Crónica del Viernes en el Cruïlla Festival 2019: ¡Feliz 10º aniversario querido!

¡Buenos días amiguitos de raro propósito!

El Cruïlla cumplía este año 10 años y lo celebró el pasado fin de semana por todo lo alto. Un cartel cargado de nombres de esos que no puedes pasar por alto entre los que destacaban los internacionales Foals, Drexler o la diva Kylie Minogue; mientras que en lo nacional, los grandes reclamos eran Vetusta Morla y los locales Love of Lesbian, Dorian o incluso, Cala Vento.

Pero el Cruïlla es mucho más que música. Una zona de restauración llena de Food Trucks de diez, un escenario de comedia, una exposición homenajeando sus diez ediciones, varias zonas para juguetear con la realidad virtual y sus, ya habituales, stands de varias ONG, entre los que destacaba el de Open Arms (a quienes la Fura del Baus también homenajeaba) y un nuevo espacio para el debate y la reflexión llamado Cruïlla Talks.

Todo esto, además del buen ambiente que se respira en el recinto, ha conseguido que este aniversario haya sido la edición más multitudinaria y exitosa, eso sí, sin los agobios ni las presiones propios de los grandes eventos, gracias, en parte, a la pensada ubicación de sus distintos escenarios.


Viernes, 5 de julio de 2019

Aunque el festival empezaba el miércoles, por temas laborales no pude incorporarme a la fiesta hasta la jornada del viernes. Eso sí, llegaba con tantas ganas que pensaba compensar mi ausencia durante los dos primeros días.

Empecé la tarde suave y sentadita en el césped de la explanada que hay frente al escenario Cruïlla Enamora disfrutando del buen rollo del reggae de Tiken Jah Fakoly, a quien no se le veía por el festival desde 2013 cuando llegaron sustituyendo a Toots & The Maytals. Buenos ritmos y mensajes ecológicos anti cambio climático. Una maravilla para los sentidos que sólo podía haber mejorado si  Barcelona este fin de semana no se hubiera convertido en un horno y hubiera corrido algo de brisita.

El siguiente escenario estaba claro, había que recorrer todo el recinto para llegar al Radio 3 y disfrutar, quizás por última vez de los Berri Txarrak. No fui la única que tuvo esa sensación y es que desde el primer momento tuvieron un buen séquito de seguidores apoyándolos. Ojalá todos los elementos hubieran sido tan propicios como la asistencia de público, pero la realidad es que los navarros sufrieron de lo lindo y una servidora, por empatía también, ya que el principio del concierto fue un completo desastre. El sonido se marchó totalmente en en dos ocasiones, obligando a la banda a abandonar el escenario hasta que el equipo técnico les indicaba que podían volver a intentarlo. Lo curioso es que nadie se movía del lugar y los aficionados, seguían llegando hasta que no cabía ni un alfiler en la zona. Por suerte, finalmente, pudieron retomar el concierto sin problemas y a partir de ahí todo fue viento en popa.

Ya contenta, me dirigí al concierto que tenía lugar en el escenario principal, el Estrella Damm, donde Bastille se estaban dando un baño de masas en pleno atardecer. Reconozco que cuando llegué no me parecieron muy eficaces, pero en la recta final, cuando llegaron los hits la cosa se animó y es que no nos engañemos, pocos se pueden resistir a ‘Pompeia’ o a la cover del ‘Rhythm of the night’. El final del concierto es una apuesta segura.

Llegados a este punto quedaba muy claro, como pasaría en muchas otras ocasiones, el carácter ecléctico del Cruïlla, algo que personalmente agradezco, pero que en determinados momentos puede hacer que tu corazón se divida o que el cerebro directamente te estalle. Este fue el caso del solape entre Els Pets, una de las bandas sonoras de todo catalán que les haya vivido en la adolescencia o ZAZ. Finalmente me decanté por la vivaz y encantadora francesa, una de esas artistas que te llevarías a casa para que reciba a las visitas y que siempre es un placer ver en directo. Para colmo, esto era como una especie de aniversario porque la primera vez que visitó nuestro país fue precisamente en el Cruïlla.

Aunque no te hubieras molestado en consultar el reloj, viendo el nivel de público que se agolpaba ante el escenario Estrella Damm ya se tenía claro quienes eran los siguientes en subir a las tablas, uno de los grandes reclamos de la jornada, Vetusta Morla. Personalmente tenía muchas ganas de este concierto, sigo a los madrileños desde sus principios y siempre es un placer volver a disfrutarles en directo, ver sus audiovisuales y sobretodo, como han evolucionado. Se dice por ahí que son la mejor banda del indie de todos los tiempos, no me atrevería, de momento, a decir tanto, lo que tengo muy claro es que son la mejor banda nacional que existe en la actualidad. Están Vetusta Morla y unos cuantos escalones más abajo el resto, lo siento si hiero sensibilidades, pero es así, juegan a otro nivel.

El cosquilleo y las mariposas en el estómago empiezan con ‘Deséame Suerte’ y se alargan en el tiempo con temas más recientes como ‘La Vieja Escuela’ o ’23 de junio’. Pero ese cosquilleo se convierte en euforia colectiva con otros que ya son himnos como ‘Maldita Dulzura’, ‘Golpe Maestro’, ‘Sálvese Quién Pueda’ o ‘Valiente’, con tremendo setlist ¿quién se va a resistir a sus encantos?

Cuando se acerca el final, llega, como ya es habitual en su gira por festivales de este año, con ‘Canción de vuelta’ y el medley en el que hacen un repaso al cartel del festival. En esta ocasión sonaron Cala Vento, Elyella, Xoel, Dorian o LOL, entre otros. Pero no nos engañemos, el colofón llega en forma de ‘Los días raros’ y la catarsis colectiva coreando el estribillo hasta que las luces se apagan y los músicos abandonan las tablas. Lo he dicho muchas veces, pero algún día en los libros de psicología se estudiará este momento como la mejor forma de desahogarse que jamás haya existido. No sé si se puede ser más grande, pero si es posible, los Vetustos lo serán, no me cabe duda.

Dicen que el Cruïlla es el festival para los menos festivaleros y eso quedó claro cuando la dulzura de los madrileños abandonó el escenario. No exagero si os digo que más del 50% de los asistentes abandonaron el recinto, algo que nunca entenderé si miro las propuestas que todavía estaban por llegar. Pero como no hay mal que por bien no venga, la poca cultura musical de algun@s o las pocas ganas de experimentar de l@s otr@s, nos dejaron un recinto mucho más accesible. Al fin de cuentas ell@s se lo pierden, yo me quedé allí 😉

En el Cruïlla Enamora, Shirley Manson y los suyos, los Garbage, hicieron que muchos rememoráramos algunos de los mejores momentos de finales de los 90s. Para mi sorpresa, no como en la primera edición del Mad Cool, última ocasión en la que les pude ver, sonaron de fábula y Shirley estuvo soberbia y hasta contó anécdotas.Pero no me quedé el concierto entero, ya que mi adorado Xoel López estaba haciendo bailar a todo el que se encontraba en el escenario Time Out. Que barbaridad de hombre, que barbaridad de banda y ¡QUÉ BARBARIDAD TODO! Si hasta Jorge de Vetusta no pudo reprimirse y acabó saliendo al escenario a saltar y tocar los bongos.

Mi viernes acabó de la mejor forma que se podía pedir y es que pasadas las dos de la mañana Foals subían al escenario Estrella Damm y se liaba parda. Empezaron exprimiendo su último trabajo Everything not saved will be lost con temas como ‘On the Luna’ o ‘Sunday’, dejando para la parte finalsu vertiente más sombría, contundente y quizás conocida. Así fue como bailamos con ‘My number’, nos emocionamos con la siempre efectiva ‘Spanish Sahara’ y nos volvimos completamente locos con ‘Inhaler’ ‘What went down’, temas en los que Yannis se paseó por el foso, abrazó a las primeras filas, aceptó un cigarrillo de uno de sus seguidores e, incluso, se lanzó para que le llevaran en volandas, momento en el que una servidora lo pudo disfrutar bien cerquita. A dios pongo por testigo que mi mano derecha nunca ha tocado nada igual ❤


La fiesta seguía de la mano de DJ Amable, pero a mi ya no me daba la vida para más y aún quedaba un largo sábado por delante. Ya lo decía mi madre, más vale abandonar a tiempo que morir en el intento.

¡Larga vida al Cruïlla!
#SomosColectivo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.