¡Bienvenido y bien hallado O Son do Camiño! – 3ª Jornada

Cielo gris marengo, tormenta a lo lejos y lluvia que a ratos se convertía en diluvio, así se presentaba la tercera y última jornada de O Son do Camiño. Tampoco os creáis que este panorama hizo mella en mi ánimo festivalero, chubasquero, calzado adecuado y tira para Santiago que hay que llegar al concierto de Eladio. Llegué al de los vigueses y mucho más, ahora os cuento 😉


Sábado, 30 de junio

Siguiendo la costumbre del resumen rápido y siempre desde de mi personal punto de vista, el día que León Benavente eclipsó a Lenny Kravitz. Y repito, desde mi punto de vista pero es que se marcaron tal conciertazo que pienso en él y se me pone la piel de gallina. El de León Benavente fue para mí el concierto de la jornada pero no menos buenos fueron el de Novedades Carminha o Mando Diao.

Como decía en la introducción, llegué al recinto del festival perfectamente equipada para una jornada de lluvia y con el firme propósito de ver a Eladio y Los Seres Queridos porque lo de llegar a Terbutalina y Maneskin ya fue misión imposible. Como dice la canción “aquí nunca nieva, aquí solo llueve”, efectivamente sólo es lluvia y por eso un buen número de personas estábamos ante el escenario Galicia (con chubasqueros y sin ellos) dispuestos a disfrutar del buen directo que suelen ofrecer y en esta ocasión no fue menos.

No dan para mucho cuarenta minutos pero los supieron aprovechar bien, tocando temas pertenecientes a Historias de Caza, su último álbum publicado, como ‘Carlota se Fue’, ‘Tormenta’ o la versión del tema de Camarón ‘La Leyenda del Tiempo’ pero también los temas que todos sus seguidores (y los que no lo son también) esperan escuchar como ‘El Tiempo Futuro’, ‘Miss Europa’ o ‘Están Ustedes Unidos’, canciones esperadas que cantamos, bailamos y aplaudimos sin importarnos si llovía o tronaba.

La lluvia parecía querer darnos un descanso para que pudiéramos ver en condiciones a los neoyorquinos The Last International, una banda que llegaba por primera vez a Galicia para recordarnos lo que es el rock auténtico y genuino. Sobrados de actitud, de saber hacer y con la espléndida voz de Delila, enseguida llamaron la atención del público que se congregaba ante el escenario Estrella Galicia. Rock sencillo, directo y por supuesto de calidad y así lo dejaron patente con temas como ‘Hard Times’ o ‘Life, Liberty and the Pursuit of Indian Blood’ y por si no tuviéramos suficiente, Delila decidió obsequiarnos con la interpretación de ‘I Was Born by the River’ de Sam Cooke a la vez que bajaba del escenario para pasearse entre el público. Un momento realmente único y una soberbia interpretación. Después de esto, muero de ganas por escuchar Soul on Fire, su segundo disco.

Casi las 7 de la tarde y decidí cenar a la europea, no porque me lo pidiese el cuerpo si no porque lo que estaba por venir no me iba a dejar ocasión de hacerlo. Así pues, sacrifiqué el concierto de Arce (espero me disculpe) y casi corriendo volví al escenario principal para recibir a Novedades Carminha que tocaban en casa y vaya si se notaba. El ambiente para recibirles era magnífico. Un aforo espectacular y unas ganas de disfrutar de su música más grandes que la vida y, no solo por mi parte, porque nada más salir Carlangas y compañía aquello se convirtió en una puñetera verbena pero de las buenas. No solo porque lo dimos todo y más con ‘Te Quiero Igual’, ‘Caprichito de Santiago’, ‘Juventud Infinita’, ‘Antigua pero Moderna’ o ‘Demoler’ si no porque Novedades Carminha demostraron con creces por qué figuran entre lo más granado de la música independiente nacional. Dieron un concierto impecable haciéndose acompañar de una pequeña sección de metal que dio un extra de clase a sus temas e interpretando un setlist simplemente perfecto en el que pudimos disfrutar de sus hits más coreados de su discografía pero también de los grandes temas que componen Campeones del Mundo, así como escuchar en directo su más reciente publicación, el tema ‘Verbena’. Querían sacarle los colores a Lenny Kravitz y yo diría que el americano (si es que estaba por allí a esa temprana hora) debió flipar con lo que son capaces de mover los de Santiago y con que arte nos dan veneno para morir bailando sin necesidad de efectos especiales. ¡No faltéis nunca!

Después de tremendo subidón verbenero, tocaba ver algo totalmente diferente en el escenario Galicia. Era el turno de Morgan, la exquisitez y la emoción hecha música. Qué ganas tenía de verles de nuevo en directo pero que poco me cundió. Cuarenta y cinco minutos que se me pasaron como si hubieran sido quince. Nina ya advertía que no iba a hablar mucho (aunque nunca quiere hacerlo y siempre acaba haciéndolo) y dejado a un lado el parloteo innecesario por parte de la banda (que no del público) pude volver a escuchar en directo una voz maravillosa acompañada de una banda soberbia emocionando con temas como ‘Sargento de Hierro’ o haciéndonos bailar con canciones tan sugerentes como ‘Another Road’. Cierto es que lo hubiera disfrutado más en un entorno más íntimo pero bueno, estábamos de festival y cada momento tiene su encanto.

No me preguntéis por qué el concierto de Mando Diao no me hacía especial ilusión ¡pues no habré pasado buenos momentos con su música! El caso es que iba hacia el escenario Estrella Galicia como si se tratase de un deber y menuda sorpresa me llevé. Sin alardes innecesarios pero sobrados de actitud y ganas de conquistar al público con un directo de sonido fantástico y con un setlist mucho más que acertado, capaces de mantener nuestra atención y ganas de disfrutar durante todo el concierto. Sonaron brutales ‘Down in the Past’ y ‘Gloria’ pero fue con ‘Dance With Somebody’ que pareció que aquello se venía abajo. Lo normal tratándose de tremendo hit que esa tarde sonó como un auténtico cañonazo. Ay, Mando Diao ¡qué bueno que vinisteis!

Tan bien lo hicieron los suecos que por un momento me había olvidado de que el siguiente concierto era el de León Benavente y ¡madre mía qué concierto! No es que no supiera yo como se las gasta en directo esta banda pero el pasado sábado estaban desatados y de ese mismo modo nos dejaron a todos los que allí estábamos. Es más, las predicciones de tormenta eléctrica yo creo que se referían a ese concierto porque la meteorológica no se dejó ver. Han pasado cuatro días y yo sigo sin ser capaz de contar lo que sucedió. Entré en calor con ‘California’, perdí la voz con ‘Tipo D’, me volví loca con ‘Gloria’, rogué porque aquel concierto durase hasta el amanecer mientras gritaba ‘Aún no ha salido el Sol’, creí morirme del gusto mientras sonaba ‘Habitación 615’ (¡la virgen qué gran canción!) y definitivamente perdí la dignidad en un pogo con ‘Ser Brigada’. Inconmensurables por sonido, entrega, puesta en escena, iluminación.. En definitiva, el mejor concierto de la jornada.

Sinceramente, si por mí fuera me hubiera ido tan feliz a mi casa después de ver a León Benavente pero claro, tocaba Lenny Kravitz en el escenario principal y no le iba a hacer ese feo. Mientras le esperaba pensaba “ya puedes venir a romper después de lo que acabo de ver” y bueno, el inicio no estuvo mal cuando se hizo visible en medio del escenario con ‘Fly Away’ pero si soy sincera no me acabó de convencer. No quiero que me entendáis mal, Lenny está en plena forma tanto por físico, como por voz; su actitud era muy buena y la banda que le acompañaba era brutal pero, en mi opinión, no estuvo muy fino escogiendo el repertorio. Eché en falta temazos como ‘Rock and Roll is Dead’, ‘Tunnel Vision’ o ‘Mr. Cab Driver’ y eché de más la versión extendida de ‘Let Love Rule’ que hubiera dado para dos temas más. Eso sí ‘Always in the Run’, ‘Bring it On’, ‘It Ain’t Over ‘Til is Over’ o ‘Are You Gonna Go My Way’ sonaron a gloria, incluso los dos temas que nos adelantó de su nuevo trabajo. No sé, hay conciertos que llegan y otros que no y el de Lenny Kravitz, siendo un buen concierto no acabó de llegarme.

El festival llegaba a su recta final pero todavía quedaban los conciertos de dos artistas que también arrastran masas. El primero de ellos C. Tangana en el escenario Galicia y allí que me fui porque era sábado y porque quería hacerme una idea con conocimiento de causa de lo que es su trabajo. Sí, el público se sabía sus canciones y, muy entregado, cantaba todas y cada una de ellas. Yo, me limité a bailar y a desear que el futuro de la música fuese algo más que eso y dicho esto con el debido respeto. El siguiente concierto era el de Martin Garrix que daba comienzo después de una intro más larga que la mismísima eternidad. Escuché algo mientras cruzaba el recinto y tuve suficiente.

Para mí llegaba el final de tres jornadas de conciertos en los que el balance ha sido muy bueno en todos los aspectos. Dejaba O Monte do Gozo con ese sentimiento mezcla de alegría y tristeza, alegría por lo vivido y tristeza por tener que esperar un año para volver. Bienvenido, bien hallado y bien recibido serás en 2019, O Son do Camiño ¡Larga Vida!


Podéis leer más sobre O Son do Camiño

#SomosColectivo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.