sentí en su concierto. En tres palabras, una puta brutalidad.

En estado de shock crucé de nuevo el puente hacia el escenario Mahou y fueron los canarios Los Vinagres quienes me quitaron de él. Sí otro estilo, otro tipo de música pero igualmente buena y gozosa. A ver, es que si no se baila ni se disfruta con estos hombres al ritmo de ‘Aguardiente’, ‘Piñaso en la Boca’o ‘Me Enamoré de tu Madre’ es que lo que corre por las venas es cualquier liquidillo menos sangre. Después del chute de energía en vena de Los Vinagres he de reconocer que me dediqué a “pajarear” por los distintos puestos del mercadillo y ver que se estaba cociendo en el escenario del Estudo Bonobo. Vale, ya sé que perderme a Los Deltonos es un delito y no haberle dedicado el tiempo que se merece a Pájaro también, achacadlo a que me había dado demasiado el sol en la cabeza o que, simplemente, hay que renunciar a algo para poder socializar y disfrutar de otras propuestas. En mi favor diré que me sorprendió gratamente el trabajo que está haciendo con los chavales Estudo Bonobo, una escuela de arte en la que se mezcla la música con las artes escénicas, fotografía o diseño. Un trabajo fantástico inculcando el amor por el arte a los niños, con proyectos así se puede mantener la esperanza en que se respete y se cuide el arte como se merece. Durante todo el día se estuvieron realizando actividades infantiles relacionadas con las materias que se imparten en la escuela. Yo pude comprobar el trabajo que se está haciendo musicalmente gracias a los conciertos de Fuego y Alan y comprobar nuevamente lo bien que suenan Furious Monkey House. En serio, aquí hay mucho futuro.

Con el rock y el surf de Los Tiki Phamtons en el escenario Pontevedra ao Vivo, se encaraba la recta final del festival. Quiero manifestar públicamente mi admiración hacia esta banda por aguantar con su impecable indumentaria y sus máscaras durante todo el concierto a pesar de las altas temperaturas, pero también por ese sonidazo que tienen y por esa forma de ganarse al público que se mostró entregado durante todo el concierto, aunque seguro que esperaban un poco más de nosotros en la ejecución de su particular “sacrificio”. Es muy posible que el calor y las horas de conciertos ya nos estuvieran pasando factura pero ¡eh! la conga nos salió que ni que hubiéramos ensayado durante la semana 😉

El momento para el baile y la electrónica en el Surfing the Lerez tenía nombre propio, Malandrómeda. No soy seguidora de este tipo de música ni suelo escucharla habitualmente pero cuando veo el nombre de Malandrómeda en el cartel de un festival se me pone cara de tonta. Es sencillo, sus letras son directas y concisas, su música bailable y me encanta ese toque, permitidme el atrevimiento, punk que rodea todo lo que hacen. Con todo esto no puedo más que declararme fan de una banda que me hace bailar aunque no quiera y que me tiene pendiente de toda su actuación aún a pesar de no conocer ni un solo tema. Lo suyo sí que es alternativo y no otras cosas que nos van vendiendo por ahí ¡Grandes!

Y después de la fiesta malandrómica me enfrentaba al último pase sobre el puente del río Lérez porque en breve iban a tocar una de las bandas que no me fallan cuando lo que busco es que me levanten el día, Los Bengala. Según manifestaron, llegados desde Zaragoza y después de nueve horas de viaje, Borja Tellez y Guillermo Sinnerman, se plantaron en el escenario Pontevedra ao Vivo del Surfing the Lerez para desplegar su artillería a través de pepinazos como ‘No Hay Amor sin Dolor’, ‘Máquina Infernal’ o ‘Jodidamente Loco’ y así provocar pogos, bailes incontrolados y coros del público escasos de arte pero sobrados de actitud. Cuando ya crees que pocas fuerzas te quedan, llegan dos tipos con una guitarra y una batería y te renuevan las fuerzas de tal forma que podrías seguir en un concierto suyo hasta que amaneciese ¿Entendéis que tire de sus temas cuando quiero motivación? Si la respuesta es negativa, buscaos un concierto suyo ya.

Si habéis llegado hasta el final de la crónica, ya sabréis porqué en el comando norte de colectivo el Surfing The Lerez es una de esas citas que está marcada en nuestra agenda festivalera a fuego. La buena música y la diversión están aseguradas pero, además de lo aparentemente frívolo,  hay algo que lo hace más grande, es un festival solidario. La entrada es gratuíta y todo lo que se pide es colaboración en una acción social. Este año el objetivo era recaudar 6.000 litros de leche para Redaxuda y se recaudaron 4.200 litros de leche y 1.200 kilos de alimentos. Otra vez más se ha demostrado que música y solidaridad hacen un buen tándem. Por todo ello, un año más ¡larga vida al Surfing the Lerez! y que nosotras sigamos disfrutándolo tanto 😉

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s