“Resplandor” de Maryland

Hay esperas que se hacen largas, muy largas y eternas. La espera de Resplandor (Subterfuge Records, 2018),el nuevo trabajo de Maryland, ha sido casi eterna porque más de cuatro años sin nuevas canciones de la banda de Vigo se aproxima mucho al significado de ese adjetivo.

Maryland sorprendía a propios y extraños cuando con Los Años Muertos (Ernie Records, 2013) dejaban a un lado el inglés para expresar sentimientos a corazón abierto en castellano. Con este nuevo trabajo volvieron a sorprender cuando anunciaban su fichaje por el mítico sello Subterfuge Records y de nuevo vuelven a cantar a corazón abierto dudas, temores, amor, alegría y todo en su lengua natal.

Antes de comenzar a hablar del disco se hace obligatorio hablar de su diseño gráfico. Un trabajo de Al Berto Éxfico Art Dis y Nuvi & éxfico hecho a mano con acuarelas que destila, luz y elegancia en cantidades industriales. Sinceramente, no sabría decir que me gustó más de entrada, si el primer adelanto del disco o su fantástico arte. Un gran trabajo que en formato vinilo tiene que lucir magnífico. Dicho esto vamos con el disco y sus canciones porque Resplandor es un álbum que dice mucho entre líneas. Sin romper su sonido habitual de guitarras enérgicas y limpias melodías, en las letras de los temas que componen el disco, Maryland deja ver lo que ha sido el devenir de la banda y sus componentes en todo este tiempo.

‘Ave Fénix’ es el tema que abre el disco y a su vez un puñetazo en la mesa en toda regla a base de riffs de guitarra enérgicos y un potente estribillo. “Aquí estoy otra vez. Nada espero, nada sé, el ave fenix resurgió”, un tema para dejar atrás momentos de dudas para resurgir, un decir “aquí seguimos”. Con esa misma intensidad pero bajando un poco las revoluciones se presenta ‘Arde’, quizás el tema que menos me llama del disco pero que es el perfecto prólogo para recibir ‘Nueva York’, una canción de medio tiempo, melodía dulce y brillante estribillo.

Seguimos viajando por Resplandor y hacemos parada en ‘Largo Recorrido’, una canción con cierta melancolía en las guitarras de su cuerpo para desembocar en un estribillo más enérgico. La banda sonora perfecta para hacer balance de momentos y recuerdos. Seguimos la ruta para llegar a ‘Cometas y Estrellas’ y ahí decidimos quedarnos sin prisa porque es por intensidad emocional, una de las mejores canciones del disco. Un tema tan hermoso como triste, hacía tiempo que no me encontraba con una canción que expresase de forma tan deliciosa la incertidumbre, las dudas y la flaqueza. Cuando en el comienzo de esta reseña hablaba de sentimientos a corazón abierto, ‘Cometas y Estrellas’ es el perfecto ejemplo. Una canción llamada a ponernos la piel de gallina una y mil veces y, si no fuera porque eso es prácticamente imposible, a que se haga el silencio cuando la toquen en directo.

Tonalidades graves y sintes anuncian la llega de de ‘Disculpas aceptadas’, un cuerpo de sonoridad más oscura que desemboca en un potente estribillo como a modo de descarga rabiosa. El bajo da la entrada de ‘Tranquilidad’, al que se le suman arreglos de guitarra que lo convierten en un tema melódico y dulce. Dulzura que apartamos de un plumazo con el vigoroso comienzo guitarrero de ‘Sueño Lúcido’, una canción en el puro estilo Maryland para hablar de sueños, ilusiones y esperanza.

Encaramos la recta final del álbum con ‘El Club de los Cinco’ que de nuevo retoma la nostalgia de la mano de guitarras melódicas y el preciso medio tiempo marcado por bajo y batería para echar la vista atrás y recordar decisiones dolorosas. Una nostalgia que, como manda el sello de la banda, solo se rompe por el estribillo de guitarras más afiladas. El final de nuestro viaje por Resplandor llega con ‘Felina’, con un hipnótico comienzo construido con los acordes de una guitarra a la que se le suma una contundente base rítmica que paulatinamente imprime más ritmo a la canción hasta romper en el estribillo, aunque lo que realmente más me gusta es el puente que nos lleva desde ese estribillo hasta el final del tema derrochando intensidad a través de primorosas guitarras y una pulcra base rítmica.

Quien espere encontrar en Resplandor un sonido diferente al que hasta ahora venía mostrando Maryland, desde ya les digo que se olvide pero esto no quiere decir que sea más de lo mismo, en absoluto. Resplandor es madurez personal y también como banda, es un trabajo muy cuidado en cuanto a arreglos y letras y es una brillante forma de volver a la actualidad musical. Pasada la casi eterna espera de su publicación, comienza la de comprobar como suena en directo, pero esa nos preocupa menos. Se cuentan por semanas y será el día 24 de febrero en La Iguana Club de Vigo. Allí estaremos y os lo contaremos.

#SomosColectivo

Anuncios

2 Respuestas a ““Resplandor” de Maryland

  1. Pingback: Entrevista a Maryland: “Resplandor es como un resumen de lo que nos ha pasado estos últimos cinco años concentrado en las diez canciones que componen el disco” | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: ViveNigran 2018 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.