Crónica del Festival de los Sentidos 2017: “Un festival que se disfruta con los cinco sentidos”

Una nueva edición del Festival de los Sentidos tuvo lugar los días 16, 17 y 18 de Junio en el recinto ferial de La Cañada de La Roda (Albacete). Una vez más, se unían tres cosas que nos encantan como son la buena música, la gastronomía y la visita a bodegas locales donde degustamos sus mejores caldos porque si a algo se va a la Roda es ¡a disfrutar!

Precisamente siguiendo la premisa de “Aquí hemos venido a disfrutar” nuestra reportera ha decidido contaros, como buena sibarita el disfrute de sus cinco sentidos durante todo el fin de semana.


EL FESTIVAL DE LOS SENTIDOS Y EL TACTO

En plena ola de calor llegamos a la Roda el viernes a las 18h con una temperatura de 39º C, por lo que tanto mis poros, como los de mis compañeros, estaban totalmente abiertos a todo lo que se nos viniese encima. Con ese calor abrasador, calor que gracias a la lluvia del sábado por la tarde se mitigó, comenzó a disfrutar de un festival que hizo que todos y cada uno de mis sentidos se acompasase.

Pero no penséis que la organización no tuvo en cuenta el calor. Cuando entrabas al recinto agua vaporizada te rociaba de forma intermitente y se extendía por el recinto festivalero, ¡gran idea!. Eso sí, si esta medida fuese extensible a todo el recinto hubiéramos disfrutado más, si es que es posible, de los conciertos diurnos bajo el sol achicharrante.


EL FESTIVAL DE LOS SENTIDOS SE DISFRUTA CON LA VISTA

El recinto del festival de los sentidos es pequeño, pero muy coqueto, agradable y cómodo. No existen caminatas para llegar de  un escenario al otro y desde casi cualquier punto del recinto se veían bien ambos escenarios, así como del espacio de DJ, por lo que pudimos disfrutar ampliamente de todos los conciertos con vistas privilegiadas.

Eso sí, igual que pedimos vapor de agua por todo el recinto, nos estaría mal algunas bombillas más, porque cuando anochece en el festival se queda bastante un pelín oscuro. Unos leds, farolillos o velitas en determinadas zonas vendrían bien y creemos que conseguirían una mayor sensación de calidez. Vamos… que quedaría monísimo.


EN EL FESTIVAL DE LOS SENTIDOS SE POTENCIA EL GUSTO

Como no se nos iba a desarrollar el sentido del gusto con la excelente cata de pinchos gourmet en todo el festival que comenzaban con los conciertos de la mañana y se podían degustar a un precio muy asequible. Vamos que nos pegamos un buen recorrido entre tapas (tanto dulces como saladas) entre las que destacamos nombres tan exóticos como:

  • Oreo en dos texturas de mousse de bacalao y gelatina de ajo negro (me comí tres)
  • Mini hamburguesa de manita de cerdo con chutney de mango al curry (deliciosa)
  • Alcachofa rellena de gamba roja con salsa cambarus (salivo con solo recordarla)

EN EL FESTIVAL SE DESARROLLA EL OLFATO

Imaginaos si las tapas estaban buenas el olor que emanaban. Acercarse al puesto de Miguelitos (donde quedábamos para pasar a la zona de entrevistas con los grupos) era hacer crecer la gula dentro de nosotros. Que le vamos a hacer, somos unos gordos y hay que querernos igual 😉

Otro de los olores que más le gustan a una servidora es el olor a tierra mojada tras una buena tormenta de verano, de la que pude disfrutar el Sábado a eso de las 20h que refrescó el ambiente y nos sirvió para ponernos las pilas de forma definitiva para los platos fuertes que se nos venían encima esa noche.


EL OÍDO, EL SENTIDO MÁS DISFRUTÓN DEL FESTIVAL

Aquí viene lo gordo, porque ¿qué es un festival sin su buena música? Y sí, en el Festival de los Sentidos la hubo y ¡¡muchísima!!

El viernes arrancamos nuestra jornada con Shinova, llegamos justo cuando casi estaban terminando pero estaba claro que tenían ganado al publico, y que tanto los que estaban arriba del escenario, como los que lo vivían desde abajo estaban gozando. Tenemos que seguir vigilando muy de cerca a este grupo que en breve nos van a seguir dando muchas alegrías y muy buenas canciones.

Con los que disfrutamos de principio a fin fue con Viva Suecia, ¡menudo conciertazo se pegaron!. Consiguieron hacernos sudar, reír, bailar mientras lo daban todo y se lo pasaban pipa en el escenario. Ya les podemos quitar el cartel ese de grupo emergente, están aquí, en primera plana, generaron en el escenario Vinos de la Mancha una gran energía y emoción enorme. Tras ese subidón de energía nos fuimos a la presentación en tierras manchegas de la Casa de Iván Ferreiro. Ivan desgranó toda su carrera delante de nosotros y aunque el público entero estaba entregado a los pies del gallego nosotras nos quedamos a medio gas porque nuestro corazoncito en aquel momento todavía estaba con Viva Murcia y no nos dejó acabar de implicarnos del todo en el concierto.

The Niftys fue visto y no visto, su concierto duró media hora guitarras muy alegres, grupo entregado y de repente se acabó lo que se daba. Les seguiremos la pista. Pero todo mejoró cuando aparecieron Sidonie en el escenario Mahou ¿qué puedo decir de estos catalanes que no se haya dicho ya? Nos dieron lo que queríamos en grandes dosis: diversión, caradura, complicidad y una ristra de grandes canciones para corear que nos dejaron sin voz pero consiguieron que fuéramos a dormir a casita con una sonrisa de oreja a oreja.

El sábado entrabamos en el recinto cuando comenzaba a oscurecer a causa de las lluvias que retrasarían toda la jornada. Los alicantinos Gimnástica decidieron que lo mejor para que la espera se hiciera más amena eran venirse abajo, del escenario que no de ánimos, así que cuando comenzó a llover y taparon su escenario cogieron las guitarras, así como parte de la batería, para ofrecer in mini acústico entre el público. Cuando les dieron el visto bueno subieron al escenario y lo petaron ante un público que les agradeció el detalle anterior botando, saltando y disfrutando de su música. Es uno de los grupos emergentes a los que no hay que perder la pista.

Elefantes, bajaron nuestro ritmo como había ocurrido el día anterior con Iván, pese a que desgranaron su historia musical a base de canciones que el público cantaba entregadísimo, nosotras veníamos revolucionadas de Gimnástica y no fuimos capaces de quemar todo el subidón que teníamos acumulado.

La lluvia hizo que hubiera cambios de horarios que nos pillaron desprevenidos y de repente nos pilló el concierto de León Benavente, total que llegamos tarde y aunque disfrutamos su fuerza sobre el escenario se nos hizo cortito. No tenemos claro si es que la actuación fue breve o que nos quedamos en la parra disfrutando de los Miguelitos más de lo que deberíamos.

Como habíamos cenado muy bien y teníamos el nivel de “Polvos estelares” hasta arriba en nuestra Pokedex, nos fuimos a primera fila a vibrar con Varry Brava. Me ocurre lo mismo que con Sidonie, no puedo decir nada que no se haya dicho ya de ellos. Nos hicieron bailar hasta que nos dolieron los pies, sudar toda la cerveza que llevábamos dentro, gozar como si estuviéramos en medio de una orgía con modelos suecos. Oscar sufrió pequeños inconvenientes con su micro que le hicieron ir un pelín de cabeza, pero eso no hizo mella en ellos y nos llevaron con su safari emocional” donde les dio la real gana.

El domingo volvimos a comer en el recinto y a disfrutar bajo el sol abrasador del ultimo concierto del Festival de los sentidos 2017, Siberia que pese a los 39ºC que nos aplastaban nos hicieron salir de debajo de la sobra para acercarnos a ellos y disfrutar de sus guitarras. Tendremos que seguidles la pista a estos chavales.

Y hasta aquí nuestro paso por el Festival de los Sentidos, una experiencia completa y que aconsejamos a todo el mundo 🙂

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s