Crónica del Sábado en el Cruïlla Festival 2019: ¡Feliz 10º aniversario querido!

¡Buenos días amiguitos de raro propósito!

Ayer os contábamos como había ido la jornada del viernes y claro, no podíamos dejaros sin el repaso al sábado. El décimo aniversario de Cruïlla Barcelona cerró con la jornada más bailable de una edición que ha sido la más concurrida hasta el momento, según cifras de la organización, 77000 asistentes han pasado por los cuatro días del festival.

Pero no puedo empezar a hablar del conciertos si antes contaros una experiencia única, aunque breve, y es que el Cruïlla te permitía sentir en primera persona lo mismo que los músicos gracias a la primera experiencia 5G en un festival de música europeo. En el espacio 5G de la zona del Village nos dejaron unas gafas de realidad virtual y, a través de las cámaras instaladas en el escenario, pude vivir el principio del concierto de LOL en tiempo real y en 360º, como si estuviera sobre las tablas. ¡Alucinante! Por un momento tuve a Santi Balmes a un lado y a Ricky Falkner al otro, si me giraba veía a Uri aporreando su batería y al frente el público, entregadísimo y enfocándolo todo con sus móviles. La sensación era tan real, que daba hasta miedo moverse porque tenía el final del escenario a sólo dos pasos y parecía que me fuera a caer. La pega, te dejaban las gafas muy poquito rato y si no ibas a las horas de los conciertos retransmitidos te ponían conciertos de días anteriores, como los Black Eye Pears, eso sí, aunque grabado, la sensación seguía siendo brutal.


La fiesta de la cuarta jornada empezó bien prontito con Years & Years, pero claro, todo pintaba tan bonito que ni la lluvia quiso perdérselo y a los pocos minutos de arrancar el concierto, tod@s corríamos despavoridos hacía las zonas techadas del Fòrum huyendo del un chaparrón de verano de esos que, aunque cortos, te cala hasta los huesos. Lo sorprendente es que muchos incondicionales aguantaron el intenso aguacero desde las primeras filas. Los londinenses correspondieron con energía, ritmos bailables, un juego de luces que ni Eurovisión y mucha felicidad, Olly Alexander es un portento de gestualidad, emoción y posee una gran voz. Personalmente en disco no me llegan, pero si tenéis la oportunidad de verlos en directo ¡no os los perdáis!

Tras ellos, llegaba la primera disyuntiva de la jornada. Uno podía dirigirse al escenario Time Out para disfrutar del soul de Michael Kiwanuka o acudir al Cruïlla Enamora donde Dorian desplegaba su saber hacer. Mi apuesta finalmente fue dividir los tiempos, así que arranqué, casi a oscuras, con el que ha sido llamado el “Van Morrison negro” y el despliegue de virtuosismo musical al ritmo de soul clásico.

El sofocante bochorno generado tras la lluvia me llevó a abandonar el anfiteatro antes de lo deseado, así que me dirigí a la abarrotada explanada del Cruïlla Enamora buscando la ligera brisa que llegaba a la zona más alta. Allí, una de las bandas nacionales más certera de la actualidad y es que Dorian siempre son una apuesta segura. Según me comentaron algunos amigos, la primera parte del concierto se basó principalmente en la presentación de los temas de su último trabajo Justicia Universal, pero en seguida comenzaron a hacer disfrutar a sus fieles con sus éxitos, guardando, como traca final, ‘A cualquier otra parte’ y ‘Tormenta de Arena’, todo con mucho confeti y serpentinas. Uno de los grandes momentos del concierto fue cuando Santi Balmes subió al escenario para cantar ‘Los amigos que perdí’.

A continuación, llegaba uno de los platos fuertes de esta edición, Kylie Minogue. No os voy a engañar, inicialmente mi idea era ver un par de canciones, cambiar de escenario y reengancharme a Cala Vento, pero me fue imposible. Cuando me di cuenta ya había pasado más de una hora y llegados a este punto me parecía una tontería bajarme de la nube en la que me encontraba ¡Qué fantasía lo de la australiana!

El sábado cantó, con la misma voz que recordaba cuando mis hermanas me machacaban en los ochenta con sus canciones y aunque el show no fue en orden cronológico, también nos hizo bailar con los temas más recientes, aunque fueran los primeros 2000s, cuando se reinventó con Fever. Recorriera la época que recorriera, resulta que nos sabemos todas las canciones y eso sólo puede significar una cosa, que es un diva atemporal y una reina de las pistas de baile. Lo sé, habrá quien piense ¿qué me está contando?, yo pensaba lo mismo hasta que salió al escenario y me hipnotizó con su simpatía, sus bailes y sus numerosos hits.

Vivimos 5 cambios de vestuario, coreografías fabulosas, un mimo, muñecos hinchables que se mecían, cambios de escenografía tan rápidos como efectivos y mucha, mucha empatía con un público entregado que coreó éxitos como ‘Spinning around’, ‘Is in your eyes’, ‘Can´t get you out of my head’ o el cierre ‘All the lovers’, mientras los cañones de confeti de colores estallaban y se desataba la locura.

El momento más especial del concierto fue cuando llegó ‘Where the wild roses grow’, porque para ello subió al escenario a una joven fan, Laia, a la que regaló una rosa y con la que entonó el estribillo. ¡Qué bonito y qué emocionante!

Tras esta descarga de adrenalina, llegaba el momento de relajarme un poco con Jorge Drexler. Pero el uruguayo no estaba por la labor de que descansáramos y adaptó sus setlist para que también bailáramos porque si estamos vivos es porque somos Movimiento. Mientras cruzábamos de la mano del cantautor estaciones, constelaciones y, sobretodo, momentos, hubo tiempo para bailar con el ‘Silencio’; para recordar al Joâo Gilberto, fallecido este mismo sábado; e, incluso, para dedicar ‘Bolivia’ a sus padres, quienes según nos cuenta desembarcaron allí huyendo de la Alemania nazi. Justamente este fue uno de los momentos más especiales, ya que La Fura dels Baus recorrió el público con un barco hecho de luces (y seguramente también de sueños) recreando el Open Arms. No se me ocurre mejor momento ni mejor canción para recordar los más de 60000 refugiados que esta ONG ha salvado de las aguas del Mediterráneo.

Y, por fin llegó el momento que muchos esperaban, llegaba el turno de otro de los grandes reclamos de la noche, Love of Lesbian. Los barceloneses arrancaron con ‘1999’, uno de esos temas que hacen que algo se te remueva por dentro por muy duro que seas y que te transportan, aunque no quieras, a esos particulares universos del un disco que, al igual que el festival, ha cumplido 10 años. A continuación, un concierto propio de los Lesbianos, enérgico, divertido cuando toca y repleto de canciones que para muchos ya son himnos como Segundo asalto’, ‘Club de fans de John Boy’, ‘Algunas plantas’, ‘Belice’ o las siempre coreadas a pleno pulmón ‘Incendios de nieve’ y ‘Alli donde solíamos gritar’. Si tengo que buscarle un pero a este concierto es que después de toda la tarde viendo artistas totalmente entregados y muy felices al ver la reacción del público, con LOL tuve la sensación de ese concierto era igual que muchos anteriores que había visto de la banda, con la excepción de que ahora giran con percusiones y un trío de metal. No sé, lo disfruté, pero se acabó y me quedé igual, no lo recordaré especialmente.

Tras ellos la fiesta solo podía terminar con Elyella, sin duda uno de los cierres más acertados de todas las ediciones.

 


En definitiva, un gusto para los sentidos del que si tengo que sacar una pega, esta sería el hecho de que los vasos no sean reutilizables, algo que tienen pensado y los que se usan son biodegradables, pero, por desgracia, muchos de los asistentes tienen poca conciencia ecológica y sólo se mentalizan de la necesidad de civismo si le tocas el bolsillo. Espero que el año que viene haya vasos de pago, con suerte, así no veremos el suelo lleno de estos, algo que complica mucho el trabajo de los servicios de limpieza del festival y que, no nos engañemos, da bastante mala imagen al acabar los grandes conciertos.

¡Larga vida al Cruïlla!
#SomosColectivo

Una respuesta a “Crónica del Sábado en el Cruïlla Festival 2019: ¡Feliz 10º aniversario querido!

  1. Pingback: Festival Cruïlla Barcelona 2020 | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .