Crónica del viernes del Portamérica 2019. “Yo estoy acá por El Mató”

Lo de asistir a la octava edición del Portamérica no fue lo mismo que otros años. Mi compañera Lucía no pudo estar este año (se te echó mucho de menos, churri) pero es que además se sumaron esos “entretenimientos” que la vida nos pone en el camino y por un momento me plantée seriamente no ir. Pero una fuerza mayor que todos los entretenimientos del mundo tiraba de mí hacia la Carballeira de Caldas de Reis. Esa fuerza llamada El Mató a un Policía Motorizado hizo que un año más disfrutase de uno de mis festivales favoritos, al menos dos de sus tres jornadas, y además, que gozase y descubriese a otras bandas y artistas cuyo influjo sobre mí no era tan grande.

La octava edición del Portamérica tuvo lugar los días 4, 5 y 6 de julio en la maravillosa Carballeira de Caldas de Reis y, como he adelantado, solo pude asistir las jornadas de viernes y sábado. Me contaron mis pajaritos que por allí estuvieron la jornada del jueves, que Morgan estuvieron inmensos (como no), que Zahara  y La Casa Azul desmelenaron a gran parte de los presentes y que Rozalén dejó encantados a sus seguidores y alucinados a los curiosos que se quedaron a ver cómo se las gastaba la artista albaceteña. Qué pena habérmelo perdido…


Viernes, 5 de julio

Esta jornada la resumiré como el día en que me quedé con las ganas de ver a Nixon y Santi Araujo, descubrí a Anarchicks, desée fuertemente robarle el vestido/túnica a Catalina (vocalista de Monsieur Periné), disfruté como una enana con Carolina Durante y quise que el mundo se detuviera por tiempo indefinido en el concierto de El Mató un Policía Motorizado. Hecha la síntesis, vamos con los detalles.

Me acercaba al recinto cuando Trending Topics ponían fin a su concierto, así que mi primer concierto fue el de Anarchicks y qué gran manera de comenzar. La banda lisboeta irrumpió en el escenario rebosante de energía y dispuesta a compartirla con nosotros. A base de punk, garage y pop consiguieron que dejase atrás todo lo que no tuviera que ver con la música y me metiera en el festival con tan solo un par de temas. Arrolladoras, simpáticas y sonando mucho mejor que bien, presentaron los temas de su último trabajo Loose Ends, llevándose los aplausos y vítores de los que allí estábamos. Muy merecidos, todo hay que decirlo.

El siguiente concierto de la jornada me despertaba curiosidad. En el escenario Rías Baixas hacía acto de presencia Amaia y quería saber qué tenía que ofrecer esta chica que tanta expectación levanta para figurar en carteles de festivales sin tener ni siquiera un trabajo publicado ¿Qué queréis que os diga? Canta divinamente, las interpretaciones que hace al piano son muy bonitas pero le falta rodaje. Diré que me gustó especialmente la interpretación que hizo al piano de ‘Perdona’ de Carolina Durante y ya. Ah, un par de cosas más. El efecto del trueno en la canción ‘El Relámpago’, en mi opinión, sobra; y el pincho Scarlet Roll que me tomé en el Showrocking durante el concierto fue pura fantasía.

Otra cosa bien diferente fue lo que nos ofrecieron Monsieur Periné ¡qué manera de gozarlo! Tremenda banda sobre el escenario que nos activó el modo fiesta a base de swing, jazz, cumbia y boleros, adornado con una colorida iluminación y con el llamativo vestuario de sus componentes. En serio, gracias latinoamérica por llenar nuestra vida de color, calor y necesarios bailes faltos de pudor y ridículo. Y además de esto, un directo increíble el de la banda colombiana que no tiene reparo hacer hueco en medio del concierto para reclamar respeto y atención para un continente esquilmado por gobiernos propios y también ajenos ¡Qué así sea!

Y llegaba uno de los conciertos más esperados de la jornada y no era para menos. Más de cuarenta años de trayectoria musical tienen a sus espaldas Madness y eso se hizo notar tanto entre el público como en el escenario. La banda británica abanderada del ska hizo gala de un directo impecable e hizo las delicias de milennials y no tan milennials con hits que forman parte de la historia de la música como ‘It Must Be Love’, ‘Our House’, ‘One Step Beyond’ o ‘Night Boat to Cairo’. Del escenario Rías Baixas al escenario Xacobeo 21 porque comenzaban a sonar Cuarteto de Nos y que yo me perdí por cubrir necesidades básicas. Eso sí, dicen por ahí que dieron un conciertazo, cuestión que tampoco pongo en duda por lo que pude escuchar de lejos. Lo de sondarse y alimentarse vía intravenosa, empieza a plantearse como algo necesario a la vista de estas cosas.

Y allí estaba yo para ver a Carolina Durante o también conocidos por muchos como “los nuevos Hombres G”. De entrada diré que me encantan y además ¿que su sonido necesita mejorar? pues sí ¿Que la voz de Diego Ibañez no es la mejor del mundo? También. Pero también que ‘Las Canciones de Juanita’ y ‘No sé’ son dos temazos. Que el disco de debut es muy disfrutón y ¡qué coño, yo fui muy fan de Hombres G! A ver, que lo que hacía Novedades Carminha en sus primeros discos tampoco era pura lírica ni Carlangas tiene voz de tenor y bien que lo pasamos sin andar con tanto remilgo.
Lo gocé todo y más cantando todas y cada una de las canciones de los madrileños, pildoras de pop y rock que te hacen olvidarte de todas las mierdas que te puedan acompañar. Y sí, Amaia salió a cantar ‘Perdona’.

Y por fin llegó el momento, porque yo estaba allí para ver a El Mató y no pude ser más feliz cuando la banda argentina salió al escenario y abría con ‘Magnetismo’. Para mí, el mejor concierto de la jornada. En volandas nos llevaron a base de rock que a veces derivaba en embriagadora psicodelia y guiados por la deliciosa agresividad de sus guitarras. Repasaron los temas de su último álbum publicado, La Síntesis O’Konor, pero también hubo hueco en el setlist para ‘Yoni B’, ‘Más o Menos Bien’ o ‘Chica Rutera’. Detrás mío, hubo quien no se cansó de decir que eran la mejor banda de todo el Portamérica. Sin desmerecer a nadie, no pude más que darle la razón y decirle “Yo estoy acá por El Mató, querido”.

#SomosColectivo

Una respuesta a “Crónica del viernes del Portamérica 2019. “Yo estoy acá por El Mató”

  1. Pingback: Crónica del sábado del Portamérica 2019. Cocktail de boleros, rock, pop y electrónica | Colectivo de Raro Propósito·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.