Micah P Hinson y Santi Araujo, dúo de lujo en La Iguana Club

El 31 de enero Vigo recibía nuevamente una ciclogénesis explosiva. El día se presentaba lluvioso, ventoso, desapacible, algo que no fue impedimento para que, a primera hora de la tarde, se colgase en La Iguana Club el cartel de todo vendido. Y es que poder disfrutar de Micah P. Hinson en directo, acompañado esa noche de Santi Araujo, no entiende de inclemencias meteorológicas ni cosa que se le parezca.

Como si finalmente se hubiese ablandado ante nuestra perseverancia por dejar nuestros confortables hogares para asistir el concierto, la ciclogénesis dio una tregua y así se hizo más llevadera la espera a los asistentes que esperaban a la cola para poder acceder a la sala. Ya a cobijo entre las paredes del templo del rock vigués, Santi Araujo abría la gran noche acompañado de sus dos guitarras y unas pedaleras para presentar los temas de Catedral (Ernie Producciones, 2018) su EP de debut en solitario.

Para quienes no le hayan visto todavía, su directo es una verdadera gozada. Es cierto que el escenario de La Iguana no es precisamente grande, pero Santi es de ese tipo de artistas que solo con su presencia y voz llena el escenario de un gran teatro. La interpretación de ‘Vencejos’, ‘Yo Soy’ o ‘Catedral’ resultó impecable, y soberbia fue ‘Estallido’ con su solo fantástico solo de guitarra como remate final especial para la ocasión. Pero lo que hace grande a este señor músico, es que esa misma tarde medio preparó un tema nuevo, nos pregunta si queremos escucharlo y, ante nuestra respuesta afirmativa, satisfizo nuestros deseos. Cuánto talento encierra este hombre y lo mejor es lo que todavía nos queda por descubrir de él.

La noche no pudo tener mejor comienzo porque su buen hacer y la emoción que supo transmitir fue como una deliciosa perita en dulce para el plato fuerte que estaba por venir. Una pena que algún que otro charlatán no supiera apreciarlo.

Mientras Santi Araujo recogía sus herramientas de trabajo, hacía acto de presencia un hombrecillo de aspecto frágil y descuidado. Con su mochila al hombro, rebuscaba entre los papeles de su agenda para, en cuanto quedó libre el espacio, dejar a un lado su mochila, colocar en un taburete sus notas, sacar la guitarra de su funda y irse para aparecer al cabo de un rato acompañado de una cerveza y un zumo de naranja y dar comienzo a un concierto de los que no se olvidan.

Micah P. Hinson cogió su guitarra en la que, además de su nombre, se podía leer claramente “this machine kills fascists” y “choose vanity over wisdom” (dos mensajes suficientemente llamativos para suscitar comentarios entre el público) y así como empezó a cantar, toda esa aparente fragilidad y descuido se esfumó de un plumazo. Se hizo dueño del escenario con su voz, guitarra, una simple pedalera y un buen número de canciones cargadas de tristeza y emoción capaces de hacer enmudecer a la sala.

Hubiera sido fantástico poder escuchar los temas de When I Shoot At You With Arrows, I Will Shoot To Destroy You (su último trabajo inspirado en el Pórtico de la Gloria) con banda pero me atrevo a decir que no sonarían igual de emotivos. Interpretó sus nuevas canciones junto a otras como ‘Beneath The Rose’, ‘Kiss Me Mother, Kiss Me Darling’, ‘A Dream of Her’ o ‘Drift Off To Sleep’, a la vez que hacía comentarios sarcásticos o nos hablaba de su padre y de lo duro que resulta la vida del artista, acumulando horas de viaje yendo de una ciudad a otra.

A la vez que arrancaba nuestros aplausos y nos emocionaba a cada tema con una voz que por momentos parecía quebrarse o perder la afinación (detalles de poca importancia cuando se es capaz de transmitir de esa manera) reclamaba su espacio como músico para hacer lo que le pareciese como puede ser fumar. Y con la boquilla del cigarro en la comisura de los labios siguió conmoviéndonos con ‘Small Spaces’ o ‘The Dreams of You Left Behind’. Después de eso cogió su mochila y se fue, pero el bis se hacía necesario y de la misma forma regresó al escenario para interpretar tres temas más y despedirse visiblemente agradecido.

Una noche para no olvidar se consigue cuando dos artistas como Santi Araujo y Micah P. Hinson, son capaces de llegar a cada uno de nosotros solamente con su voz y canciones, sin artificios ni poses. Con la sencillez que da el talento innato. Eso que muy pocos poseen y esa noche pudimos disfrutar sin más límite que el impuesto por el horario.


#SomosColectivo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.