¡Bienvenido y bien hallado O Son do Camiño! – 1ª Jornada

La primera edición de O Son do Camiño que tuvo lugar los días 28, 29 y 30 de junio en O Monte do Gozo de Santiago de Compostela ha sido un éxito, y estoy segura que pocas voces me llevarán la contraria. Cuando digo éxito no sólo me refiero a su sold out, también en lo que se refiere a organización y a comunicación. Hay cosas que mejorar, como algunas colas que tuvieron lugar la primera jornada para la validación de las pulseras o el acceso a los autobuses en a la salida del festival en los momentos de mayor afluencia de gente, pero también os digo que esos “errores” se corrigieron en jornadas posteriores y no es nada con lo que he llegado a ver en otros festivales de igual formato. En cuanto a lo demás, no puedo poner ni una sola pega. Todo perfectamente señalizado, gran número de servicios públicos con una persona en todos ellos repartiendo papel higiénico (esto hay que decirlo), variedad de oferta en la zona de restauración (aunque los precios de las bebidas son mejorables) y comunicación en todo momento a través sus redes sociales de toda la información de interés relativa al festival. Notable alto y porque yo soy bastante rácana a la hora de dar notas altas.

En cuanto a su cartel, ya lo habréis visto, su programación abarcaba a varios sectores de público tanto por edad como por gustos musicales y, personalmente, diré que me he llevado más de una sorpresa y alguna desilusión, pero ahí está lo bonito de la música en directo que tanto puede hacerte fan de por vida de una banda como desmitificar a otras. Pero mejor lo vamos viendo en el resumen de cada una de las jornadas.


Jueves, 28 de junio

Esta jornada podría resumirse con el plof de Franz Ferdinand y mi rendición al directo de The Killers, siempre que no hubieran pasado otro pasaron muchas cosas y todas ellas dignas de ser contadas. Me acercaba al acceso al recinto del festival cuando The Niftys tocaban su último tema, una pena no haber llegado a tiempo porque no me estaba disgustando nada lo que venía escuchando de camino. A quienes sí pude ver en todo su esplendor fue a Sexy Zebras. Los madrileños son una de esas bandas que cuando escucho sus discos me falta algo y claro, hasta cierto punto es normal porque cuando has visto la energía que derrochan en directo ya todo te sabe a poco. Irreverentes, contundentes, arrolladores, pusieron a bailar y a cantar al público más madrugador que se congregaba en el foso del escenario Estrella Galicia a golpe de hits como ‘Sexo y Marihuana’, ‘El Fugitivo’ o ‘Quiero Follar Contigo’. Entregados como si fuesen las 11 de la noche y tocasen para 15.000 personas, fueron una espléndida manera de dar comienzo a una jornada que venía bien cargada de rock a altas revoluciones y para muestra el siguiente concierto, Bala.

Un concierto de Bala hay que verlo y vivirlo. Anxela y Violeta descargan tanta intensidad en el escenario con tan solo voces, guitarra y batería que resulta difícil de explicar con palabras. Recién llegadas como quien dice, de su gira por Estados Unidos, aprovecharon sus 40 minutos de concierto para dar briza de la buena con temas como ‘Omertá’, ‘Upside Down’ o ‘Colmillos’ y demostrando que el rock y la música, no sabe de género, si no de artistas que, como ellas, van sobradas de talento. Y es que su directo es como un chute de adrenalina en vena ¡Qué gusto es siempre verlas, joder!

Comenzábamos nuestra operación glúteos y muslos de infarto al subir las cuestas que separan los dos escenarios. Esto el primer día no se nota mucho pero en la tercera jornada ya os digo yo que tiene sus efectos. En el escenario Estrella Galicia nos esperaba Talisco y aunque con el cambio de hora de su conciertos a mí no acababa de cuadrarme (entre el concierto de Bala y Agoraphobia) he de decir que consiguió que cambiara el chip y yo y todo el foso nos pusimos a bailar en lo que dura un chasquido de dedos. Con una energía desbordante sobre el escenario, recorriéndolo de un lado a otro, tocando la guitarra, bailando y saltando, en cuanto nos dimos cuenta el francés ya se había despojado de la camisa para echar el resto en una recta final del concierto de auténtica fiesta. Aprovecho y digo, por favor, menos música de baile enlatada en los festivales y más Talisco.

Ya os lo anticipaba, cuestecita para arriba y bajada hasta el escenario Galicia para ver a Susana, Sabela, Iago, Lucía y Paula en acción, o lo que viene siendo Agoraphobia. Sinceramente, no sé ya que decir de estas chicas sin resultar repetitiva pero es que una vez más sonaron brutales. De nuevo Incoming Noise me pareció un puto lujo en directo, de nuevo Susana se mostró como una diosa del escenario que es. Otra vez las guitarras de Iago y Sabela me sonaron a música celestial y otra vez Lucía y Paula nos mostraron como debe sonar una base rítmica contundente y firme. Sin más vuelta, brutales y si no las habéis visto en directo todavía, en serio, yo no sé que estáis haciendo con vuestra vida.

La programación de la primera jornada del festival no daba respiro y casi tuve que sudokus para ir al baño, comer o reponer cerveza. Un gran número de público, a pesar de la hora y de ser jornada laborable para muchos, se congregaba para ver a Triángulo de Amor Bizarro. He de decir que me ha costado pero esta banda me gana a cada vez que me encuentro con ellos. Me gusta su último trabajo, como suena en directo y ese rollo oscuro y con cierto punto punk que transmite su música. Allí me quedé disfrutándolos casi la totalidad del concierto para ver como la gente se entregaba a ‘Baila Sumeria’ o para ver de qué forma tan elegante Isa reclamaba presencia femenina en los festivales y hacía mención sus compañeras de cartel de ese día.

Había que cenar y sacrifiqué la parte final de su concierto y casi la mitad del de República para satisfacer esa necesidad, pero llegué a tiempo suficiente para comprobar como sonaban los brasileños. Rock directo, de llegada fácil y con buen sonido aunque no percibí que consiguieran conectar de todo con el público. El hecho de que la mayoría estuviesen también cenando o esperando en el escenario principal el concierto de Franz Ferdinand, tampoco ayudó mucho, todo hay que decirlo.

Y entonces llegó para mí el concierto que sin ser ni más ni menos esperado fue realmente decepcionante ¿Sabéis cuando un aparato eléctrico se está quedando sin pilas y va como a velocidad reducida? Pues así fue el concierto de Franz Ferdinand, un me estoy quedando sin batería lentamente. Temazos como ‘Do You Want’, ‘No You Girls’ o el mismo ‘Take Me Out’ parecía que estaban siendo tocados para un día de resaca en el que hasta el respirar te hace retemblar la cabeza. Sinceramente, me aburrí soberanamente y creo que ya he dicho suficiente sobre su concierto. Pero ese hastío y mal sabor de boca se me olvidó en un pestañear nada más sonar las primeras notas de ‘Tsukamori’. Rufus T. Firefly estaban sobre el escenario Galicia y desde ese momento el mundo fue amor, luz, rock y maravillosa psicodelia. Fue un lujo volver a escuchar en directo y en un entorno más agradable que el del escenario principal (todo cemento y sin vegetación en sus proximidades) temas como ‘El Halcón Milenario’ o ‘Nebulosa Jade’, pertenecientes a Magnolia, o las canciones de Loto, su nuevo trabajo. ‘Druyan & Sagan’, ‘Loto’, ‘Demogorgon’ sonaron impecables y poderosas y, una vez más, ‘Río Wolf’ fue el perfecto final para un concierto que volvió a recordarme por qué me gustan tanto y por qué no me cansaré de recomendarlos.

Llegaba el concierto más esperado de la jornada e incluso, para muchos, del festival. Llegaba el momento de The Killers y yo con esta actitud mía de, si hay que verlos se les ve pero tampoco me voy a pegar con nadie por ello, me situé más o menos bien para ver que iban a ofrecer Brandon Flowers y compañía y, para mí sorpresa, me dejaron ojiplática. Vinieron a darnos un espectáculo y vaya si lo dieron. No faltaron luces, proyecciones, serpentinas y confeti para parar un tren y hasta el mismo Brandon vestido de dorado de pies a cabeza. Un show digno de Las Vegas en O Monte do Gozo que no solo se quedó en espectáculo si no que sonaron brutales. Nos ganaron a golpe de hits y se rozó la locura colectiva con ‘Somebody Told Me’, ‘Mr. Brightside’ o ‘All These Things That I’ve Done’ pero también con ‘Where You Were Young’ o ‘Run for Cover’. Y para decir somos The Killers y hemos venido a dejaros con los ojos en blanco tocaron ‘Human’ acompañado de una iluminación y unas imágenes verdaderamente flipantes. Eso es ganarse el caché y lo demás aproximaciones.

La primera jornada de O Son do Camiño todavía tenía para un rato con los conciertos de Carlos Sadness y Lost Frequencies, pero yo ya había tenido más que suficiente. La segunda jornada también la comenzaría bien temprano y una retirada a tiempo es un victoria 😉


#SomosColectivo.

3 Respuestas a “¡Bienvenido y bien hallado O Son do Camiño! – 1ª Jornada

  1. Pingback: ¡Bienvenido y bien hallado O Son do Camiño! – 2ª Jornada | Colectivo de Raro Propósito·

  2. Pingback: ¡Bienvenido y bien hallado O Son do Camiño! – 3ª Jornada | Colectivo de Raro Propósito·

  3. Pingback: O Son do Camiño extiende su programación al otoño | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.