El veni, vidi, vici de Editors en A Coruña

Visitar A Coruña siempre es un buen plan pero si además tenemos la ocasión de asistir a un concierto de Editors el plan se convierte en planazo. Y es que el día 28 de abril el “Violence Tour” hacía parada en la ciudad y si os digo la verdad, a pesar de conocer como se las gastan los británicos en directo, ni me imaginaba el gran concierto que me esperaba cuando entraba por las puertas de la magnífica sala Pelícano.

Pero antes de que la banda liderada por Tom Smith me proporcionara uno de los conciertos que recordaré como de los mejores de este 2018 (al menos por el momento), sucedían cosas muy interesantes como el concierto previo que dieron October Drift. Reconozco que entré en la sala sin saber quienes eran ni haber escuchado nada previamente (una costumbre que está arraigando en mí y no por pereza si no por la búsqueda de la sorpresa) y solo con un par de canciones consiguieron que me aprendiera correctamente su nombre, les siguiese en todas sus redes sociales y lo que es más importante, que me metiera de lleno en el concierto con sus temas de melodías oscuras, de guitarras afiladas y contundente base rítmica con los que desprendieron una energía que traspasaba las primeras filas para llegar hasta el lugar más oculto de la sala.  La única pega, que tocasen poco más de media hora pero eso no es culpa de ellos, de lo que sí son ciertamente culpables es dejarme con la miel en los labios y con ganas de mucho más. Espero tener ocasión de resarcirme… Entretanto quedaos con su nombre, son October Drift, son británicos y suenan mucho mejor que bien.

A las 22.00 horas salían uno a uno los componentes de Editors al escenario y, aunque en aquel momento no lo sabía, con un único objetivo, poner patas arriba la sala Pelícano ¿Cómo lo consiguieron? Ahora os lo cuento con detalle, de entrada abriendo el concierto con el temazo por excelencia de Violence. Sonaba ‘Hallelujah (So Low)’ y mientras unos todavía asimilaban la forma tan incendiaria de comenzar, otros ya estábamos rendidos a sus pies. La cosa no quedó ahí porque siguieron echando leña al fuego con  ‘A Ton of Love’ y ‘ Formaldehyde’, aquello acababa de comenzar y lo único que salía de mi boca era un expresivo ¡la virgen! Pero este brutal comienzo se quedaría en anécdota si los siguientes temas del setlist no mantuvieran la llama viva y ¡qué gran setlist nos tenían preparados los británicos!

Sí, había que presentar los temas de Violence y así lo hicieron pero supieron encajarlos de una forma magistral con los grandes temas que albergan sus anteriores trabajos y que les han hecho merecedores de su status. Así pues, ‘Darkness of the Door’ o ‘Violence’ sonaron enormes en su versión en directo al igual que ‘No Harm’ (la primera referencia a  In Dream que no la última), exquisita y perfecta para tomar aire antes de la revisión a sus primeros trabajos que estaba por venir.

‘Blood’, ‘Munich’, ‘An End Has a Start’, ‘In This Light And On This Evening’ y ‘Eat Raw Meat=Blood Drool’ ¿alguien en la sala que no se haya entregado todavía? Las manos en alto, el público haciendo los coros a Tom Smith, síntomas evidentes de que aquello ya estaba hecho pero, por si alguna duda quedaba, después de reponernos momentáneamente con ‘Nothingness’ y ‘Belong’, llegaba el turno de ‘Sugar’ y creo que no exagero si digo que no quedó ni un alma que no se rindiese a los pies de Editors. Piel de gallina tan solo recordar como toda la sala cantaba al unísono su estribillo y hasta las partes instrumentales.

Al concierto ya le quedaba un suspiro en forma de ‘Racing Rats’ y ‘Ocean of Nigth’ pero sabíamos que no serían los últimos temas en sonar esa noche. Faltaban los bises, porque se hacían necesarios, porque nosotros los queríamos y Editors también. Y después de haber dejado por un breve espacio de tiempo el escenario, de nuevo volvieron para que diéramos lo que restaba si algo nos quedaba ya por entregarles. Los dos temas más bailables en mi opinión de Violence, ‘Cold’ y ‘Magazine’ fueron los encargados de abrir los bises y de devolvernos al desenfreno que se volvería locura con ‘Papillon’ ¡bendita locura!

Sí, llegaba el temido final de un concierto al que ya le habíamos adjudicado el adjetivo de inolvidable con ‘Marchin Orders’, lo siguiente fueron caras de felicidad mientras salíamos de la sala como en una especie de burbuja. Vale, es posible que os parezca que me he flipado un poco. Si allí estuvierais, mis palabras os parecerían poca cosa porque Editors demostró como ha de sonar una gran banda, como una puesta en escena puede ser soberbia y elegante con poca cosa, como un frontman solo necesita actitud y una gran voz para serlo sin necesidad de poses y como es posible hacer un setlist tan brillante que podría ser su recopilatorio de grandes éxitos si no fuera porque todavía les queda mucho para eso. Por sus luces, sus sombras y sobretodo, por su abrumador directo ¡la virgen, Editors!


Fotografías de @elmundodedawidh

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s