Agoraphobia, el salto de banda a bandaza

Tengo que reconocer que siempre sufro de cierto nerviosismo cuando una banda que admiro y sigo presenta un nuevo trabajo, sobretodo si ese nuevo trabajo tiene una producción y sonido fantásticos. El 5 de diciembre acudí a La Fábrica de Chocolate a la presentación en Vigo de Incoming Noise (2017) de Agoraphobia con un revoltijo en el estómago producido por la emoción y los nervios y ya os anticipo que salí de la sala sin más expresión que “estoy flipada”. Trataré de ser más elocuente en esta crónica.

Nada más entrar en La Fábrica de Chocolate ya se notaba cierto nivel de excitación entre los asistentes, todos coincidíamos en la innegable calidad del recién estrenado álbum de Agoraphobia, pero queríamos saber cómo se traduciría eso al directo. Pero antes de que llegase ese momento, los vigueses Kings of The Beach se encargaban de ponernos el cuerpo entonadillo para una noche de martes con sabor a viernes y además cargada de rock directo y descarado. Y eso fue lo que hicieron. A base de trallazos como ‘Nasty Beach’, ‘Blisters on my Teeth’, ‘Goats’ o ‘Jumanji’, con la que cerraron el concierto, pusieron al público como perita en dulce para recibir a las protagonistas de la noche. Lo dieron todo, hicieron del público un integrante más de la banda, regalaron guitarrazos, garaje y rock a cascoporro y diré que a cada concierto que les veo, son mejores. Este trío promete muchísimo y no es la primera vez que os lo decimos. Quedaos de una vez con su nombre que, si todo sigue el curso que debiera, nos darán noches gloriosas de directos trepidantes.

Vale, Kings of the Beach nos metieron de lleno en el ambiente festivo que requería la noche y mientras recogían lo suyo y la siguiente banda preparaba sus cosas, los nervios volvieron a hacer acto de presencia para esfumarse de un plumazo nada más que Agoraphobia se presentara en el escenario para arrancar con ‘Space Race’. No podía salir de mi asombro ¿En qué se había transformado aquella banda descarada y provocadora que conocimos hace casi tres años? Cual crisálida que se convierte en una mariposa de hermoso colorido, Susana, Sabela, Paula y Lucía se presentaron en el escenario con una madurez, seguridad, contundencia y poderío arrolladores. La expresión “clavar el disco” se inventó para ellas. Boquiabierta y con la piel de gallina me quedé ante la solvencia y rotundidad con la que sonaron ‘Karlova’, ‘Grape Juice’, ‘É Unha Opinión’ o ‘Rainbows’, y ojiplática me quedé el soberbio manejo de tiempos que mostraron en ‘Zero’ o la delicadeza y sensualidad de ‘Captain Time’.

Sí, eran ellas pero con un madurez en su sonido incontestable. Me constaba que estaban trabajando mucho en la presentación en directo del disco y los resultados me parecieron irrebatibles. Quienes conozcan a Agoraphobia en directo coincidirán conmigo en que Susana es un animal de escenario y así se mostró, con un dominio de la voz y de su presencia en el escenario que no le había visto hasta ahora. Los coros de Paula y Sabela rozaron la perfección, el apabullante dominio que tiene Lucía del bajo, ha sabido acoplarse a la perfección a la mejorada técnica de Paula a la batería para formar una base rítmica firme sobre la que la banda despliega sin fisuras sus temas. Dejo las guitarras para el final porque mención especial merece la aportación que hace a la banda Iago Lorenzo. Su trabajazo en la producción del disco no admite discusión alguna pero su incorporación a la banda en los conciertos de la gira de presentación da un empaque brutal a su sonido. Sabela y Iago forman un tándem capaz de crear capas de guitarras que tanto se muestran agresivas como sugerentes, de sonido sucio como de exquisita delicadeza. Sin duda, la visión de este gran músico que es Iago Lorenzo ha dado a Agoraphobia el empujon que necesitaban para acabar de creerse lo buenas que pueden llegar a ser.

Y mientras yo no apartaba mis ojos de cada una de ellas y de él y a duras penas mantenía mi boca cerrada para que mi cara de absoluta fascinación no llamase en exceso la atención, Agoraphobia seguía repartiendo estopa y con ‘Caffeine Pill’, ‘Melvin’, ‘Horror Vacui’ o ‘Power Supply System’ ofreciéndonos un conciertaco de los que no se olvidan y de los que provocan comentarios de admiración sincera a su finalización.

Son Agoraphobia, una banda que, si la justicia existe, con “Incoming Noise” deberían encontrar su hueco entre las bandas de rock de este país sin necesidad de etiqueta alguna, porque es un gran disco, porque ellas van sobradas de talento y de ganas de demostrar que lo tienen y porque ya va siendo hora de que todas estas cosas tengan su merecida recompensa. La gira de presentación sigue su curso y sinceramente os decimos que si su último trabajo nos parece uno de los mejores del año, su directo no lo es menos. Id a verlas y contadlo.

#SomosColectivo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .